Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un nuevo recorte de suministro amenaza los planes de vacunación en Asturias

Ministerio y autonomías acuerdan inmunizar a los mayores de 80 años | El HUCA aplaza cirugía no urgente por temor a un aluvión de ingresos

Alberto Díaz recibe la vacuna en Gijón.

Alberto Díaz recibe la vacuna en Gijón.

La buena marcha de las vacunaciones contra el covid en Asturias está severamente amenazada. Un nuevo recorte en el suministro de dosis por parte del laboratorio Pfizer puede alterar de forma sustancial los planes de inmunización del Principado y de muchos otros lugares. Hasta se considera comprometido que personas que ya recibieron el primer pinchazo puedan recibir el segundo y definitivo en los 21 días de intervalo que marca el protocolo del fabricante.

El jarro de agua fría llegó ayer, casi al mismo tiempo que un acuerdo entre el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas para que los mayores de 80 años que no viven en residencias geriátricas sean el quinto grupo prioritario de inmunización frente al coronavirus. El consenso fue alcanzado en el transcurso de una reunión del Consejo Interterritorial de Salud.

“Hoy nos han confirmado una buena noticia que esperábamos. Y es que el siguiente grupo de vacunación, el grupo quinto, será el de las personas mayores de 80 años”, afirmó Pablo Fernández, consejero de Salud del Principado, al término del encuentro. Las fechas de inmunización de este colectivo no están definidas, y seguramente el nuevo contratiempo en la distribución incremente la incertidumbre.

Un nuevo recorte. Los países de la UE recibieron este lunes pasado solo un 56 por ciento de las dosis que el laboratorio estadounidense se había comprometido a enviar con periodicidad semanal. En el caso de Asturias, de las 11.700 que estaban llegando se recibieron 6.552, lo que ya está obligando a extremar el cuidado en su manejo para aprovecharlas al máximo y poder completar el tratamiento de los que ya lo tenían iniciado. ¿Por qué esta merma? Según Pfizer, se trataba de una medida temporal y encaminada a aumentar su capacidad de producción de 1.300 a 2.000 millones de dosis al año. Como consecuencia de ello, las instalaciones en Puurs (Bélgica) estaban reduciendo las dosis entregadas durante esta semana. La farmacéutica había asegurado que se retomaría el programa original de suministro a la UE a partir a partir del próximo día 25, con un aumento de los envíos desde la semana del 15 de febrero. Ahora todo parece estar en el aire.

El HUCA aplaza cirugías. La tercera oleada de la pandemia de coronavirus comienza a alterar la actividad sanitaria ordinaria de la región. El Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) ha iniciado un reajuste de sus programaciones quirúrgicas por temor a un aluvión de ingresos, e incluso de casos graves, en las próximas semanas. “No hay suspensiones, sino algunos aplazamientos puntuales de lista de espera a la próxima semana”, explicaron ayer fuentes del complejo sanitario ovetense. La estrategia diseñada por los responsables del HUCA consiste en aplazar operaciones no urgentes para dar prioridad a la cirugía mayor ambulatoria, dado que no requiere ingreso posterior y, en consecuencia, no colisionaría con un eventual incremento de los ingresos que pudieran requerir asistencia en las unidades de cuidados intensivos (UCI).

Repuntan los contagios y crecen los ingresos. Asturias registró anteayer 366 nuevos infectados por coronavirus. Esta cifra es la más elevada de toda la tercera ola y quiebra, por el momento, la esperanza de que la curva comenzara a doblarse. El martes fallecieron en la región siete personas por coronavirus, lo que prolonga el repunte en este epígrafe. También se registraron 62 ingresos en planta y 3 en UCI, así como 31 altas hospitalarias. La cifra de planta implica que persiste el fuerte incremento, con 329 pacientes hospitalizados con confirmación o sospecha de covid-19. No obstante, los hospitales están muy lejos de los picos del pasado otoño.

La ocupación de las UCI no aumenta. La buena noticia se centra en que sigue bajando el número de ingresados en las unidades de críticos de los hospitales de la región. El pasado día de Nochebuena había 66 enfermos. Anteayer, 61. Ayer bajaron a 54.

Los geriátricos suman seis brotes más y casi el doble de contagios, pero se contienen los decesos

Las residencias asturianas han registrado en la última semana seis brotes por covid-19, uno menos que en la anterior, pero contabilizaron 115 positivos, al sumar casos otros 21 centros. Pese a estos incrementos, el número de decesos se mantiene contenido, con 13 fallecimientos, frente a los 15 de la semana anterior. Estos datos se registraron justo antes de que se empezara a inocular en los centros geriátricos la segunda dosis de la vacuna de Pfizer. Aunque el virus ha vuelto a entrar en las residencias, las cifras de fallecimientos de momento permanecen contenidas, frente a los estragos que provocó en las dos olas anteriores. Por otra parte, dos auxiliares de la residencia del ERA de Lastres denunciaron ayer que no les quieren vacunar y no saben por qué. Natalia Olvera y Sara García estaban de baja laboral cuando comenzó a ejecutarse el calendario de vacunas, y ambas se incorporarán a su puesto en las próximas semanas. “Seremos las únicas personas de la residencia sin vacunar, el resto del personal hoy ya se pone la segunda dosis”, aseguraron, tras explicar que, después de otra cita retrasada, ayer no las vacunaron porque “dicen que no hay vacunas suficientes para nosotras”.

Compartir el artículo

stats