DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las vidas “invisibles” del autismo

Familias de afectados y personas con trastornos del espectro autista se rebelan contra el vacío del sistema sanitario y educativo en torno a ellos: “Somos inexistentes, ha llegado el momento de decir basta”

Sandra fue una niña que no podía mirar a los ojos, que empezó a cambiar y a obligarse a hacerlo cuando a los quince años una compañera le dijo que estaba harta de ella. Quería comer siempre lo mismo, “veía que no encajaba y que no era igual que los demás niños ni funcionaba igual”. Que tampoco sabía lo que le ocurría. Para entenderse mejor estudió Psicología y fue descubriendo los perfiles de conducta en los que encajaba. Para ayudar a que otros se entiendan prepara un doctorado en autismo y trastornos por déficit de atención e hiperactividad. Sólo está diagnosticada de modo fehaciente desde hace poco más de un año porque siempre supo desarrollar estrategias para disimular, algo relativamente habitual. El autismo es ese problema que durante mucho tiempo fue invisible para ella misma y que también permanece obstinadamente oculto a los ojos de los demás. 

Compartir el artículo

stats