Laura Escanes preocupa a sus seguidores desde que publicó un mensaje en Twitter durante la madrugada del 11 de agosto. En el post anunciaba una determinación que podría acabar con su carrera profesional: abandona las redes sociales, su sustento y ocupación profesional.

Esta postura podría tener consecuencias nefastas para la influencer, cuyo oficio requiere una dinamización constante para fomentar interacciones e ingresos.

En el mensaje sugiere que su retirada se debe a motivos emocionales: "Voy a estar desconectada de redes unas semanas, muchas cosas en muy poco tiempo y no puedo fingir que soy fuerte siempre, lo siento"

Por qué que Laura Escanes abandona las redes sociales

Laura Escanes tiene 1,6 millones de seguidores, lo que supone una exposición constante a estímulos. La dedicación a las redes sociales de las personas con ese nivel de exigencia es tremenda: la vida personal y la vida profesional se acaban confundiendo y la presión puede provocar secuelas en los afectados.

Además, el numero de haters es directamente proporcional a la popularidad y la violencia en sus ataques lleva meses afectando a Escanes. El último que se hizo notar en la red cuestionó su papel de madre al predisponer que desatiende a su hija para conectarse durante horas a Twitch.

Una entrega al trabajo que, curiosamente, no dedican a su marido, el presentador de televisión Risto Mejide, embarcado en diferentes proyectos profesionales. Los usuarios de Instagram la criticaron por la indumentaria que elegía para sus hijos: "Los niños sienten el mismo frío que nosotros. Abrígala como a ti, no más".

Sus seguidores de Instagram también vierten toda clase de opiniones sobre su matrimonio, todos se basan en la diferencia de edad con su pareja. La joven todavía no confirmó el motivo concreto, pero estos últimos "encontronazos" con sus followes parecen una buena pista.