Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La vaca que ríe

La vaca que ríe

La vaca que ríe

Georges Maillard, un suizo suscrito desde el primer número a la revista "El Caballo", a la que todo el mundo conoce desde que Hugh Grant la popularizó en "Notting Hill", pero hasta entonces casi inédita, resultó ser también un enamorado del suroccidente astur, donde veraneó desde la adolescencia en casa

El primer paso fue pensar bautizar su casa con un nombre potente y atractivo para el público carnívoro que peregrina hasta la ladera, como "La vache qui rit", aunque lo meditó y llegó a la conclusión de que los nativos se iban a liar, por lo que fue a lo más obvio, "La vaca que ríe". El siguiente fue empezar a difundir por los bares de los concejos de la zona que iba a traer en exclusiva para su restaurante carne de las vacas más selectas de su país para que aquí supieran lo que era bueno. Los demás pasos fueron tan secundarios como rutinarios hasta que el local abrió sus puertas y llenó a diario desde entonces. Y en efecto los comensales descubrieron lo maravillosa que era la carne de las vacas suizas tras pasar por las manos de Ho Zhu, su experto parrillero de leña.

Monsieur Maillard, como pequeño filósofo de domingo que es y admirador del gran Amiel, sigue asombrado del increíble poder de la palabra, al mismo tiempo que de lo débiles y fáciles que son en el fondo nuestras mentes.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats