Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

JOSÉ EMILIO LABRA GAYO. Coordinador del máster en Ingeniería Web de la Universidad de Oviedo | HERMINIO GARCÍA GONZÁLEZ. Doctorando en el grupo de Web Semántica de la Universidad de Oviedo

Labra: "En Informática los planes de retorno no funcionan, aquí cobran cinco veces menos"

"La investigación es la gran maltratada de esta sociedad... La sociedad se considera que ser profesor universitario es simplemente dar clase, y sin embargo, la investigación es lo que más se valora en la carrera pero no se dan medios...así que hay pocos profesores motivados para investigar. Mi percepción es

En su grupo de investigación está integrado Herminio García González, informático de la última promoción del máster de Ingeniería Web de la Universidad de Oviedo, que ahora prepara su tesis doctoral y coincide con el maestro que "muchas buenas ideas que pudieran tener los investigadores se quedan en el baúl de las ideas perdidas porque, sin acompañamiento presupuestario, la investigación no puede sobrevivir". Uno y otro convienen en que, a pesar de trabajar en uno de los campos con tasa de desempleo casi cero, "hay mucho talento científico desperdiciado" en el sentido de que los mejores acaban por abandonar la carrera investigadora en favor de un empleo mejor remunerado en la empresa privada.

"Hay gente que querría hacer el doctorado pero no tiene financiación, gente que lo está haciendo sin remuneración y gente que directamente ni lo intenta por no meterse en el lío que supone", apunta el más joven a modo de radiografía de su disciplina. En muchos casos, agrega Labra, y sin caer en pesimismos excesivos, los que optan por irse fuera de España se encuentran con que al regresar sus salarios son cinco veces más bajos que lo que les ofrecen en el extranjero. No obstante, "nuestros alumnos no tienen nada que envidiar a los de las mejores universidades", remarca el docente y coordinador del máster en Ingeniería Web, una disciplina con varios grupos relacionados. "Hace diez años montamos el máster y alrededor hay varios grupos punteros de la Universidad: en Internet de las Cosas, lenguajes de programación, eLearning, interacción persona-computador...", relata el profesor. En su grupo se encuentran en este momento en una etapa "de transición". Hace dos años tuvieron un pico de proyectos que eran más de desarrollo que de investigación y optaron por cambiar el ritmo y dedicarse a la investigación. Desde su fundación han desarrollado proyectos con Fundación CTIC y la Administración del Principado, luego con Treelogic, Gateway, BMat, World wide web Foundation e Izertis. También realizaron la primera versión del portal de datos para la FAO de Naciones Unidas. "Fuimos pioneros en la creación de portales de datos, que son similares a los portales web pero enfocados sobre todo, a la publicación de datos", detalla el profesor. No se adoptó, sin embargo, en España, la iniciativa de las empresas estadounidenses que cuentan con un comité científico, con personal de las universidades, que les hace las veces de asesor.

El caso del joven Herminio esta atípico dentro de la Ingeniería Informática. Tras cursar el grado y el máster de Ingeniería Web decidió sumarse al grupo de Labra -donde son tres profesores y dos becarios-. Ahora mismo Herminio prepara su tesis doctoral en el departamento de Informática de la Universidad de Oviedo. "Pero ahora casi nadie quiere hacer ya la tesis", reconoce Labra. "De 300 alumnos puede haber uno con interés por investigar", continúa el docente. Lo justifica que la Informática es una disciplina que ofrece muy buenas perspectivas laborales. "Aquí los planes de retorno no funcionan", opina el profesor. ¿La razón? Una de las grandes mecas de su disciplina, Estados Unidos, recibe con los brazos abiertos a los jóvenes graduados. Si vuelven a España, insiste, cobrarían muchísimo menos. "Y encima se encuentran con recortes a la investigación", sentencia.

Pese a lo que pudiera parecer, Labra es consciente de que hay voluntad desde los órganos de dirección de la institución académica de dar un vuelco a esta situación. "Estamos bien como fuente de formación pero mal como foco de atracción de talento", diagnostica. Una joven venezolana que se llegó al grupo solo le pedía garantías para poder quedarse a investigar tres años. No se lo pudieron asegurar ante la etapa de incertidumbre que atraviesa la ciencia española y optó por ir a la empresa privada.

Herminio plantea otro punto de vista. "Creo que formarse en el exterior y conocer otras realidades es siempre positivo y enriquece en términos personales y académicos. Sin embargo, lo que estamos viendo es que mucha gente se marcha ante la poca perspectiva que hay en España. Estarían encantados de volver pero les cerramos las puertas", advierte el joven. De hecho, antiguos miembros del grupo de Web Semántica de Oviedo están dispersos por todo el mundo: en Australia, en San Francisco, en Berlín, en Holanda... "Uno de ellos", detalla Labra, montó una empresa y tiene el honor de que, incluso, rechazó una oferta de Google porque quería avanzar un poco más", cuenta, orgulloso de su cantera. De hecho, muy pocos de esos talentos han llegado a terminar la tesis doctoral, "porque no lo han necesitado", precisa sobre la realidad de un sector, a la vez, muy exigente. "Te obliga a estar actualizándote permanentemente", coinciden maestro y discípulo.

El futuro avanza hacia la interoperabilidad. "Hoy cualquier lugar está informatizado pero el problema es interoperar", indica Labra sobre un campo de investigación en el que están asesorando al gobierno de Chile. "Lo importante", plantea a modo de desafío de futuro, " es que la tecnología ayude a configurar datos enlazados". Google lo está haciendo y, en la Universidad de Oviedo, ellos también.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats