23 de agosto de 2017
23.08.2017
Psicología

Cinco trucos para evitar el síndrome postvacacional

Descubre las pautas que debes seguir para tener una vuelta al trabajo lo menos brusca posible

01.09.2017 | 02:55
El 30% de los españoles sufre este tipo de "depresión"

Se acerca el final de las vacaciones para muchos, mientras que otros ya se han incorporado de nuevo al trabajo. Poner fin a los días en la playa sin ninguna preocupación y volver a la oficina con un montón de trabajo que realizar es un cambio muy brusco.

Los expertos aconsejan incorporarse de nuevo al trabajo de la manera menos radical posible y centrarse en los aspectos positivos de la vuelta a la rutina. Sin embargo, son muchas las personas que en esta época del año sufren el temido síndrome postvacacional. Se calcula que alrededor de un 30% de los españoles sufre o va a sufrir este tipo de "depresión".

Las personas que lo sufren sienten una sensación que va entre la falta de motivación y tristeza al reincorporarse a su puesto de trabajo. En casos más extremos, este cansancio y falta de energía puede llegar a ocasionar fuertes dolores de cabeza, malestar general o ansiedad.

Los trabajadores más propensos a sufrir el síndrome postvacacional son aquellos que trabajan en un entorno desagradable, los que no muestran ilusión por su trabajo y los que disfrutan de vacaciones más largas.

¿Como hacer más agradable la vuelta al trabajo?

Existen diferentes trucos que harán más fácil tu vuelta al trabajo y evitarán que llegues a sufrir este síndrome:

1. Volver de vacaciones unos días antes. Esto ayuda a que la persona vuelva a su rutina normal volver al trabajo y ayuda a que la incorporación a la vida laboral no sea tan brusca.

2. Dividir las vacaciones. La vuelta al trabajo será menos abrupta si dividimos nuestras vacaciones y contamos con periodos de descanso más corto.

Familia regresa a casa después de las vacaciones. Fuente: Getty Images

3. Actitud positiva. La negatividad y la anticipación son algunos de los peores enemigos del ser humano. Vamos a tener que volver a incorporarnos al trabajo sí o sí, ¿por qué vamos a ser negativos y ponérnoslo más difícil a nosotros mismos? Evita pensar en el trabajo como una carga o una actividad desagradable e intenta ver el lado positivo de tu situación laboral.

4. No cargarse de trabajo el primer día. La incorporación al trabajo debe ser paulatina. Es habitual que al llegar del trabajo tengamos muchos correos electrónicos o trabajo atrasado y que nos cueste centrarnos. La clave está en no intentar hacer todo el primer día y no agobiarte pensando en todo lo que tienes que hacer. Date tiempo para adaptarte a la rutina de trabajo y no seas excesivamente exigente contigo mismo.

Joven se encuentra con mucho trabajo atrasado al volver de sus vacaciones. Fuente: Getty Images

5. Hábitos de vida saludables. Practicar deporte o seguir una dieta equilibrada favorecen el bienestar. Por ello, es importante que aprovechemos nuestros ratos libres para salir a la calle a practicar deporte y liberar endorfinas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Magazine
Enlaces recomendados: Premios Cine