17 de abril de 2019
17.04.2019

Cinco lugares en la frontera entre Asturias y Galicia que no te puedes perder

Plan para esta Semana Santa: visitar los pueblos en el límite entre gallegos y asturianos

17.04.2019 | 16:50

Un paseo a las orillas del río Eo en Castropol, el atardecer en la playa de Tapia Casariego o el encanto y la gastronomía de Ribadeo. Estas son algunos de los lugares que merece la pena visitar en la frontera entre Asturias y Galicia. En poco más de 40 kilómetros, el visitante puede disfrutar de playa, montaña y una buena comida. Estos son los cinco lugares en el límite entre tierras gallegas y asturianas a los que te puedes escapar esta Semana Santa.

Tapia de Casariego

Tapia de Casariego se encuentra en la parte más occidental de Asturias. El concejo, además de ser un referente del surf que acoge en Semana Santa una prueba del Mundial, esconde muchos otros tesoros. Su pequeño puerto y la zona del paseo de la playa de San Blas (también conocida como La Ribeiría) son dos puntos por los que es una gozada pasear. Para los amantes de la fotografía, un dato: en Tapia hay un museo dedicado a las cámaras fotográficas.

Este año el Campeonato de Surf de Tapia de Casariego tiene lugar los días 18, 19 y 20 de abril. El ambiente estos días en el municipio es muy animado gracias a la prueba deportiva.



Ambiente para el Campeonato de Surf de Tapia de Casariego. Foto: Raquel Murias. 


Ribadeo

Ribadeo marca el inicio de Galicia. Se encuentra frente a lo localidad asturiana de Castropol, pero pertenece a la provincia de Lugo. Pasear por las calles de este municipio bañado por el río Eo y disfrutar de su gastronomía siempre es una buena idea. 

En el municipio de Ribadeo se encuentran también la famosa Playa de las Catedrales (a unos 10 kilómetros de la localidad). Esta playa de la mariña lucense está declarada Monumento natural por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Galicia.

Durante la marea baja puede accederse a un largo arenal delimitado por una pared rocosa de pizarra erosionada por el paso de los años de forma caprichosa. Hay arcos de más de treinta metros de altura y varias grutas por las que perderse. La gran afluencia de visitantes a esta playa, ha llevado a la Junta de Galicia a restringir su paso. Para ir hay que pedir cita previa en su página web y acudir en uno de los turnos de visita.



Una imagen de la playa de las Catedrales. 

Castropol

Castropol es un pequeño pueblo pesquero del occidente, pintoresco, acogedor y de visita obligada en esta lista de pueblos en el límite entre Asturias y Galicia. El entorno en el que se ubica Castropol, entre el mar y de la montaña, lo convierte en un lugar de contrastes con mucho encanto.

Otro de sus puntos fuertes es la gastronomía, con los mariscos y pescados de río como protagonistas de la mesa. Destacan especialmente las ostras del Eo. Más de trescientas toneladas de ostra salen de su estuario, que concentra la mayor producción de Asturias.



Ostras del Eo. Foto: Tania Cascudo


Vegadeo

Vegadeo es naturaleza, historia y lugar de paso del Camino de Santiago. El tránsito de peregrinos por esa localidad asturiana es visible en detalles como la Cruz de Paramios, el típico crucero a pie de camino que servía a los caminantes para parar a rezar situado en Monticelo.

Además, en el concejo hay varias sendas para dar un paseo y una ruta para descubrir el patrimonio arquitectónico del lugar, conocida como la ruta de los palacios. Este recorrido comienza en el caso urbano de Vegadeo con la visita al palacio de Lastra (del siglo XVI), el palacio de Valledor o la Casa del Campo. De ahí se puede ir a Piantón a visitar la casa del Rego (del siglo XVII) a Vixandre a ver su palacio y a Abres a ver El Pividal, del s. XVII y XVIII.



Vista de la desembocadura del río Suarón desde la Avenida de Asturias, con el centro de Vegadeo al fondo

Taramundi

Taramundi es un concejo asturiano donde el visitante encontrará un enclave apacible y sosegado entre montaña. De visita obligada es el castro que se encuentra en las entrañas del pueblo o acudir al Museo de los Molinos de Mazonovo.

Otro de los emblemas de Taramundi son sus navajas. Existe una gran tradición en la elaboración de navajas y cuchillos artesanos. Además, en la aldea de Pardiñas, a escasos kilómetros de Taramundi, hay un Casa Museo de la Cuhillería Tradicional de Taramundi donde se puede llevar a cabo un recorrido por la trayectoria y cultura de los ferreiros.

Taramundi es también naturaleza. La cascada del arroyo de La Salgueira es un auténtico espectáculo con una caída de agua de 50 metros.


Canal de agua de Mazonovo. Foto: Ana Paz Paredes
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído