25 de agosto de 2017
25.08.2017
Cambio de rumbo en un proyecto estratégico para la región

Agrandar el vertedero dejará las basuras a 50 metros de las casas, denuncian los vecinos

Perplejidad entre los ecologistas, que aprecian amenazas en la generación de energía a partir de la basura

25.08.2017 | 04:31

La satisfacción por el no a la incineradora convive con las dudas que albergan las asociaciones vecinales, los partidos políticos de la oposición y los colectivos ecologistas sobre el plan de residuos anunciado ayer por el Gobierno regional para el período 2017-2014 y que publica hoy el Boletín Oficial del Principado de Asturias (BOPA). Los vecinos de Serín, que siempre rechazaron la construcción de una incineradora, aún albergan dudas mientras que los de Campañones mantienen todos sus recelos a un plan que prevé el recrecido del vertedero actual como alternativa frente a la incineración. En los partidos políticos, diversidad de opiniones, con matices, y en los ecologistas califican de "buena noticia" el descarte de la incineradora pero advierten que les "huele mal" la valorización química y energética de los residuos y anuncian que formularán alegaciones.

En el PP valoraron de "inadecuada" la presentación de "un plan tan importante para todos los asturianos que no es sólo un problema del PSOE e IU". Los populares interpretan como una "falta de respeto" al principal partido de la oposición que estrategia para la gestión de los residuos se conozca tras las conversaciones bilaterales entre el Gobierno y la única formación que apoyó la investidura de Javier Fernández. "Este plan nace mal si lo que se quiere es el acuerdo y el consenso", sostienen los populares que advierten de que "no queda claro que se rechace la incineración". Y precisaron que en febrero pasado presentaron un paquete de alegaciones del que "no hemos recibido respuesta alguna". Para el PP "lo normal hubiera sido una comparecencia del nuevo Consejero o una reunión con todos los grupos de la Junta General y no hacer algo así un 23 de agosto".

Fernando Lastra ha mantenido "contactos informales" con representantes de todos los grupos políticos del parlamento asturiano, a excepción de Podemos, para abordar la agenda de su Consejería y en los que sacó la conclusión de que ningún partido estaba a favor de la incineradora, según fuentes de su departamento. En Podemos sostienen que "el Gobierno socialista plantea una nueva forma de colar la incineración por la puerta de atrás". Para el portavoz de la formación morada, Emilio León, "prueba a impulsar la incineración sin incineradora tras la valiente oposición de las asociaciones vecinales y el movimiento ecologista en las últimas dos décadas".

Foro considera "necesario conocer en profundidad la solución del Gobierno" tras señalar que no había habido reuniones con la Consejería sobre este asunto en las últimas semanas. Según la diputada forista Carmen Fernández, "el propio Lastra, a priori, parece que la valora no como la más positiva sino como una decisión política. Estaremos alerta y estudiaremos la alternativa elegida". Nicanor García, portavoz de Ciudadanos, entiende que la decisión del Ejecutivo "va en la línea de la postura de Ciudadanos" pero alberga dudas de que se pueda llegar al 50 por ciento de reciclaje que Europa exige en 2020 cuando el porcentaje actual está en el 12 por ciento, según los ecologistas.

Los vecinos de Serín realizarán una asamblea para valorar el nuevo plan de residuos, según avanzó Luis Junquera, quien admitió que esa parroquia "siempre ha estado en contra de la incineradora" pero admitió tener dudas sobre el aumento del vertedero, "porque se elevará a la altura de las casas". Alfredo García, vecino de Campañones, dejó entrever la resignación por el "recrecido del vertedero, que dejará las basura a menos de 50 metros de nuestras casas, en una zona donde ya está la cárcel; los vertidos de lodos y de los hospitales de la que nadie habla pero aquí están y ahora una gran perrera". Fructuoso Pontigo, portavoz de la coordinadora ecologista de Asturias, señaló de "muy buena noticia, largo tiempo esperada, la renuncia a la incineradora" pero, al mismo tiempo, alertó de que "la valorización química y energética huelen mal". Ignacio Martínez, del Conceyu contra la incineración, manifestó su "perplejidad" por el nuevo documento y destacó que "cambiar la incineradora de residuos por combustibles derivados de residuos sólidos la misma mierda puede ser".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine