El truco que tienes que conocer para librarte de las humedades en tu casa

Funciona tan bien como un deshumificador, es más barato y se usa en segundos

El moho es un hongo, concretamente un microorganismo que tiene más de 100.000 especies diferentes. Todos los mohos son un conjunto de micelios que se manifiestan, según la especie, de diferentes maneras y en distintos colores como el rojo, el negro, el azul, el verde y el gris. Cuando se forma moho en el hogar, es porque la habitación no está bien ventilada y, por tanto, tiene graves problemas de ventilación y aislamiento de la humedad.

Para evitar que el moho se convierta en un grave problema en tu hogar y, sobre todo, para tu salud, te proponemos tres plantas que puedes tener en tu casa y que te ayudarán a limitar los daños.

Además de un deshumidificador, este ingrediente, que mucha gente tiene en casa, también podría ser útil para eliminar la humedad. La humedad también se encuentra a menudo en nuestros armarios. Esto puede hacer que nuestra ropa se impregne de malos olores, obligándonos a lavarla de nuevo.

Mucha gente desconoce que todo lo que se necesita para eliminar el olor a humedad en el armario es un elemento común que mucha gente subestima. Se trata de la sal marina que, gracias a sus propiedades, es capaz de absorber la humedad y, de este modo, podríamos prevenir eficazmente el moho.

Lo único que tenemos que hacer es coger un cuenco y verter en él sal marina, y colocarlo en las zonas más húmedas de la casa. Evidentemente, habrá que vaciarla y rellenarla con más sal al cabo de un máximo de cinco días, para preservar su eficacia contra la humedad.

También es capaz de absorber los olores desagradables de forma natural. Sin embargo, es importante evaluar si el exceso de humedad en la vivienda puede deberse a fugas de agua, realizando comprobaciones periódicas.

La sal marina también puede colocarse dentro del armario, en un rincón o en la parte superior, donde no hay riesgo de que se caiga y se derrame.

De este modo, la sal absorberá la humedad acumulada, aunque siempre debemos asegurarnos de que la ropa que introducimos está seca antes de guardarla.