Lne.es » Opinión
 Noticia anterior   Noticia siguiente 
El cormorán

Autobiografía crepuscular

Álvarez Areces no necesita que nadie le escriba la biografía; él ya la ha dictado muchas veces

 09:21  
Enviar
Imprimir
Aumentar el texto
Reducir el texto
Autobiografía crepuscular
Autobiografía crepuscular  

JAVIER MORÁN Siempre le hemos escuchado similares discursos, pero lo que en su boca sonaba antes como oratoria autobiográfica y autoexaltativa suena ahora a oratoria crepuscular. En todo acto, y de modo particular durante sus comparecencias en Gijón, el presidente Vicente Álvarez Areces ha recapitulado su existencia política desde 1987 hasta el presente como una titánica tarea al servicio del procomún. No necesita que nadie le escriba la biografía; él ya la ha dictado muchas veces, y la última ha sido durante la apertura de una exposición en la antigua rula con las aportaciones de la Autoridad Portuaria a la ciudad en los últimos 25 años.

«De los 25 años que recoge esta muestra, 23 forman parte de mi historia política, de mi trabajo, mi entrega y de la de mucha otra gente», fueron sus palabras, en las que la presencia del «mi» no necesita más comentario.

Y repitió de nuevo que se había encontrado con una ruina de ciudad en 1987, lo cual es una descripción algo hiperbólica que además incurre en el grave olvido de que su predecesor, José Manuel Palacio, había puesto las bases de lo que después sería Gijón. Por ejemplo, sin el Plan General de Ordenación Urbana de 1986, Areces habría estado atado de pies y manos.

Respecto a las cosas del pasado reciente, su retórica también suena desbordante: «Los que queríamos un nuevo Musel hemos ganado la batalla».

Victoria pírrica, no obstante, pues no es necesario abundar en el desgaste que le ha supuesto su sobrecoste o, especialmente, el rechazo del ministro Blanco a asignar más fondos del Estado a su conclusión. Un desgaste que se acumula al producido por otros deslizamientos presupuestarios cuantiosos (Hospital Central), o a la política de personal y funcionarios derribada varias veces por los tribunales, o a realizaciones que iban a ser «un referente» y que la gente sencillamente no entiende (la parte cultural de la Ciudad de la Cultura, valga la redundancia). Bien que nos duele, la verdad, pero ahora todo suena crepuscular. ¿Resurgirá de sus cenizas?

COMPARTIR
 
  HEMEROTECA

HACE 25 Y 50 AÑOS

Portadas La Nueva España

Portadas de La Nueva España

Las portadas de hoy de La Nueva España hace 25 y 50 años

      CONÓZCANOS:   CONTACTO |  LA NUEVA ESPAÑA |  CLUB PRENSA ASTURIANA |  PUNTOS DE VENTA |  PROMOCIONES      PUBLICIDAD: TARIFAS| AGENCIAS| CONTRATAR   
Lne.es y La Nueva España son productos de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de La Nueva España. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.


  Aviso legal
  
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad