Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cine

Entre la magia y las polémicas

“Animales fantásticos: los secretos de Dumbledore”, tercera parte de este spin-off de Harry Potter, llega hoy a los cines envuelta en no pocas controversias que afectan a su autora, J. K. Rowling, y a parte del elenco protagonista bajo la dirección de David Yates

Eddie Redmaine.

La saga “Animales fantásticos”, concebida como un spin–off de Harry Potter, llega a su tercer episodio, y lo hace rodeada de muchas polémicas en el seno de su producción. La más importante, la invitación, por parte de Warner Bros, de abandonar el rodaje al actor que hasta el momento había encarnado al villano Geller Grindelwald, Johnny Depp, después de que perdiera la demanda por difamación contra el diario “The Sun”, que lo había acusado de maltratar a su exesposa Amber Heard. Los responsables tuvieron que ponerse las pilas para encontrar a otro intérprete que lo sustituyera en tiempo récord, y el personaje fue aceptado por el danés Mads Mikkelsen poco antes de la promoción de la película. Ezra Miller (que en este episodio tiene un papel fundamental como Credence) también fue cancelado después de ser detenido por acoso y alteración del orden público.

Demasiados frentes abiertos para una superproducción de corte popular que no ha tenido la repercusión de su predecesora y que ha arrastrado el desprestigio que se ha granjeado la propia autora, J. K. Rowling, por sus declaraciones en contra de los derechos de la comunidad transgénero, algo que ha enfrentado a los propios fans y ha contado con la oposición de parte del elenco original, entre ellos, la siempre activista Emma Watson y Daniel Radcliffe. Por supuesto, de ninguno de estos aspectos se habló en la rueda de prensa oficial “online” que tuvo lugar en Londres para presentar una película que se centra, como bien dice su título, en los secretos de Dumbledore y que realmente tienen su importancia dentro de todo este universo porque, por fin, se dice de forma clara y sin tapujos que el personaje es gay y que tuvo una relación sentimental en su juventud con Grindelwald.

Un pacto de sangre

Fruto de este amor surgió un pacto de sangre, contenido en un amuleto, que impediría a ambos confrontarse de forma directa. Esa es la razón por la que ahora, en un momento en el que Grindelwald quiere hacerse con el control del mundo mágico, Dumbledore tiene que idear un plan para impedírselo sin enfrentarse cara a cara con él. “En la relación entre ambos resuenan muchos temas. Es elegir entre el amor y el sacrificio”, cuenta Jude Law, que encarna a Dumbledore. “Ese juramento que se hicieron encarna la pasión y la fe de la juventud. A pesar de que sus vidas han tomado direcciones diferentes, siguen conectados, y para mi personaje es algo muy frustrante, pues le impide tomar decisiones”.

Dumbledore es uno de los personajes cruciales dentro de toda la mitología de Harry Potter. Fue interpretado por el mítico Richard Harris en las dos primeras entregas de la saga y, tras la muerte de este, sustituido por Michael Gambon. La encarnación de juventud (madura) de Jude Law es seguramente uno de los grandes aciertos de esta nueva trilogía, llevando al personaje a una nueva dimensión. «Lo que más me gustó fue la oportunidad de sacar a la luz el pasado de Dumbledore y profundizar en la conexión con Grindelwald. ¿Cómo y por qué se rompió su relación?».

En realidad, su distanciamiento tiene que ver con las tendencias extremas de Grindelwald que ahora quiere poner en práctica: acabar con el mundo de los muggles (los humanos). Lo hemos visto creando un ejército de seguidores, casi como si se tratara de un culto, y se encontraba en la clandestinidad por sus crímenes hasta que ideó la forma de integrarse dentro del sistema, a través de la corrupción.

Para combatir a Grindelwald, Dumbledore recluta a su pupilo, el magizoólogo Newt Scamander (Eddie Redmayne), y su equipo. En esta ocasión encontramos menos criaturas, pero algunas resultan fundamentales, sobre todo un quilin, una especie de cruce entre dragón y caballo con escamas iridiscentes que tiene la habilidad de ver el alma de las personas y saber si son puras de corazón y, por tanto, es él el único que puede elegir al nuevo mandatario del mundo mágico. Además, las voraces mantícoras, entre crustáceos y alacranes y, por supuesto, el niffler llamado Teddy y el compañero inseparable de Newt, Pickett.

Compartir el artículo

stats