Además de por sus raíces familiares -es hija de Rocío Carrasco y nieta de Rocío Jurado-, Rocío Flores es muy popular por su actividad en redes sociales. En internet acostumbra a mostrarse muy natural con sus seguidores, algo que hace que también sean muchas las marcas que piquen a su puerta para anunciarse en su Instagram. La propia Rocío Flores sorprendió a sus seguidores ayer al hacer un sorprendente anuncio: "Me enamoré".

Tras unos meses de inactividad, Rocío Flores regresó recientemente a la televisión. También recuperó actividad en su redes sociales, en las que había bajado el pistón. Precisamente, en una de sus "stories" es donde sorprendió a su legión de "followers". "Me enamoré. Habéis hecho un trabajazo. Lista para la ocasión", escribió en una imagen en la que citaba a un centro estético y a dos personas.

Además, la "nietísima" también publicó una imagen en la que se anunciaba que iba a presentar una gala de un congreso de uñas postizas, un nuevo horizonte en una carrera laboral que se está labrando y que, de todas todas, estará vinculada a la comunicación.

Actualmente Rocío Flores cuenta con cerca de 800.000 usuarios únicos en su cuenta de Instagram, en la que es bastante activa. Vive a caballo entre Málaga, donde tiene su residencia habitual, y Madrid, ciudad en la que suele trabajar.

Rocío Flores se ha mostrado enfrentada a su madre en más de una ocasión. Desde hace años su relación no es la mejor. De hecho, Rocío Carrasco llegó a denunciar a su hija por malos tratos cuando era una adolescente.

Ahora, tras la emisión de la docuserie "Rocío, contar la verdad para seguir viva", la distancia entre madre e hija es cada vez mayor. Por el contrario, con el padre, Antonio David Flores, es más cercana.

Pese a que Rocío Flores pasó por un mal momento cuando su progenitor se separó de Olga Moreno, ahora parece que ya vuelven a ser uña y carne.