Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mallada reprocha al Gobierno de Barbón "el balance muy pobre" en su iniciativa legislativa

"No me doy por aludido", replica el presidente del Principado al ser preguntado por IU sobre las criticas del Arzobispo a la gestión política de la pandemia

La presidenta del PP y portavoz del principal partido de la oposición, Teresa Mallada, ha reprochado al Gobierno autonómico su "balance muy pobre" en la iniciativa legislativa desde el inicio de su mandato, en el verano de 2019, en el turno de preguntas al Presidente de esta mañana en la Junta General, en el que la portavoz de IU, Ángela Vallina, dedicó la suya a realizar una denuncia de las valoraciones realizadas recientemente por el Arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes, sobre la gestión de la pandemia por parte de algunos políticos.

Teresa Mallada ha acompañado su crítica con datos. De las once leyes que el Gobierno socialista tenía previsto llevar a la Cámara en 2020 "solamente trajo tres, es un balance muy pobre", lamentó la presidenta de los populares asturianos, quien afirmó que "el esfuerzo no se encuentra en el ADN de su Gobierno, pese a que al inicio de la legislatura reforzó su estructura, que cuesta un millón de euros más". La diputada del PP acusó al Ejecutivo autonómico de practicar la estrategia "del perro del hortelano, que ni come ni deja comer" ya que ha rechazado las seis propuestas legislativas llevadas a la Cámara por su grupo, entre las que había una sobre la reforma de la Función Pública y otras sobre Puertos, la reforma de la ITV o una ley de Mecenazgo. Mallada acabó pidiendo a Barbón que "no peque de soberbia porque torres más altas han caído" tras afearle que no haya atendido su petición de reunión para abordar el problema de los pesqueros asturianos "y me haya remitido al Consejero".

Barbón aseguró que Mallada no le ha pedido una entrevista desde que accedió a la presidencia del Partido Popular, extremo que negó desde su escaño la presidenta del primer partido de la oposición, y argumentó que ante una cuestión sectorial, como la pesca, "el interlocutor siempre es el consejero de cada área". El presidente del Principado indicó que el PSOE "no está obligado a votar a favor de las proposiciones de ley que lleve el PP" y matizó que si esas propuestas no salieron adelante fue por no contar con el apoyo del resto de partidos. Que no hay química alguna entre Barbón y Mallada es un secreto a voces, del que hoy hubo una nueva prueba en el parlamento regional cunando el presidente recomendó a la dirigente popular que se tenga respeto a sí misma. "¿No le lleva a reflexionar que igual es usted la que va en la dirección equivocada?", replicó Barbón, que volvió a insistir en que la dirigente del PP "está siempre mirando de reojo a Vox y le aconsejó que "no regale el espacio de centro derecha a un partido que es la extrema derecha".

La portavoz de IU en la Junta, Ángela Vallina, preguntó a Barbón qué opinión tenía de las valoraciones críticas realizadas por el Arzobispo de Oviedo acerca de la gestión de algunos dirigentes políticos en la pandemia. "No me he sentido aludido, ni tampoco el Gobierno de Asturias", contestó el presidente del Principado, quien recordó alguna valoración positiva de Sanz Montes sobre la labor del Principado.

Ángela Vallina, no obstante, exigió al Gobierno autonómico "una condena de estas manifestaciones", que calificó como "una vergüenza" porque son "fruto de una cultura reaccionaria". La diputada de IU responsabilizó a Sanz Montes de "utilizar su pedestal espiritual para enviar un mensaje ultraconservador y negacionista", al tiempo que le reprochó que su modelo "sea el de comunidades como Madrid que defienden el beneficio económico antes que la vida y luego da lecciones a las mujeres sobre el aborto". Barbón en su turno de réplica defendió el carácter aconfesional del Estado, recogido en la Constitución, y recordó que cuando la derecha ha gobernado no ha derogado leyes como las del aborto, el matrimonio sexual "y tampoco lo hará con la de la eutanasia, cuando gobierne dentro de muchos años". Barbón acabó emplazando a Vallina a que reivindique "a curas comunistas" como el Padre Llanos.

El portavoz de Podemos, Daniel Ripa, reclamó de Barbón una respuesta sobre la operación de fusión de Liberbank con Unicaja y alertó del impacto que podría suponer en pérdida de empleo en el personal que trabaja en Asturias para la entidad financiera. "Ya no es la antigua Cajastur, es otra cosa", empezó por contestar el presidente del Principado, quien añadió que "cualquier ajuste tiene que ser fruto del acuerdo con las organizaciones sindicales". Barbón indicó que los procesos de fusión se han convertido en habituales en las últimas décadas tanto en España como en el resto del mundo y desde el Gobierno autonómico no cabe oponerse al protagonizado por Liberbank "mientras mantenga el empleo y la raigambre con Asturias".

El cara a cara quincenal entre el portavoz de Foro, Adrián Pumares, y el presidente, Adrián Barbón, trató sobre el impuesto de sucesiones y su impacto en la deslocalización de actividad empresarial en Asturias. El portavoz forista criticó que "los impuestos altos forman parte del ADN de los gobiernos socialistas como el despilfarro y el endeudamiento". El presidente autonómico contesto que la sucesión en la actividad empresarial "tiene en Asturias una bonificación del 99 por ciento" y añadió que en Asturias solo pagan ese tributo "doscientas personas al año" que luego identificó como "grandes fortunas", a lo que Pumares rebatió que "la cuestión es por qué en otras autonomías nadie paga ese tributo". Barbón pidió al portavoz forista que no confunda el tributo de Sucesiones con la plusvalía, que cobran los ayuntamientos, "y a la que no va a renunciar ninguno", y concluyó que "los impuestos son el precio de la civilización, sin ellos no hay sanidad, ni educación ni lucha contra la pandemia".

Compartir el artículo

stats