Llanes, reanimación con música

Cruz Roja usa un tema de los «Bee Gees» para enseñar a alumnos del instituto el ritmo adecuado en un masaje cardiopulmonar

27.03.2012 | 05:25
Algunos de los alumnos que participaron ayer en el curso de Cruz Roja.
Algunos de los alumnos que participaron ayer en el curso de Cruz Roja.

Llanes, Emilio G. CEA


Los alumnos de cuarto curso de la ESO del Instituto de Llanes aprendieron ayer a ritmo de «Stayin' alive» de los «Bee Gees», la técnica para, en caso de emergencia, realizar una reanimación cardiopulmonar. Y es que la canción que popularizó el filme «Fiebre del sábado noche», marca a la perfección el ritmo que se debe llevar a cabo en el caso de tener que efectuar una reanimación en una situación límite de ataque al corazón.


Cada grupo de cuarto de la ESO recibirá un curso de primeros auxilios de diez horas. Víctor Portillo formador de Cruz Roja de Asturias, es el encargado de impartir las clases durante tres días a la semana en el IES de Llanes. Los objetivos que se ha marcado Cruz Roja con este curso son tres: el primero, que los jóvenes sepan explicar con claridad lo que ocurre en una situación de emergencia al contactar con el 112; el segundo, que los alumnos sepan realizar un masaje cardiopulmonar, y el tercero, que sepan desenvolverse en caso de encontrarse con una persona que ha sufrido una hemorragia o quemaduras.


Realizar el masaje cardiaco con la música de los «Bee Gees» de fondo no es baladí, según explicaba Portillo. «Esta canción tiene el ritmo adecuado para desarrollar las cien compresiones torácicas por minuto que una persona necesita en caso de haber sufrido un ataque al corazón», explicó. Los chavales, mientras tanto, no perdían detalle de las amenas y claras explicaciones de Portillo. «Cuando comencéis a hacer un masaje cardiopulmonar, jamás os detengáis hasta que llegue la ambulancia con un médico, es vital para salvar la vida del paciente», sostuvo. El monitor insistió también en que a un bebé se le puede salvar la vida practicándole este masaje con los dedos pulgares.


Entre los alumnos, estos cursos son recibidos con los brazos abiertos. El joven Ramón Sampedro aseguraba, al finalizar la clase, que era la primera vez que recibía información de primeros auxilios y que las considera «muy útiles, porque pueden servirnos a todos para cualquier momento en la vida».


El centro educativo llanisco es pionero en Asturias en ofrecer a sus alumnos este tipo de cursos de primeros auxilios. Hace dos meses, el centro, dirigido por Ángel Álvarez, adquirió un desfibrilador semiautomático externo y varios profesores recibieron un curso de primeros auxilios impartido también por Portillo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine