Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La hostelería asturiana exige ser indemnizada “igual que quien sufre expropiaciones”

El sector se organiza para reclamar contra el Estado y el Principado: “Nos cierran y quieren que nos conformemos con ayudas que son migajas”

Bares cerrados en Sabugo, en Avilés.

Bares cerrados en Sabugo, en Avilés.

La hostelería asturiana se empieza a organizar para reclamar al Estado y al Principado las indemnizaciones correspondientes por el daño patrimonial que les ha causado el cierre de sus negocios. Consideran que su situación es similar a la que sufre un expropiado, solo que en su caso los gobiernos central y regional quieren “que nos conformemos con unas ayudas que no cubren ni los gastos. Y lo que exigimos son indemnizaciones, no migajas”. Este movimiento ya está calando a nivel nacional.

La compleja relación entre la patronal de la hostelería y el turismo de Asturias, Otea, y el Principado se ha vuelto más tensa a raíz de la convocatoria de las ayudas al sector, que excluyen a todos aquellos empresarios y autónomos que tengan deudas con la Agencia Tributaria y/o la Seguridad Social.

El Ejecutivo que encabeza Adrián Barbón publicó ayer la primera convocatoria de ayudas correspondientes al fondo de rescate, dirigidas en este caso a las actividades turística, hostelera y de restauración. Estas prestaciones, que oscilarán entre los 3.000 y los 9.000 euros, llegarán a unos 10.000 potenciales beneficiarios, que podrán solicitarlas a partir del jueves y durante un plazo de diez días. El Principado tendrá hasta dos meses para resolver.

“Estas ayudas no son justas ni proporcionales a cada establecimiento y situación. Lo que exigimos son indemnizaciones y las vamos a reclamar al Estado y al Principado. Esto es como una expropiación. Nos han cerrado los locales y quitado nuestra forma de vida por una razón de interés general, igual que cuando expropian un terreno para hacer una carretera, que es de interés general. Pues exigimos que se nos indemnice en función del daño causado”, explicó el presidente de la patronal Otea, José Luis Álvarez Almeida.

El proceso que van a iniciar los hosteleros asturianos, y que ya se ha planteado en otras comunidades autónomas, será largo y proceloso, y se puede prolongar incluso años, y debe iniciarlo cada afectado de manera individual. Primero debe haber una reclamación de cuantía económica con informe pericial, y si el Estado y el Principado la rechazan, iniciar el procedimiento judicial. Según los juristas consultados, para iniciarlo hay que esperar a que finalice el estado de alarma y todo el proceso se puede alargar varios años.

Bares cerrados en Carreño Miranda, en Avilés

Vacío en las calles de Avilés, aún bajo estricto cierre de locales

La imagen es desoladora en las calles con mayor presencia de locales hosteleros en los concejos “4 Plus” reforzado: Avilés, Castrillón, Corvera, Aller y Lena. En estos municipios la hostelería está cerrada por completo y aún permanecerá así al menos una semana más. “Este vacío es desolador, y la situación en la que están muchas familias aún lo es más”, se lamentaba ayer el propietario de un establecimiento hostelero avilesino.

Compartir el artículo

stats