Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El covid anula la gripe: ni un solo caso entre adultos y tampoco bronquiolitis entre niños

Los expertos explican la desaparición del virus del invierno en la falta de movilidad, la mascarilla, la distancia y el aumento de vacunaciones

Campaña de vacunación contra la gripe en Asturias.

Campaña de vacunación contra la gripe en Asturias.

Ni un solo caso de gripe en Asturias. La región vivió el año pasado, en estas mismas fechas, un caos sanitario provocado por la gripe, con los centros de salud saturados y los hospitales planteándose habilitar hasta despachos para ingresar a los enfermos. Exactamente lo opuesto a lo que ocurre este año, en el que el covid-19 se ha impuesto al resto de virus de transmisión respiratoria haciéndolos incluso desaparecer.

La Consejería de Salud confirmó ayer que en los registros de las ocho áreas sanitarias asturianas no figura ni un solo caso de gripe. El temor a que el covid-19 y el virus de la gripe formaran una asociación caótica y de riesgo extremo no se ha producido, y los protocolos establecidos para afrontar esta situación no se llegaron a poner en marcha en ningún centro sanitario de la región.

Las razones son varias. Pedro Arcos, epidemiólogo y profesor de Salud Pública de la Universidad de Oviedo, explicó que existen dos razones básicas. Una es la elevada inmunización conseguida este año sobre todo entre los mayores de 65 años. Según la Consejería de Salud, tres de cada cuatro se vacunaron contra la gripe, el 28 por ciento más que en la campaña 2019-2020.

En total recibieron la vacuna 316.962 asturianos en la última campaña, el 55,72 por ciento más que el año anterior. Por edades, se inmunizaron 190.476 mayores de 65 años, que representaron el 60 por ciento del total de las dosis administradas. Además, el 75 por ciento de la población vacunada padece enfermedades crónicas y/o reside en centros geriátricos.

“Desde hace ocho o diez años venía disminuyeron de manera progresiva el número de personas que se vacunaban. Las cifras alcanzadas este año son muy favorables, y sería importante mantenerlas de cara a las próximas campañas”, explicó Pedro Arcos.

Pero añadió otra razón: las medidas higiénico-sanitarias y sociales impuestas para hacer frente al covid-19. El uso de las mascarillas, la distancia social, evitar las reuniones sociales, los entornos cerrados, y el lavado continuo de las manos hacen de barrera también para otros virus. “No son medidas específicas para el SARS, sino que sirven para todos los virus de transmisión aérea porque funcionan indiscriminadamente y cortan ese mecanismo de contagio”, explicó el epidemiólogo.

Adonina Tardón, catedrática de medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Oviedo, incluyó otro factor que considera también muy importante, y que es la falta de movilidad entre países. “El virus de la gripe viaja de norte a sur y de este a oeste, con lo que el virus del hemisferio sur que entra por los países del este, es posible que este año ni siquiera llegara. Y si llegó y está circulando, su incidencia es mínima, por las vacunaciones y por las medidas de prevención adoptadas”.

La doctora y profesora incidió en que “el hecho de que no se haya detectado ni un solo caso de gripe pone de manifiesto que la medicina preventiva y la Atención Primaria es lo más eficaz porque evita el brote estacional”.

La transmisión del virus de la gripe empieza entre los más pequeños. Viene precedida de un virus respiratorio que provoca bronquiolitis, que tampoco se ha registrado este año en Asturias, según confirmó el pediatra Marcelino Noguera, jefe de Pediatría del Hospital Valle del Nalón.

“Lo que está ocurriendo es muy extraño. La bronquiolitis puede durar hasta marzo, pero el pico llega antes que la gripe, la anticipa. En la semana de Nochebuena suele haber picos, y de los niños se transmite a los mayores y es pasada la Navidad cuando suelen llegar los picos en el conjunto de la población”, explicó Noriega. “Sin embargo este año no se han producido ni las bronquiolitis ni consta en las estadísticas sanitarias un solo caso de gripe. Es muy raro. Tendrá que ver con el uso de las mascarillas, las distancias sociales y la higiene. Pero en cualquier caso, si ya no ha habido gripe, será difícil que la haya. De hecho, nadie piensa en ello y sorprendería que se empezaran a detectar casos ahora”, afirmó.

Compartir el artículo

stats