Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un camino entre pucheros

Comidas con querencia en Muñera

Jesús Molina, antaño al frente de el bar restaurante El Mirador de Tanes, regenta en el pueblo lavianés un mesón donde manda la cocina tradicional asturiana, en un bar de pueblo de toda la vida, de los que cada vez van quedando menos, con trato cercano y cocina familiar

Jesús Molina tras el mostrador en el establecimiento que regenta, el mesón de Muñera, en Muñera (Laviana)

Jesús Molina tras el mostrador en el establecimiento que regenta, el mesón de Muñera, en Muñera (Laviana) Ana Paz Paredes

Jesús Molina Moritán es, como decimos en Asturias, un “chigreru de toda la vida”. De esos paisanos que llevan prácticamente toda su existencia detrás de una barra, conoce a la perfección a la clientela y lo que más gusta a la hora de servir en la mesa.

Jesús Molina a la entrada de su establecimiento, el mesón de Muñera, en Muñera (Laviana) Ana Paz Paredes

Eso lo sabe bien porque durante años fue su mujer, Esther González Crespo, quien elaboró ante los fogones una cocina tradicional, con cuerpo, abundante en sabores y generosa en cuanto a su servicio, algo a lo que él se ha mantenido fiel todo este tiempo.

Unos pinchinos para acompañar la mañana. Ana Paz Paredes

“Estuvimos en Tanes 22 años y durante un tiempo con otro bar en el puerto de Tarna. De Tanes nos vinimos aquí a Muñera hace dos años, en los que yo sigo al frente”, recuerda este hombre que tiene también reconocida experiencia con la parrilla. Junto a él está su mano derecha en barra y comedor, Darío Martínez Alonso.

Entrada al comedor y a la zona del chigre en el Mesón de Muñera, en Laviana. Ana Paz Paredes

La fachada de El Mesón de Muñera, en Laviana, engaña. Por dentro es mucho más amplio de lo que parece. El interior es el habitual en un bar y restaurante de pueblo: rústico, auténtico, sencillo y amable, donde apetece siempre hacer tertulia después de comer. Allí, lo que manda es la comida querenciosa y reposada, con especial protagonismo de la cocina asturiana en sus menús, que, además, suelen ser variados.

Paella de marisco, parrillada individual de menú de fin de semana y tarta de avellana, cabello de ángel y nata. Ana Paz Paredes

El de semana, con varios platos a elegir, es a 10 euros, mientras que el de fin de semana, por ser más especial, es a 18. Entre otras elaboraciones, a elegir entre tres primeros, tres segundos y postre y que van variando, están la sopa de marisco o bien la paella de marisco, fabada, pote asturiano, salteado de setas y langostinos, ensalada especial de la casa, fabes con almejas, jabalí o langostinos, menestra en temporada, pitu caleya guisado, cordero al horno, rabo de toro, bacalao con pisto, rodaballo a la espalda, mejillones picantones, lechazo al horno, raciones de parrilla y cochinillo asado.

Algunas mesas de la terraza en el mesón de Muñera, en Laviana.

Entre los postres, citar la tarta de avellana y cabello de ángel, la de queso y la de turrón, además de quesos como el casín, el cabrales o el manchego, acompañados de dulce. También tienen servicio de parrilla sábados y domingos, encendiéndola también por semana para encargos.

La parrillada es una de las especialidades de este local lavianés.

En el exterior cuentan con una pequeña terraza. Cierran los martes por descanso. En fin de semana conviene llamar y reservar en el 985 61 43 91.

Compartir el artículo

stats