Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Vuelco vírico" en Asturias: la principal razón por la que no baja la curva de contagios por covid

La cepa británica contagia en edades escolares y genera asintomáticos entre jóvenes que la transmiten a otros, mientras disminuyen los ancianos infectados

La curva pandémica de covid-19 no desciende en Asturias –al contrario de lo sucedido en las olas anteriores– por una razón fundamental: la elevada tasa de personas jóvenes que resultan infectadas. Si se observa la incidencia del coronavirus entre menores de 20 años, se constata que desde hace un mes es más alta que la de todos los restantes grupos de edad. En el momento actual, casi duplica la registrada entre los mayores de 80 años, que en buena parte del transcurso de la pandemia fueron, con diferencia, el colectivo más castigado, tanto en el capítulo de infectados como en el de muertos.

Los expertos ponen de relieve que los jóvenes que resultan contagiados apenas presentan síntomas de la infección. Sin embargo, sí son transmisores de la misma a personas de su familia o de su entorno de edades más elevadas, y entonces surgen casos graves, e incluso hospitalizaciones. Esa es la causa de que la tasa de coronavirus de Asturias sea de las más altas de España, por debajo de la registrada en la Comunidad de Madrid y a la par que la del País Vasco.

Fue a finales del pasado enero cuando se produjo el entrecruzamiento de curvas de ambos colectivos. ¿A qué hay que achacarlo? Parece evidente que al efecto de la vacunación en las residencias de ancianos, que se inició el pasado 27 de diciembre y empezó a dar resultados evidentes pocas semanas más tarde.

En el cénit de la segunda ola, el pasado mes de noviembre, la incidencia del coronavirus entre los mayores de 80 años estaba disparada. El resultado fueron muchos hospitalizados y muchas muertes.

Los jóvenes comenzaron a resultar más infectados que los ancianos –en proporción al número de cada contingente, se entiende– justo el día de Navidad, 25 de diciembre, coincidiendo con la llegada de las vacaciones escolares. Y siguieron por encima hasta el 11 de enero. En ese momento, los mayores de 80 años y la franja de 20 a 50 volvió a tomar la delantera. Y fue el 31 de enero cuando la tercera ola comenzó a declinar y la población menor de 20 años ya se situó como la más contagiada en la región, liderazgo que mantiene a día de hoy. En el momento actual, la incidencia acumulada en los últimos 14 días es de 213 por cada 100.000 asturianos en la población menor de 20 años; y de 115 por 100.000 entre los mayores de 80 años.

Incidencia acumulada a 14 días, por tramos de edad

Casos diagnosticados por cada 100.000 habitantes.

17 nov.

1.083,2

Total edades

Más de 80 años

De 50 a 80

De 20 a 50

De 0 a 20 años

4 feb.

800

754,3

3 dic.

722,4

22 ene.

600

522,1

3 feb.

17 nov.

588,6

567,6

400

20 mar.

213,9

171,9

200

162,6

143,5

30 dic.

115,8

91,6

0

11 oct.

25 oct.

8 nov.

22 nov.

6 dic.

20 dic.

3 ene.

17 ene.

31 ene.

14 feb.

28 feb.

14 mar.

Fuente: Observatorio de Salud en Asturias

Incidencia acumulada a 14 días, por tramos de edad

Casos diagnosticados por cada 100.000 habitantes.

17 nov.

1.083,2

Total edades

Más de 80 años

De 50 a 80

De 20 a 50

De 0 a 20 años

4 feb.

800

754,3

3 dic.

722,4

22 ene.

600

522,1

3 feb.

17 nov.

588,6

567,6

400

20 mar.

213,9

171,9

200

162,6

143,5

30 dic.

115,8

91,6

0

11 oct.

25 oct.

8 nov.

22 nov.

6 dic.

20 dic.

3 ene.

17 ene.

31 ene.

14 feb.

28 feb.

14 mar.

Fuente: Observatorio de Salud en Asturias

En toda esta dinámica, la variante británica del coronavirus desempeña un protagonismo relevante, a juicio de los epidemiólogos. La cepa se identificó por vez primera en el Principado a finales del pasado diciembre. A día de hoy, se estima que genera el 96,4 por ciento de los casos de covid en Asturias.

A la hora de explicar la resistencia al descenso de la curva pandémica en la región, Pedro Arcos, profesor de la Universidad de Oviedo especializado en medicina preventiva y epidemiología, hace hincapié en que el agente patógeno ha cambiado y en que la cepa inglesa del virus (B117) “es un 47 por ciento más transmisible”. Entre tanto, Usama Bilal, gijonés que ejerce como profesor de Epidemiología y Bioestadística de la Drexel University (Filadelfia, EE UU), destaca que la incidencia de la enfermedad “está especialmente alta, pero estable, en los grupos mas jóvenes”. Y añade: “Sabemos que la variante británica supone ahora el mayor número de casos en Asturias, y es posible que estos patrones que observamos se deban a eso”.

Y la parte más positiva de todo este análisis nos lleva de nuevo a las residencias de mayores. La vacunación de los usuarios y de sus cuidadores está dando lugar a cifras cada vez más esperanzadoras, si bien persisten las muertes en un colectivo tan vulnerable ante la acción del virus.

Hay una comparativa que resulta muy elocuente. En la segunda ola pandémica, entre noviembre y diciembre de 2020, se registraron en los 270 geriátricos de Asturias 2.380 infectados de coronavirus y 463 fallecidos. Eso sucedió en dos meses. Pues bien, entre febrero y marzo de 2021 se han contabilizado en esas mismas residencias 184 contagiados y 61 muertos. Esa fuerte reducción del número de fallecidos tiene una repercusión muy importante en el global de muertos por covid en Asturias.

El dato más bajo desde el 2 de enero

Asturias registró anteayer, sábado, 65 nuevos casos de coronavirus. Se trata de la cifra diaria más baja desde los 62 contagiados contabilizados el pasado 2 de enero. La tasa de positividad también fue favorable: del 4,50 por ciento tras 2.024 pruebas diagnósticas realizadas. El sábado se produjeron en el Principado 20 ingresos en planta y 3 en unidades de cuidados intensivos (UCI). Asimismo, se registraron 2 altas hospitalarias, epígrafe que suele descender en los fines de semana. Actualmente, hay 197 pacientes hospitalizados en planta con confirmación o sospecha de covid-19 y otros 82 en UCI. La disminución de esta ultima cifra reduce el nivel de riesgo por vez primera desde el 26 de enero y permitirá a los hospitales acelerar la actividad quirúrgica en la semana que ahora comienza. El sábado fallecieron dos personas por coronavirus en Asturias: una mujer de 84 años y un hombre de 77.

Compartir el artículo

stats