Lne.es »

Procesión del resarcimiento

Los Estudiantes logran llevar el Cristo de la Sentencia a la capilla de la Universidad tras dos suspensiones por la lluvia

23.03.2016 | 04:22
Paso del Cristo de la Sentencia, ayer, en la Tenderina.

El cielo de Oviedo permaneció ofuscado durante toda la jornada de ayer, pero el agua quedó retenida en las nubes, que incluso se descorrieron hacia el norte a las nueve y media de la noche y dejaron ver la luna llena sobre el barrio de la Tenderina. Abajo, en la plaza de la Sentencia, la Hermandad de los Estudiantes ultimaba los detalles para sacar la Procesión del Prendimiento, que, en efecto, salió y fue también una procesión del resarcimiento, pues la popular cofradía había visto frustradas a causa de la lluvia las salida del domingo -Cristo de la Misericordia-, y la del lunes -Cristo de la Sentencia-. Pero ayer hubo tregua climática y marcha completa, de la Tenderina al Edificio Histórico de la Universidad, e incluso hubo momento para un gesto contra el terrorismo y los brutales atentados de Bruselas.

Los preparativos de la salida se realizaron con gran calma para no interferir en la calle de San Vicente con la procesión del Silencio, a cargo de la Real Cofradía del mismo nombre, con partida y recogida en Santa María la Real de la Corte. La procesión de los Estudiantes fusionaba ayer elementos de las dos salidas fallidas. Se utilizaba la parihuela que no pudo partir el domingo y, sobre ella, iba la imagen del Cristo de la Sentencia, figura principal de la Cofradía. En total, el paso alcanzaba una tonelada y 200 kilos sobre 40 costaleros.

Mediante comunicación con la calle de San Vicente, en la Tenderina se supo cuándo había salido la Virgen de la Amargura, tercer paso de la cofradía del Silencio. Y fue a las 21.45 horas cuando en la plaza de la Sentencia el capataz de los Estudiantes, Iván González Zapico, exclamó: "¡Al cielo!", y los costaleros levantaron el paso. Delante iban, por parte de la escolta de la Legión, dos gastadores, cinco fusileros, el portaguión -estandarte- y la correspondiente cabra; y detrás, la Agrupación Musical San Salvador. Ya a la altura de la parroquia de la Tenderina la procesión quedó formada al completo con la incorporación de las damas de mantilla, los nazarenos y los acólitos con ciriales e incensarios. Vecinos del barrio esperaban dicho momento. Los que no pudieron escoltar al Cristo de la Sentencia fueron los números y oficiales de la Guardia Civil, pues su puesto estaba ayer en la procesión del Silencio. Por ello, los Estudiantes tenían previsto revirar su paso ante la iglesia de la Corte como gesto de solidaridad con el cuerpo armado y en contra de todo terrorismo. Al cierre de esta edición, el paso encaraba la cuesta de la Vega ante gran expectación de público.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine