Lne.es »

Ángel Cardín: "En 40 años los ingleses se llevaron más azabache que en 19 siglos"

El experto, que habló de la historia del mineral en el encuentro de Villaviciosa, lamenta que se retrase la apertura de la mina para nutrir a los artesanos

29.05.2016 | 05:16
Ángel Cardín, durante su charla, ayer, en la Fundación José Cardín Fernández de Villaviciosa.

El azabache, del que Villaviciosa ha sido históricamente un importante yacimiento, logró entrar hasta en la corte real. "Los hijos del rey Felipe IV salen en los cuadros de Velázquez con figas", destacó Ángel Cardín Toraño, en referencia a lo que en Asturias se conoce como ciguas: manos de azabache. Cardín habló en II Encuentro Jacobeo en Tierras Maliayas, relativo a la relación del mineral con el Camino de Santiago.

A las manos talladas en azabache se les atribuye desde hace siglos el poder de proteger contra el mal de ojo. Los infantes llevaban aquellos amuletos, pues parecía que su fragilidad y palidez les hacía más vulnerables a que alguien les embrujara, una superstición extendida por los cinco continentes, indicó Cardín. "La mejor forma de luchar en su contra era con la figa de azabache", resaltó. Tal era el arraigo de estas creencias que con la expulsión de los moriscos se prohibieron los amuletos, excepto el lignito jurásico.

El azabache también estuvo muy presente en la corte inglesa victoriana, pues se convirtió en la materia prima con la que se elaboraban las joyas. "En 40 años los ingleses se llevaron más azabache que en 19 siglos", remarcó Cardín, que reconoció que no está claro de dónde parte la vinculación de este lignito con el Camino Santiago. Aunque para este estudioso, "posiblemente fue en León" donde empezaron a reutilizar los instrumentos que usaban para trabajar el marfil para tallar el azabache. Lo que sí tiene claro es que, precisamente, "el amuleto y las piezas indispensables, junto con las vieiras, son de azabache". La prueba de la gran presencia de éste en la ruta jacobea está en que los últimos cien metros antes de alcanzar la Catedral de Santiago pasan por la rúa de azabachería, al igual que la fachada norte del templo se llama también así.

En el turno de palabra del público, tras la charla de Ángel Cardín, surgió la inevitable pregunta de cuándo se reabrirá la mina que abastezca de materia prima a los azabacheros, que llevan años ingeniándoselas con material de escombrera. "Cuando llegue a Santiago me van a preguntar si se abrió la mina y les contestaré que estamos en ello, que es muy asturiano. Pero yo creo que de esta salimos", confía este piloñés.

El alcalde de Villaviciosa, Alejandro Vega, estudiará con responsables del Principado y el sector "todas las posibilidades" para tomar la actividad extractiva al concejo, algo muy demandado desde hace años por los artesanos. La Indicación Geográfica Protegida no alimentaria para el lignito maliayés se sigue tramitando.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine