Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La tercera ola se retrasa y crece la opción de vacunar antes a los más vulnerables

La cepa británica llega a Asturias con un brote de cuatro casos en una familia de Avilés

Raquel Baides vacuna al fisioterapeuta Adrián Álvarez. | Luisma Murias

Una mala noticia, aunque tenía que llegar tarde o temprano: la nueva cepa británica del coronavirus ya está en Asturias. Una buena noticia: el repunte de casos de covid, que parecía empezar a dispararse días atrás, da muestras de ralentización. Anteayer, jueves, se registraron 107 nuevos contagiados, menos que el miércoles (126) y que el martes (134), aunque más que el lunes (73) y que el domingo (82).

Este frenazo invita a pensar que la subida de la curva de la tercera ola pandémica, evidente y sostenida en otras comunidades autónomas, puede demorarse –al menos por algunos días– en el Principado. De este modo, gana cuerpo la esperanza de que pueda ser vacunada buena parte de la población más vulnerable de la región –en particular, las personas mayores que viven en residencias– antes de que la nueva ola alcance unos niveles elevados.

La nueva cepa británica del covid –no más agresiva pero si más contagiosa que las anteriores– ha llegado a la región en el marco de un brote de cuatro casos en una familia de Avilés (padre, madre y dos hijas). Una de las hijas estuvo en Reino Unido y regresó hace aproximadamente dos semanas. En dos de los casos se ha confirmado que se trata de la variante británica y en los otros dos (una de ellas, la joven que estuvo en territorio inglés) no había suficiente carga viral para confirmarlo.

Anteayer, jueves, se registraron en Asturias cinco fallecimientos, tres más que el miércoles, todos ellos mayores de 65 años, según el Observatorio de Salud del Principado. La tasa de incidencia acumulada en los últimos catorce días por 100.000 habitantes se sitúa en 117 (ligeramente por encima de la del miércoles), mientras que la de siete días alcanza el 62 por 100.000 (frente al 57 de la jornada anterior).

Además, el jueves se registraron ocho ingresos hospitalarios, ninguno de ellos en cuidados intensivos (UCI), y se computaron doce altas, con lo que el grado de ocupación de las camas hospitalarias por pacientes covid se sitúa en el 6,7 por ciento en planta y en el 18,9 por ciento en las unidades de críticos.

En los hospitales de la región estaban ingresados ayer 172 enfermos de covid en las plantas y 61 en UCI: en total, 233. Esta cifra está muy alejada del tope de ocupación registrado el pasado 15 de noviembre, cuando había 893 pacientes en planta y 145 en áreas de críticos (1.038 en total).

Compartir el artículo

stats