Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Cuándo y cómo volverán las visitas en los geriátricos? Los planes del Principado para la desescalada en las residencias

El protocolo, que tendrá el visto bueno de Salud, permitirá nuevos ingresos y más visitas, pero con estrictos protocolos de seguridad

Residentes en un centro de mayores. EFE

La Consejería de Derechos Sociales trabaja a marchas forzadas en la elaboración de un protocolo que satisfaga a las autoridades sanitarias para iniciar una desescalada real en las residencias geriátricas asturianas después de Semana Santa, de tal manera que se puedan permitir más visitas, más ingresos, más salidas y más usos de espacios comunes. Pero esas medidas serán, en cualquier caso, de estricta aplicación tanto para los residentes como para los profesionales y las familias.

Ni los residentes ni sus familiares ocultan el malestar, e incluso el cabreo, que les supone que, pese a que ya se han distribuido las dos dosis de vacunas en todos los geriátricos de Asturias, se mantienen las restricciones para que las familias puedan compartir horas y espacios. También están prácticamente suspendidos los nuevos ingresos en los centros y solo se permiten aquellos que son absolutamente imprescindibles y con estrictas medidas de seguridad para evitar contagios.

Las residencias asturianas llevan más de un mes sin registrar nuevos brotes por covid-19, y solo se han contabilizado casos aislados. Pero las autoridades sanitarias no quieren correr riesgos. El director general de Salud Pública, Rafael Cofiño, fue contundente en su última intervención al respecto. “No olvidemos de dónde venimos”, dijo en referencia al elevado número de contagios y fallecimientos que se llegaron a registrar en los geriátricos.

Las autoridades sanitarias mantienen en vigor un protocolo de flexibilización que se aplica por fases directamente vinculadas al estado epidemiológico no solo de la propia residencia, sino también del concejo en el que se ubica el centro. Esto, sumado al periodo de cada una de las fases, hace que en la práctica se avance poco en la flexibilización. Y las quejas van a la Consejería de Derechos Sociales, tanto de los familiares como de las direcciones de los centros.

Salud ya anunció que, si en Asturias se controla el número de contagios y los datos siguen siendo favorables en las residencias, a partir del próximo 9 de abril, una vez que pase Semana Santa, “algunas” competencias volverán a Derechos Sociales. De ahí que esta consejería se afane en la elaboración de las medidas que tendrán que regir a partir de entonces para recuperar cierta normalidad. Aunque “deberán tener el visto bueno de las autoridades sanitarias para evitar que se produzcan nuevos brotes”, señalaron algunas fuentes consultadas.

Las nuevas medidas persiguen combinar la vuelta a la “normalidad” con estrictos protocolos de seguridad, que serán específicos tanto para los residentes como para los profesionales, además de serlo también para las familias. “Estar vacunado no supone una inmunización absoluta, y es necesario mantener ciertas pautas de comportamiento que se mantendrán en el tiempo en las residencias en un intento de minimizar riesgos. No se trata de abrir las puertas de par en par porque aún no se puede. Hay que seguir siendo muy prudentes”, indica el responsable de uno de los 270 centros geriátricos que funcionan en Asturias.

Compartir el artículo

stats