03 de agosto de 2017
03.08.2017
Por libre

Evolución incompleta

Nadie puede negar que desde que Paco Herrera se sentó en el banquillo rojiblanco, nunca ha ocultado ni pretendido minimizar las carencias de la actual plantilla

03.08.2017 | 16:41
Evolución incompleta

Hay ocasiones en las que uno agradece el no tener que devanarse los sesos a la hora de escoger un titular, pues te lo sirven en bandeja y no tienes más que aprovechar el 'regalo'. Esta es una de esas veces. Y es que después de escuchar a Paco Herrera, en su rueda de prensa posterior al partido que el Sporting disputó frente al Pontevedra, en el Estadio Municipal de Pasarón, el titular no podía ser otro.

Lo de menos como suele decirse en estos partidos de pretemporada, es el resultado (el Sporting venció uno a tres, con goles de Juan Rodríguez, Pablo Pérez y del debutante Rubén García). Cierto es que siempre resulta más agradable para el aficionado, para el entrenador y para los jugadores, un resultado positivo como el de Pontevedra, que uno negativo como el de Barakaldo. Pero al final, lo verdaderamente importante son las sensaciones que deja el encuentro, cuando además apenas quedan 15 días para el inicio de la temporada. Y para Paco Herrera la sensación es la de haber sido testigo de una "evolución incompleta".

Ante esa apreciación habrá quienes vean, o prefieran ver, la botella medio llena y habrá quienes la vean medio vacía. Habrá así quienes se queden satisfechos y esperanzados con la "evolución", mientras otros sentirán cierto nerviosismo por esa carencia de plenitud, que el propio mister señala en el progreso del juego del cuadro que dirige.

Nadie puede negar que desde que Paco Herrera se sentó en el banquillo rojiblanco, nunca ha ocultado ni pretendido minimizar las carencias de la actual plantilla. Y tras el partido en Pontevedra y a pesar del resultado, tampoco lo ha hecho. Lo ha dicho además alto y claro: urgen centrales (utilizó el plural), un extremo puro y un centrocampista "con mucho juego". Quien tenga oídos para escuchar y 'perres' para fichar (mínimo hay 9 millones por Meré), que primero escuche y luego fiche.

A la espera de que eso suceda y cambiando de tema, si nos atenemos a las cifras ofrecidas por el club, la campaña de renovación de abonos ha sido todo un éxito. Además, a poco que el número de citas acordadas para nuevas altas se traduzcan en nuevos socios, en esta temporada será poco menos que imposible, poner a la venta en cada partido en El Molinón, el mínimo exigido por La Liga. Es evidente que aquí no se dará el problema de otros clubes, donde habrán de ingeniárselas para asegurarse llenar el 75% de la famosa 'grada televisiva'. Ya saben ustedes: esa que se ve a través de las imágenes de televisión y que en el caso de no alcanzar ese porcentaje, conllevaría una disminución en los ingresos acordados desde la Liga por tal concepto.

Por último, no podemos dejar de comentar la noticia de la indemnización por un importe superior a los 300.000 euros, que el Sporting, a falta de la resolución del recurso que el club ya ha decidido interponer, habría de pagar a Isidro, ex entrenador de porteros, en base a lo que la titular del juzgado de lo social número 3 de Gijón, ha calificado como despido improcedente por parte del Real Sporting (Sociedad Anónima Deportiva, para desgracia de todos los sportinguistas). Cifras con las que no hace falta ser licenciado en matemáticas, para deducir lo que cobra un entrenador de porteros en 'Mareo S.A.'

Claro que estas cifras resultan del todo insignificantes y hasta ridículas, si las comparamos con esos 'tres patitos' que según algunos, cambiarán la historia del fútbol: los 222 millones de euros que el PSG francés pagará al Barça, para hacer frente al cláusula de rescisión del brasileño Neymar. Aunque les jure por San Enrique Castro Quini, que me la trae completamente al pairo lo que haga con su dinero, cualquier equipo que no sea el Sporting (salvo lógicamente cuando ese dinero pudiera recaer en nuestras arcas), no podemos cerrar los ojos ante lo que se mire por donde se mire, es un auténtico disparate. Y es evidente que a este 'modelo de negocio' que ahora mismo es el fútbol, o se le ponen límites (siempre se presenta el ejemplo de la NBA), o acabará reventando por algún lado. Al tiempo.


Post Scriptum: en el primer partido de liga, ¿superará el número de canteranos presentes en el once titular, al que ofreció de media el equipo durante la pasada temporada?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine