Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Información que “puede salvar vidas”

“La meta es aportar un diagnóstico para mejorar la respuesta institucional ante este tipo de catástrofes”, explica Rosario González

Las investigadoras. Sandra Dema Moreno, Rosario González Arias y Rocío Gañán

“Una de las razones por la que nos interesa abordar este tema es porque existe un imaginario social, con amplia difusión en los medios, que lo relaciona con el despliegue de habilidades y capacidades tradicionalmente masculinas, como la valentía y el uso de la fuerza”, explica Sandra Dema Moreno. “Se trata de labores que realiza fundamentalmente el personal técnico de protección civil y bomberos, así como los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, instituciones todas ellas muy masculinizadas. Al poner el foco en el rescate desde ese punto de vista especializado y profesionalizado se invisibiliza el tipo de actuaciones que lleva a cabo la población para ponerse a salvo y rescatar a aquellas personas que tienen a su alrededor cuando sucede una catástrofe”, añade.

“En el estudio, la luz la hemos puesto en lo que hacen las mujeres y vemos que despliegan una serie de acciones que son interesantes de conocer”, comenta Rosario González, que matiza que “las mujeres, por los roles de género que han tenido siempre, en los momentos de crisis y emergencia como pueden ser los que genera un terremoto, reproducen esos roles y en la versión de hacerse cargo de criaturas, de personas ancianas, de discapacitados, y eso lo hacen incluso con acciones de riesgo y de fuerza. Ellos tienen en la mayoría de los csos el control del mando en los primeros momentos, pero ellas no quedan al margen sino que organizan, tienen acciones estratégicas y tiran más de todo lo que tiene que ver con articular las redes sociales. Podríamos decir que su labor de rescate se prolonga incluso más en el tiempo”.

Explican las autoras del estudio que el objetivo y la meta del trabajo no es solo descriptivo. “Lo que buscamos es aportar información que permita mejorar la respuesta institucional y de las organizaciones en situaciones de este tipo; situaciones de emergencia y de catástrofes en los que el conocimiento de cómo suelen desarrollarse las cosas puede salvar vidas. Con información más ajustada a lo que de verdad ocurre, y que a veces está lejos del imaginario colectivo, se podrá intervenir mejor”, sostiene Rosario González.

Compartir el artículo

stats