Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

De "chica ye-ye" a "chica Almodóvar"

Concha Velasco desea lo mejor a Alaska al frente de "Cine de Barrio", que amplía programación y del que la nueva presentadora es una veterana fan

Alaska y Concha Velasco, en "Cine de Barrio", el sábado.

Alaska y Concha Velasco, en "Cine de Barrio", el sábado. TVE

Han tenido que llegar Alaska, Concha Velasco y "Cine de Barrio" para salvar a muchos una semana sin pena ni gloria, compartida a medias por el verano y el otoño, por Sánchez y Ayuso, por Felipe VI y los jueces, y en la que el coronavirus ha sido (como lo lleva siendo desde hace muchos meses) el verdadero rey que sí puede campar a sus anchas por todo el país.

Pero llegó la tarde del sábado y algunos se pudieron reconciliar con la actualidad que ha tocado sufrir y afrontar gracias a mirar al pasado. Lo hicieron de la mano de todo mujeres: de una "chica ye-ye", de una "chica Almodóvar" y de "Las señoritas de mala compañía" (1973, dirección de José Antonio Nieves Conde, producida por José Frade).

La "ye-ye" es Concha Velasco, exitosa presentadora saliente de "Cine de Barrio", que dio el relevo a Alaska, Olvido Gara, su sorprendente (no para algunos y menos para ella misma) sustituta al frente de un programa que lleva ya un cuarto de siglo en antena en TVE. En su estreno tocó proyectar una película coprotagonizada por la propia Velasco y en la que la doble moral (tema de rabiosa actualidad) de la sociedad de un régimen franquista agonizante a principios de los 70 queda estupendamente retratada y ridiculizada sin falta de toda la parafernalia que para lo mismo se hace hoy en día.

"Cine de Barrio" debería formar parte de esa urgente terapia tan necesaria actualmente que ayudaría a reconciliar ante la pequeña pantalla a enemigos íntimos en lo político y lo social, porque en sus películas va embutido y retratado el país que es hoy España en épocas no muy lejanas en las que todo el mundo puede en parte reconocerse.

Son, las de "Cine de barrio", las mejores clases de historia reciente española, tan solo con "merendarse" media docena de títulos alguna tarde de sábado que se pueda arañar a la agenda del fin de semana para pasar en el sofá de casa.

También tiene el don el programa de reunir a distintas generaciones familiares. Los abuelos que empezaron con José Manuel Parada al frente ya se fueron para profunda tristeza de sus nietos, que les acompañaban en la butaca de al lado y que ahora dedican a veces unas horas a esas tardes de sábado para homenajearles ante una película de Paco Martínez Soria, Florinda Chico, Alfredo Landa o Sara Montiel.

Con Alaska al frente, declarada fan desde sus inicios de un programa por el que han pasado unos cuantos conductores (Parada, Juan Carlos Cerezo, Carmen Sevilla, Inés Ballester, Elena Sánchez), será fácil mantener esa capacidad de imán multigeneracional, más ahora que a la programación de películas españolas de los años 50, 60 y 70 se unirán las de las dos siguiente décadas.

El sábado se mostró más que encantada por tomar el timón ante Concha Velasco, que deseó a la cantante todo lo mejor al estilo que se lo deseó a ella Carmen Sevilla en 2011. Alaska ha dejado claro que con ella no han ido nunca los complejos, menos los culturales, ni el "placer culpable" por disfrutar de algo que desprecia la gran mayoría (en este caso, el llamado cine español del desarrollismo) en base a la injusta dicotomía de "alta y baja" cultura: "Nunca lo he sentido, menos con estas películas".

Los niños que la acompañaron en "La bola de cristal", junto a la "Bruja Avería", son los adultos con los que ahora merendará las tardes de los sábados. En "Cine de Barrio".

Compartir el artículo

stats