Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lucía Fernández Ron

Cada tercer viernes de mes y cada 25 de noviembre

Debemos recorrer todos juntos y juntas este camino para la erradicación de la violencia de género

En lo que va de año, 37 mujeres han sido asesinadas en España por violencia de género a manos de sus parejas o exparejas dejando a 24 huérfanas/os menores de 18 años. Desde el 1 de enero del año 2003 el número de víctimas asciende a 1.118. Cifras escalofriantes, con nombres y apellidos detrás. Demasiadas vidas truncadas. En Asturias, este año, tenemos que lamentar la muerte de una mujer víctima de violencia machista: María Teresa.

Todos los terceros viernes de cada mes, desde el año 2012, por la decisión tomada en el seno del Concejo Municipal de la Mujer de Avilés, a las 12 del mediodía, frente al Ayuntamiento, miembros de la corporación municipal junto con otros colectivos, asociaciones y ciudadanía en general, nos concentramos y guardamos cinco minutos de silencio contra la violencia de género y en recuerdo de sus víctimas.

Justo antes de la concentración se forman pequeños corrillos en los que charlamos. En la última concentración, una de las mujeres presentes, me trasladó su profunda tristeza por el hecho de que después de todos estos años no se haya erradicado esta violencia; su tristeza estaba acompañada de una profunda determinación ya que reconoció en nuestra conversación que no se dará por vencida y que vehiculaba su fuerte compromiso asistiendo a la concentración. En el mismo sentido, otra mujer entre las asistentes me trasladó que participaba en estas concentraciones en memoria de su hermana, a la que perdió víctima de violencia machista.

Estoy segura de que hay otras muchas reflexiones en este mismo sentido, que son el sentir de la mayoría de las y los allí asistentes y de una gran parte de la sociedad.

Con la conmemoración del 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer y en estas concentraciones de los terceros viernes de mes, perseguimos concienciar y recordar que debemos seguir trabajando para llegar al final del camino que nos debe conducir a la erradicación de esta violencia. Para lograrlo es imprescindible la labor ciudadana de todos y cada uno de nosotros y nosotras, la colaboración en la denuncia, la intolerancia frente el agresor y frente al negacionista, junto con todo el conjunto de medidas que se vienen desarrollando desde las instituciones para prevenir la violencia y proteger a las víctimas.

Toda la sociedad, y las instituciones en particular, debemos recorrer juntos y juntas este camino para la erradicación de la violencia de género. Desde el Ayuntamiento de Avilés hemos reforzado este año nuestro servicio de Igualdad para una mejor atención a las mujeres víctimas. Y daremos nuevos pasos para seguir mejorando los instrumentos que ponemos a su alcance para ayudarlas y acompañarlas.

La violencia de género es un grave problema que atenta contra la vida de demasiadas mujeres, contra su integridad, contra su libertad, contra la dignidad y los derechos humanos. No podemos permitirnos dar un paso a tras y estoy segura que lo vamos a conseguir.

Compartir el artículo

stats