12 de septiembre de 2017
12.09.2017

Los administradores suizos de Los Telares, condenados a pagar más de 22 millones

El juez confirma la absolución de Julián Rus y culpa a la última administración del incumplimiento del convenio del concurso y del colapso financiero de la firma

12.09.2017 | 14:53
Julián Rus, ante el Palacio de Justicia de Gijón.

El titular del Juzgado de lo Mercantil número 3 de Gijón ha condenado a los administradores suizos de Los Telares al pago de más de 22 millones euros. El juez confirma la absolución del empresario avilesino Julián Rus y responsabiliza a los administradores suizos que entraron en la empresa en su etapa final del incumplimiento del convenio derivado de la quiebra de la firma textil y de su colapso financiero. Los ahora condenados se encuentran en situación de rebeldía procesal.

El magistrado concluye que los culpables del deterioro de la empresa en su etapa final fueron Zahid Ali Hussain Kasim y Mairaj Taufiq y que las mercantiles Gryphus Partners y Appaloosa Investments actuaron como cooperadoras.

El juez condena a Appaloosa Investments al reintegro a la firma concursada 1,4 millones, a CIB714 en 178.079 euros. Esta última sociedad, junto con Zahid Ali Hussain Kasim y Mairaj Taufi tendrán que abonar, además, la totalidad del déficit concursal, que asciende a 21,1 millones.

La crisis de Los Telares comenzó en 2012, año en el que Julián Rus Cañibano entendió que era insostenible el ritmo de pérdidas y solicitó la declaración de concurso de acreedores con el propósito de salvar su cadena textil, que por entonces daba empleo a unas 600 personas, 150 de ellas en el Principado. Tras negociar con los acreedores se llegó al acuerdo de firmar un convenio que reorientase el rumbo de la empresa y se puso en marcha un expediente de regulación temporal de empleo. Rus llegó a hacer una inyección de capital a costa de su patrimonio, pero ni por esas se lograron los objetivos.

Entre medias, entró en escena la controvertida sociedad suiza Gryphus Partners, que incumplió la mayoría de las promesas realizadas. La relación entre los directivos que nombró Gryphus y Julián Rus, que había dado un paso atrás para ceder el control absoluto de Los Telares, se agrietó a los pocos meses y acabó siendo pésima, al punto de que al empresario le llegaron a prohibir la entrada en las oficinas centrales de su compañía.

Las tiendas y las oficinas de la empresa Los Telares cerraron a finales de junio de 2015: fue el comienzo de la liquidación de la sociedad. El administrador concursal de la compañía que fundó hace cuatro décadas el industrial avilesino de origen astorgano Julián Rus planteó los despidos de toda la plantilla a razón de veinte días por año trabajado y un máximo de doce mensualidades. Los trabajadores iniciaron movilizaciones, manifestaciones poco antes de la Semana Santa de 2015, cuando fue más que patente que los nuevos gestores de Los Telares no eran capaces de levantar la sociedad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine