Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un divo del cine cariñoso y atento en todo momento con su familia

Si algo demostró ayer Mel Gibson a su llegada a Oviedo es que en todo momento se encuentra pendiente de su familia y de las personas que le acompañan. El divo del cine, en realidad, se reveló como un "antidivo", que sí que valora enormemente su privacidad.

Gibson, que ya había visitado otras zonas de España, dejó entrever que lo que está conociendo en el Norte le está gustando mucho.

El actor disfruta con la buena mesa y también le apasiona la historia, tal es así que conoce perfectamente detalles de la época en la que vivió Pelayo y las circunstancias que le rodearon.

A su llegada a Madrid, antes de desplazarse a La Rioja, visitó un conocido restaurante; al igual que hizo el pasado jueves en San Sebastián, donde se encuentra rodando Woody Allen. En Burgos fue reconocido por otros turistas que estaban visitando la catedral. Algunos de ellos aseguraron que estuvo en todo momento muy atento a las explicaciones que daba la guía sobre el templo.

Compartir el artículo

stats