DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Relato maternofilial sobre drogadicción

R odrigo García siempre ha tenido predilección por el universo femenino. Sus historias de mujeres han definido una trayectoria que en su mayor parte ha transcurrido dentro del ámbito del cine independiente, abordando el realismo cotidiano con delicadeza y alejándose en ese sentido de la influencia de su padre, Gabriel García Márquez, del que sí ha heredado cierta tendencia por la arquitectura narrativa de sus relatos corales.

En 4 días se olvida de cualquier atisbo de alambicamiento para centrarse en lo esencial: la relación entre una madre y una hija que lleva diez años sumida en el mundo de la droga y que ahora tiene una última oportunidad de desintoxicarse.

El director concentra la acción en esos cuatro días a los que hace referencia el título para poner de manifiesto la fragilidad de dos personajes devastados por el dolor y la adicción. No se trata de un película ni sensacionalista ni maniquea, como sí lo era Beautiful Boy, sino una crónica honesta que mantiene el estilo del artículo periodístico de Eli Saslow en el que está basado y que testimoniaba desde un punto de vista humano la epidemia de opioides en EEUU. La película se beneficia del gran trabajo de Glenn Close, siempre ligada al cine de García desde su ópera prima, Cosas que diría con solo mirarla, y de Mila Kunis, en la cuerda floja con un personaje autodestructivo.

Compartir el artículo

stats