Blog 
Mirar y ver
RSS - Blog de Manuel Cores Espiñeira

Archivo

  • 08
    Septiembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    libre designación nepotismo incompatibilidades.

    Dos nombramientos en el Ayuntamiento de Madrid.

    Ha habido dos nombramientos en el Ayuntamiento de Madrid que, tal vez, no han tenido el tratamiento riguroso que merecían y que han provocado un cierto escándalo mediático, por gente con cierta propensión a escandalizarse.

    El primer caso fue el nombramiento como Jefe de Gabinete de la alcaldía de un sobrino político de la alcaldesa. El nombrado llega al consistorio de la capital tras haber sido subdirector general de Fomento de la Innovación Empresarial dentro del ministerio que dirige Luis de Guindos. También ha desempeñado su trabajo en los ministerios de Justicia, de Industria y de Exteriores, después de haber ingresado en 1987 en el Cuerpo Superior de Administradores Civiles del Estado (TAC). Tiene un currículo algo más que aceptable y nadie ha puesto en duda su capacidad.

    En ese sentido el portavoz adjunto del Grupo Popular del Ayuntamiento de Madrid, Íñigo Henríquez de Luna, ha admitido que el nombramiento de Luis Cueto como jefe de gabinete de la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, es legal y, de hecho, ha señalado que es lo mejor que en estos momentos tiene el equipo de Gobierno. “Luis Cueto es un funcionario de reconocido prestigio. Se ha puesto en duda la legalidad de ese nombramiento, pero en este sentido tenemos que ser rigurosas y criticar con fundamento porque no somos un partido sectario", ha señalado el portavoz en una entrevista en Telemadrid. En este sentido, ha indicado que el nombramiento de Cueto es legal porque la modificación del reglamento de personal que hizo la anterior corporación "solo prohíbe la contratación de familiares en el personal eventual y, técnicamente, el señor Cueto no es personal eventual, sino que es un alto cargo y tiene la consideración de personal directivo".

    La propia Esperanza Aguirre, que de nombramientos sabe mucho, señaló igualmente que el del Sr. Cueto era perfectamente legal.

    El segundo caso es el nombramiento como subdirector general de Atención al Contribuyente en la Agencia Tributaria de Madrid del padre   de la portavoz del Ayuntamiento Rita Maestre, figura controvertida por sus performances anticlericales de más que dudoso gusto en la capilla de la Universidad Complutense.

    Luis Maestre, que es funcionario desde 1980, entró a formar parte del Ayuntamiento de la capital en 2004 cuando el equipo de Alberto Ruiz Gallardón, entonces alcalde de la ciudad, le fichó, desde la Administración central, para trabajar en la reforma de la Agencia Tributaria madrileña que impulsó durante su mandato. De 2004 a 2012, Maestre fue responsable de crear y dirigir, como Jefe de Servicio, la Oficina de Atención Integral al Contribuyente (OAIC).

    Como en el caso del sobrino político de la alcaldesa se trata de un funcionario público que ya ejerció puestos de responsabilidad y del que, profesionalmente, nadie ha hecho comentario alguno sobre su falta de capacitación, ni sobre su inadecuación para ocupar ese puesto.

     Lo que sí ha habido, especialmente en el caso del Sr. Maestre, es una campaña mediática con algún que otro error, un Subdirector General no es un alta cargo, relegando a esa parte de la información que nadie lee, o incluso omitiendo, su condición de funcionario, concretamente Jefe de Servicio en el mismo área de trabajo; es decir que en el fondo ese nombramiento es un ascenso.

    En ambos casos, y según la información disponible a través de los medios de comunicación, los dos nombramientos han recaído en funcionarios públicos, con buen currículo. Es decir nombramientos legales, por libre designación, en personas capacitadas.Esto no es poco.

    A pesar de todo queda en el aire el “qué hacer “en situaciones como estas que dejan  un cierto olor a nepotismo. Hay muy poca alternativas, y básicamente se reducen a tres:

    -          Sentido común y no meterse en líos. Nadie es imprescindible y siempre habrá un roto para un descosido.

    -          Otra de ellas es seguir como ahora y dejar que el control de los nombramientos legales lo hagan la opinión pública, la oposición, los sindicatos, las organizaciones sociales y el santo temor a lo que digan las urnas.

    -          También se puede limitar, legalmente, la posibilidad de nombrar para puestos de libre designación a los familiares de concejales, imitando lo que dice el Acuerdo de 27 de marzo de 2015, del Ayuntamiento del Madrid, para el personal eventual, que señala que no se podrá nombrar, como personal eventual, a las personas que, en el momento de su nombramiento, tengan un vínculo matrimonial o situación de hecho asimilable, o parentesco de consanguinidad o de afinidad dentro del cuarto grado, con cualquier concejal del Ayuntamiento de Madrid.

    Por supuesto que esta tercera posibilidad puede ser injusta, en el caso de gente valiosa, y penaliza el tener un pariente concejal, pero tiene a su favor la claridad en las reglas del juego, lo que no es poco. En todo caso si esta propuesta no fuese anticonstitucional, por aquello de los principios de mérito y capacidad, supondría extender las incompatibilidades al ADN, y dejar las posibilidades de ascensos para otra ocasión.

    Conociendo el país cabe la duda de si esta limitación no propiciaría los nombramientos cruzados; aquí los tuyos y allí los míos ¿verdad que no nos haremos daño?

     

    ...

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook