Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las nuevas restricciones pueden hacer efecto en dos semanas, dicen los expertos

La tercera ola no llegará al nivel de la segunda, según los epidemiólogos | Respiro de los contagios tras el gran brote de 240 casos de Grado

La calle Gascona vacía por las nuevas restricciones

La calle Gascona vacía por las nuevas restricciones

Las nuevas medidas adoptadas en Asturias para contener la pandemia de coronavirus deberían dar resultados palpables en un plazo aproximado de dos semanas, tres a lo sumo. Este es el pronóstico que ayer realizaron tres expertos consultados por LA NUEVA ESPAÑA, según los cuales no es previsible que la tercera ola de coronavirus alcance en la región los dramáticos niveles a los que llegó la segunda en los pasados meses de octubre y noviembre. ¿Por qué? Principalmente, porque las medidas han sido adoptadas en un momento más bajo de la onda epidémica que las aplicadas en otoño.

Descenso de nuevos contagios

Por lo pronto, anteayer se diagnosticaron 273 casos nuevos, una cifra sensiblemente inferior a los 323 (dato corregido ayer) registrados el martes. Esta descenso podría significar –habrá que ver la evolución de los próximos días– que el gran salto numérico computado en lo que va de esta semana podría estar influenciado se forma en alguna medida por el gigantesco brote de casi 240 casos positivos –y cerca de 200 contactos estrechos– identificado en Grado y atribuido a varias fiestas celebradas en Nochevieja.

Tercera ola más benigna

“No debería alcanzarse una incidencia de casos tan alta como la que tuvimos en la segunda ola”, explica Pedro Arcos, profesor de la Universidad de Oviedo especializado en medicina preventiva y epidemiología de emergencias y desastres. El profesor Arcos puntualiza que en la magnitud de esta tercera ola “serán determinantes dos elementos”. Por una parte, “el grado de cumplimiento de las medidas”. Por otra, “la calidad del sistema de rastreo de contactos y la detección de casos”. Si estos dos elementos fallan o se relajan, prosigue el epidemiólogo, “las medidas no funcionarán”.

Dos o tres semanas para ver los efectos

Ayer entraron en vigor en la región dos normas descollantes: el adelanto a las 20.00 horas del cierre de la hostelería y el comercio, y a las 22.00 horas del toque de queda. Pero la tendencia de las epidemias no se cambia de un día para otro. “Las medidas normalmente tardan entre dos y tres semanas en visualizarse en las cifras de incidencia y otra semana más en verse en las cifras de ingresos hospitalarios”, pronostica Pedro Arcos. Este mismo plazo es el que baraja Usama Bilal, gijonés que ejerce como profesor de Epidemiología y Bioestadística de la Drexel University, en Filadelfia (EE UU): “Esperemos que con estas medidas se frene el avance de esta oleada pero, como con todas las medidas, tardaremos como mínimo un par de semanas en verlas hacer efecto”.

No sobrepasar los 400 casos diarios

Mauricio Telenti, microbiólogo del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), se suma a este vaticinio: “Confío en que esta onda quede por debajo de la anterior, en que el efecto de las medidas se vea en un par de semanas y en que Asturias no pase del umbral de los 400 casos diarios”. El 13 de noviembre del año pasado se registraron 807 contagiados, el pico máximo de toda la pandemia.

¿Incide la cepa británica?

Hay fundadas esperanzas de que no se repita el infierno sanitario y de mortalidad que el Principado sufrió desde mediados de octubre hasta mediados de diciembre. Sin embargo, Usama Bilal advierte de que “hay ciertas cosas en nuestra contra”. Y aventura algunas hipótesis: “Probablemente esta subida esté relacionada con actividades alrededor de la Navidad, el mayor recogimiento de la gente cuando el tiempo es menos favorable y, aunque resulte difícil saberlo sin vigilancia de tipos genéticos, el efecto potencial de la variante británica”. Por lo que LA NUEVA ESPAÑA ha podido averiguar, el peso de la cepa británica es hasta la fecha poco significativo en Asturias.

Incidencia del covid en Asturias en la segunda y tercera ola

Más rápidos que otras regiones

El profesor Bilal hace hincapié en que el Principado ha adoptado medidas de contención de la tercera ola con más celeridad que otras comunidades autónomas, en las que la onda epidémica está en puntos mucho más altos. Según los datos que ayer ofreció el Ministerio de Sanidad, la tasa de infectados de Asturias es la segunda más baja de toda España tanto en los últimos siete días como en los últimos catorce. Solo Canarias presenta datos más favorables en ambos epígrafes. “La otra buena noticia es que la vacunación de colectivos vulnerables puede ayudarnos a evitar las consecuencias del aumento de casos, que se centre en colectivos menos vulnerables”, indica Usama Bilal.

Restricciones anticipadas

Además de lo reseñado por el profesor gijonés afincado en Filadelfia, otro factor juega a favor de una tercera oleada más benigna: las restricciones se han aplicado en un punto más bajo de la onda epidémica que en la segunda fase. El pasado otoño, el cierre de la hostelería llegó el 4 de noviembre, cuando la incidencia de los siete días previos era de 226 casos por cada 100.000 habitantes, y el de los catorce días anteriores estaba en 446 por 100.000. Entre tanto, las medidas de ayer han llegado con tasas de 151 en siete días y de 235 en dos semanas. Sobre el papel, esta anticipación debe jugar a favor de la contención de la tercera ola. También hay que tener en cuenta que el 4 de noviembre se canceló toda la actividad hostelera, mientras que ayer solo se adelantó el horario de cierre.

¿Dejar solo abiertas las terrazas?

Los profesores Arcos y Bilal coinciden en indicar que, de no surtir efecto las restricciones implantadas ayer, el siguiente paso sería limitar aún más la acción de los bares y restaurantes. “Con los datos de contagio actuales no deberían estar abiertos sus interiores; creo que es la medida más lógica a implementar cuanto antes”, aseveró el profesor de Drexel University. Según Pedro Arcos, si la incidencia siguiera al alza “habría que establecer el cierre durante al menos dos semanas del interior de la hostelería y de cualquier otra actividad comercial no esencial”.

39 brotes activos

Según la Consejería de Salud, los 22 brotes surgidos desde el 23 de diciembre suman 402 casos y 793 contactos estrechos. En cuanto al ámbito de aparición, destacan los locales de hostelería, en los que se han detectado 13 de los 22 brotes, que han supuesto 235 contagios y 561 contactos estrechos. Además, 4 brotes tuvieron relación con el ámbito laboral y 2 con el educativo. El Principado ha notificado al Ministerio de Sanidad 17 brotes detectados en la última semana, lo que eleva a 39 los focos activos, con 562 casos en total.

Crece la ocupación de los hospitales

Anteayer, miércoles, se contabilizaron en los hospitales de la región 41 ingresos en planta y 5 en UCI, y se registraron 25 altas. En Asturias hay actualmente 249 pacientes hospitalizados en planta con confirmación o sospecha de covid-19, y otros 55 en UCI.

Una muerte

También el miércoles, falleció una mujer de 79 años. La mortalidad por covid en el Principado continúa a la baja, se supone que a la espera de que se haga sentir la subida de la tercera ola. La tasa de positividad de las 3.802 pruebas diagnósticas (PCR y antígenos) fue del 8,07 por ciento.

Compartir el artículo

stats