11 de abril de 2018
11.04.2018

Sanguinet aprende a jugar al cascayu

Los escolares franceses conocieron de la mano de los riosellanos algunos juegos típicos y disputaron con ellos un torneo de fútbol

11.04.2018 | 04:02

El intercambio cultural entre los municipios recientemente hermanados de Ribadesella y Sanguinet (Francia) ya ha comenzado, y lo ha hecho gracias a los más pequeños de ambas localidades. Durante todo el día de ayer, los escolares franceses pudieron compartir una jornada de juegos y diversión con estudiantes locales, aunque no solo riosellanos, ya que hasta Ribadesella se acercaron escolares de Llanes y de Cangas de Onís para enseñar a sus nuevos amigos los juegos más tradicionales del Principado.

La lluvia caída ayer no pudo aguar la fiesta de los más jóvenes. Aunque estaba previsto que los juegos se desarrollaran durante toda la mañana en las tres plazas de la villa riosellana, finalmente fue el polideportivo de La Atalaya el escenario en el que franceses y asturianos compartieron e intercambiaron juegos y cultura.

Para fomentar el intercambio, se dividió a los estudiantes en varios grupos, de manera que en cada uno de ellos hubiera alumnos franceses, riosellanos, cangueses y llaniscos. Una vez hecho esto, todos comenzaron los juegos, procurando los escolares autóctonos ejercer de anfitriones y explicar a sus invitados en qué consistían los juegos y cuáles eran sus reglas. Así, los alumnos franceses aprendieron a jugar al cascayu, se divirtieron tirando de la soga para llevar el pañuelo hacia su lado, probaron puntería jugando a la rana, probaron su equilibrio y velicidad gracias a las carreras de sacos, y corrieron en las carreras de panoyas.

Y si todos estos deportes tenían por objetivo unir a los escolares de Sanguinet con los asturianos, no podía faltar el deporte rey para ambas culturas. Por eso, ya por la tarde y de nuevo en el polideportivo de La Atalaya, franceses y riosellanos disputaron un torneo de fútbol para poner fin a la jornada de convivencia deportiva.

Con estos juegos, los estudiantes de Sanguinet a buen seguro volverán a sus casas con muchos más conocimientos de la cultura local de los que tenían al llegar. Y no solo por la jornada de ayer. El lunes, antes de la firma del hermanamiento, ya hubo un primer contacto entre los estudiantes de ambas localidades con la visita de los jóvenes franceses al IES Avelina Cerra y al colegio Nuestra Señora del Rosario. Allí, ya vieron, a través de vídeos, algunos de los juegos tradicionales que ayer tuvieron la oportunidad de conocer en primera persona y realizaron un taller con el que se les presentó el evento deportivo más importante del concejo y de la comarca: el Descenso Internacional del Sella.

Ahora es el turno de los escolares riosellanos para devolver esta visita y empaparse de la cultura francesa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine