Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"No nos da dinero ni el Tato", se quejan los organizadores de la Olimpiada Matemática

Asturias acogerá en junio la prueba nacional, con cien estudiantes y sin respaldo económico de la Administración: "Eso en otras regiones no pasa"

"No nos da dinero ni el Tato", se quejan los organizadores de la Olimpiada Matemática

"No nos da dinero ni el Tato", se quejan los organizadores de la Olimpiada Matemática

A Asturias le toca este año organizar la Olimpiada Nacional de Matemáticas, en la que participará un centenar de estudiantes, y sus organizadores están desesperados. "Aquí no pone dinero ni el Tato", afirma, sin tapujos, Rubén Pérez Zaramillo, presidente de la Sociedad Asturiana de Educación Matemática (SADEM). Ya ha perdido la cuenta de a cuántas puertas ha llamado para pedir ayuda y asegura que son pocos las que le han abierto. Básicamente, los ayuntamientos de Avilés, Gijón, Mieres y Villaviciosa, la Universidad de Oviedo y las empresas Alsa, Divisadero y Casio. El Gobierno del Principado no les dará "ni un duro". "En todas las olimpiadas que se hacen por toda España, las administraciones públicas ayudan. Aquí es un dolor, andamos todo el día de pedigüeños", se queja Pérez.

La Olimpiada se celebrará a finales de junio -en principio, del 24 a 28-, reunirá a cien alumnos de segundo de la ESO de todo el país y su organización cuesta "entre 20.000 y 25.000 euros". Hacía por lo menos veinte años que Asturias no acogía este evento, que consistirá en una prueba individual en el edificio histórico de la Universidad de Oviedo en la que los jóvenes tendrán dos horas para resolver problemas, y en otra grupal en el Jardín Botánico de Gijón y en el edificio de la antigua plaza del pescado en Avilés. "Serán una gymkana con quince puestos, cada uno con una prueba, como medir la altura que forma un triángulo de tres árboles, y una prueba de velocidad, con puzzles, juegos de ingenio... Es un evento que tiene mucha visibilidad", explica Rubén Pérez.

Sin embargo, la Sociedad Asturiana de Educación Matemática no se siente respaldada. "Ya no sé a cuántas instituciones privadas escribí y el 80% de ellas ni respondieron", afirma. Por ahora, solo han mostrado su interés en colaborar la empresa Divisadero, Casio y Alsa. Algunos ayuntamientos colaborarán con las actividades culturales que se hacen por las tardes, el transporte y las comidas, mientras que la Universidad les cederá la residencia universitaria de Mieres y las aulas para el examen individual. "La Consejería de Turismo ni contestó, la de Ciencia nos dijo que dinero no, pero que se ofrecía a intermediar ante instituciones; y la de Educación nos comunicó que no pueden dar subvenciones directas", comentan con desánimo los organizadores.

Compartir el artículo

stats