Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tú y yo somos tres

La crítica de Monegal: El fondo de armario del activista David Fernàndez

Monegal per dimecres 26/01

El estupendo Marc Giró, en su sección del ‘Està passant’ (TV-3), ha recibido una consulta del famoso activista y político David Fernàndez que merece resaltarse. "Tengo ya 47 años y en mi fondo de armario resulta que solo hay camisetas de manga corta estampadas con eslógames de luchas y causas pendientes. ¿Eso es grave? ¿Tiene solución?". ¡Ah! Es muy natural, muy humana, esta preocupación del activista Fernández. Se encuentra en un tramo existencial muy próximo a los 50 años, y está preocupado por el escaso repertorio indumentario que hay en su armario.

Tiene razón. Aunque ser un activista de verdad no depende de la edad, ha de ser muy triste para David ver que va cumpliendo años y lo único que tiene para ponerse son aquellas camisetillas de cuando actuaba como estríper a finales de los años 90, en el Club Helena de Gràcia. Recuerdo aquel espectáculo con mucho cariño y nostalgia, con un David –y siete amigos suyos más– magníficos y empoderados, haciendo un extraordinario ‘Full Monty’ a fin de recaudar fondos para el pueblo saharaui. Pero claro, han pasado más de 20 años y aquellas mismas camisetas que volaban por una buena causa en Gràcia, siguen en su armario. Y la zozobra le invade. ¿El activismo político o social depende de la indumentaria? ¿Se puede ser activista vestido de Armani? Marc Giró se lo aclaró de inmediato. "Vete enseguida a la sastrería Santa Eulàlia y que te hagan un traje. Un traje a medida. Y como detalle que te borden en las mangas y en la espalda frases como ‘Nucleares no, gracias’, ‘¿Desahucios? ¡Tu puta madre!’ y hasta ‘El Rey de España, ¡muy mal!’". Incluso le advirtió Giró que le presentaría unas monjitas que bordan de maravilla y que le coserán en el traje la frase "Independencia sí / Independencia no", lo cual sería un lema extraordinario siendo David un honesto independentista para quien el ‘no’ no cabe.

¡Ah! Suscribo estos consejos: el activismo necesita renovar el armario. Le ha faltado solamente a Marc Giró advertirle a David que también debe modernizar sus zapatos. La rupestre sandalia que enarboló con tanto éxito contra Rodrigo Rato, en 2013, en sede parlamentaria, hoy requiere actualizarse. Vistas las maravillas monetarias que reparte el Parlament entre su propio personal cesante, David debería presentarse de nuevo allí, pero con botas Chirukas. Son de una contundencia muy superior a la sandalia.

Compartir el artículo

stats