Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ELENA CUBERO | Psicóloga, coordina un curso de Psicología Jurídica

"Los niños pequeños se adaptan menos a la custodia compartida"

"Con nuestros informes, siempre va a haber una parte que se sienta perdedora, pero nuestra función es asesorar"

Elena Cubero, en su clínica de Oviedo. NACHO OREJAS

El Colegio de Psicólogos de Asturias comenzó ayer en la Escuela de Práctica Jurídica un curso universitario sobre Psicología Jurídica que trata de abarcar todos los campos de esta materia. El curso está coordinado por Elena Cubero, que hablará de la intervención psicológica en asuntos de familia. La custodia compartida, señala, es una buena solución, aunque los niños más pequeños se adapten menos a ella.

-¿Beneficia la custodia compartida a los menores?

-A los menores les beneficia que ambos padres estén presentes en su vida y asuman conjuntamente sus cuidados y educación. Los menores se benefician de una educación en la pluralidad y no de pensamiento único. La guarda y custodia compartida es un modelo que favorece el ejercicio de la cooparentalidad y eso es beneficioso para su desarrollo emocional. Están mejor adaptados, presentan mejores niveles de autoestima, no viven sentimientos de abandono?

-¿Qué problemas presentan los niños con el divorcio?

-El divorcio en sí mismo conlleva un cambio en la estructura familiar y por tanto se somete a toda la unidad familiar a un ejercicio de adaptación a la nueva situación, que tiene ciertos costes psicológicos. Problemas adaptativos en el medio familiar, escolar o social que no son duraderos si los progenitores afrontan la situación con responsabilidad y madurez y ponen el bienestar del menor por encima de cualquier otro interés. Lo que genera consecuencias psicológicas importantes es que el conflicto de la pareja se prolongue en el tiempo o que la regularidad de las visitas y el contacto con el progenitor no custodio no se realicen de forma ajustada. En los niños más pequeños se observan menos ganancias y más dificultades de adaptación a la custodia compartida si no se realiza desde el primer momento.

-En este curso quieren remarcar la importancia de la mediación. ¿En qué beneficia?

-Sí, cualquier foro es importante para hablar de la mediación y de la importancia que modelos como éste tienen sobre las situaciones en conflicto. En temas de familia es fundamental que haya un cambio de mentalidad y se le dé la oportunidad de demostrar que funciona en muchos casos. La mediación es un modelo de resolución de conflictos en el que a las partes no se les impone nada, no hay juez que sentencie, son ellas las que deciden tras sesiones de reflexión y, por lo tanto, el mayor beneficio es que se cumplirán los acuerdos y se evitarán procesos que no benefician a los menores.

-Algunos padres divorciados cargan contra los psicólogos por sus informes si no son favorables. ¿Están expuestos?

-La labor de los peritos tiene una vertiente pública que hay que asumir. Somos conocedores de que nuestros informes no gustan a todos. Siempre hay una parte que se va a sentir perdedora, pero nuestra función es asesorar al tribunal en la toma de decisiones. Somos conocedores de esta situación, por lo que nuestro trabajo debe estar cargado de rigor y objetividad.

-¿Cree que las evaluaciones de la Policía del riesgo en caso de maltrato deben contar con apoyo de psicólogos?

-El asesoramiento psicológico se hace imprescindible también en este campo, con el fin de evitar una "segunda victimización". Las entrevistas que se llevan a cabo requieren también de una importante especialización.

-En los juicios choca en ocasiones la disparidad de los informes psicológicos.

-Cuando las conclusiones de una pericial están basadas y contextualizadas en conocimientos aceptados por la comunidad científica y los datos que nos llevan a esos resultados han sido extraídos y procesados de acuerdo a las reglas y bajo control, no deberían encontrarse tanta disparidad. Las herramientas son variadas y el perito debe seleccionar las más adecuadas, fiables y validadas. Hay limitaciones y es necesario conocerlas e informar de ello al tribunal.

-¿Debería haber una enseñanza específica para la psicología forense?

-Hay desde hace años cursos de especialización en psicología jurídica y forense, son muchos los cursos de posgrado en distintas universidades y asociaciones públicas y privadas que los ofrecen. Pero lo cierto es que los estudiantes de Psicología que cursaban como optativa esta materia en la licenciatura ya no la tienen en el grado. Y es fundamental que aquellos psicólogos que decidan orientar su labor profesional en este campo estén especializados y mantengan una formación permanente.

Compartir el artículo

stats