Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Así se vive en la Salas incomunicada por el “argayón”, donde ven "una brutalidad” lo que tardarán en abrirles una vía

“Es desmoralizante”, afirma un empresario de la zona, donde sufren “la pupa” de la carretera nacional bloqueada y otro retraso en la obra de la autovía

Así es la nueva ruta a Salas VÍDEO: Amor Domínguez/ FOTO: Irma Collín

En Salas no se lo pueden creer. Hasta finales del próximo verano no tendrán un paso provisional para sortear el “argayón” que tapona la carretera nacional 634, entre Villazón y Casazorrina, y que obliga a dar rodeos para acceder a la capital del concejo, así como para llegar a Tineo y Allande. El anuncio de los plazos ha caído como un jarro de agua fría sobre los vecinos de la comarca, desesperados ante un nuevo desprendimiento –que bloquea la carretera nacional– producido en las eternas obras de construcción del tramo de Cornellana a Salas de la autovía Oviedo-La Espina. Por ello, exigen agilizar los tiempos para tener una vía alternativa: “Me parece que los plazos son brutales con los medios de los que disponemos hoy en día”, destaca la taxista Loli Álvarez.

Es el sentir general de los salenses, que viven estos días desde que se produjo el “argayón” entre la rabia y la resignación. “Estamos tocados, todos, el pueblo en sí, porque vemos que nos morimos poco a poco”, dice la hostelera Susana Díaz. “Sin infraestructuras solo falta que se vaya la Danone porque no tiene por donde pasar”, añade a renglón seguido. En su cafetería de Salas, ya no entran a tomar el café algunos de los habituales “porque el tiempo, ahora, lo echan en la carretera”, dice. Y a los trabajadores que acudían al almuerzo “ya no se les ve el pelo”.

Los desvíos por el

argayo de Casazorrina

Tramo

cortado

Cornellana

Zona del

argayo

Salas

N-634

N-634

A-63

La Espina

AS-226

AS-359

Dóriga

Para turismos

Requejo

AS-216

AS-15

El Crucero

Soto de

los Infantes

Lorero

Para vehículos pesados

Oviñana

Tineo

AS-227

Rodical

AS-15

AS-215

Bebares

Soto de

la Barca

Los desvíos por el

argayo de Casazorrina

Tramo cortado

Zona del

argayo

Cornellana

Salas

N-634

N-634

A-63

La Espina

AS-226

Dóriga

AS-359

Para

turismos

Requejo

AS-216

AS-15

Soto de

los Infantes

Lorero

Oviñana

El Crucero

Para vehículos pesados

Tineo

AS-227

Rodical

AS-15

AS-215

Soto de

la Barca

Bebares

La falta de clientela también se nota en los negocios hosteleros de Tineo y Allande que se nutren, en parte, de visitantes de las ciudades de la región cada fin de semana. Pero el rodeo que deben dar los clientes por la carretera AS-15 en sentido Cangas del Narcea anula muchas reservas. Así lo advirtieron en los establecimientos de restauración de la zona. “Se está notando mucho porque la gente decide ir a otros sitios por no dar vueltas”, señala el comerciante José Manuel Alba, quien califica de “exagerado” el plazo de hasta finales de verano para el paso alternativo “en los tiempos en los que estamos”.

La preocupación en el sector empresarial de la zona crece y el anuncio de los tiempos previstos para disponer de un paso provisional que aligere la actual situación de rodeos pone palos en las ruedas de las compañías asentadas en la zona. “Estábamos ilusionados viendo que la situación de la pandemia podía mejorar de aquí a un año y el anuncio de los plazos ha sido un palo”, comenta José Ramón Iglesias, gerente de Cafés El Globo, que recientemente ha hecho una inversión millonaria en su factoría de Zorrina (Salas).

34

GALERÍA DE FOTOS: Salas clama contra el tiempo que tardarán en solventar el “argayón”: “Es una brutalidad” Irma Collín

Explica que, por ejemplo, las furgonetas de reparto acumulan más tiempo y más kilómetros para hacer las rutas habituales. Y que las visitas a la planta cafetera se van cayendo de la agenda. Pero al bloqueo de la carretera nacional se suman los años de espera para ver terminada la autovía. Una infraestructura que, en el tramo de Salas, acumula varios retrasos y parece que nunca acaba de llegar. “Es fundamental porque nos acerca y este nuevo retraso (por el argayo) en la finalización de la obra, de 14 meses, nos va a hacer pupa a la hora de captar nuevos clientes. Si me pinchan no sangro, es desmoralizante”, lamenta Iglesias.

El “argayón” toca de pleno a los transportistas. Los vehículos pesados deben circular por la AS-15 en sentido Cangas del Narcea hasta el desvío de la AS-226 por el Rodical hacia El Crucero, en Tineo, para acceder a La Espina y bajar a Salas. Y el tramo entre Rodical y El Crucero “mete miedo”, lleno de baches y con un pronunciado hundimiento en el pavimento que está señalizado. Por lo que muchos conductores optan por ir hasta Tineo y, desde allí, a La Espina para evitar el mal estado del vial pese a que suman aún más kilómetros. De hecho, muchos de los camiones que circulan por la zona son, sobre todo, de pienso o transporte de animales al tratarse de una comarca eminentemente ganadera.

Los chóferes lo llevan con mucha filosofía. “Ye lo que hay, no queda otro remedio, para llegar a la cantera de Doriga desde Salas echo tres cuartos de hora más por viaje”, explica Javier Linde. Los transportes no pesados, como las furgonetas, pueden circular, en cambio, por donde los turismos, entrando a Salas por Soto de los Infantes desde la AS-15. “Lo llevo muy mal”, reconoce Mario Suárez, que no acaba de acostumbrarse al nuevo itinerario. Y a otros, como a Francisco Noval, les pilla por sorpresa el desvío obligado: “Llevaba una temporada sin venir por la zona y no vuelvo con tanto rodeo, que venga el compañero”, bromea.

El “argayón” desde Casazorrina Irma Collín

Aunque los turismos deben acceder a Salas por Soto de Los Infantes, lo cierto es que la mayoría pasan por el desvío, exclusivo para residentes, que hay en Villazón, justo antes del corte de la carretera nacional por el “argayón”, transitando por la vía local que pasa por Camuño hacia la villa salense. “Es impresionante, un tráfico continuo y cada día pasan más, no sé cómo se enteró la gente porque no hay ningún aviso en la carretera”, dice María Denis Menéndez, vecina de la localidad. También Carmen Rodríguez advierte el incremento del paso de coches, que vigila atentamente desde su ventana. “Habrá que conformarse”, resuelve. Un pueblo acostumbrado al paso de un centenar de vehículos al día que, ahora, se ha multiplicado. “Si pasaban cien, ahora pasan mil por lo menos. Lo llevamos fatal porque andan como cazas y hay zonas que no pasan dos coches y se oyen constantemente frenazos. Esto no ye la general, hay que andar suave”, apunta José Luis Velázquez, vecino de Camuño. En el taller mecánico del pueblo, por el momento, no han atendido ningún choque, “Pero llegará”, estiman. Hacen un llamamiento a los conductores para que circulen por los desvíos previstos y que aquellos que pasen por Camuño lo hagan a baja velocidad por el pueblo, cuyos habitantes acostumbran a dar paseos por sus caminos, llenos ahora de conductores ávidos de atajar un poco dentro del rodeo al que les obliga el gran argayo de Casazorrina. “A los niños ya no los dejo salir en bici”, lamenta Isabel Pérez.

Con tanto tubo de escape circulando por sus carreteras secundarias y hasta terciarias, en Salas están que echan humo con los plazos previstos para dotar a la zona de un paso provisional, así como con el nuevo retraso –uno más– en la obra de la autovía. Por ello, han iniciado una campaña de recogida de firmas e internet. “Cada vez hay más despoblación en esta zona y, al final, nos llegan menos recursos”, señala Beni Fernández, vecina de Salas capital. Desesperados, los salenses emplazan a Carreteras del Estado a apurar al máximo posible los plazos previstos. Si no, amenazan con otro gran argayo; pero, esta vez, de enfado vecinal.

La FADE exige que se reduzcan los plazos para abrir una vía alternativa: “Es inconcebible”

La Federación Asturiana de Empresarios (FADE) solicita al Ministerio de Fomento que por la vía de urgencia habilite una vía alternativa que permita salvar el argayo producido en las obras de la autovía Oviedo-La Espina que ha colapsado la carretera nacional 634, obligando a tomar desvíos que suponen grandes rodeos por las carreteras suroccidentales. Y solicita al Principado de Asturias y a la Delegación del Gobierno en Asturias que intercedan en la agilización de los plazos previstos. Por ello, hoy, el presidente desde FADE, Belarmino Feito, se reúne en la localidad salense de Casazorrina con los alcaldes de Salas y Tineo, Sergio Hidalgo y José Ramón Feito, respectivamente, así como con empresarios asentados en la comarca afectados por el “argayón”. “Es inconcebible que en pleno siglo XXI, los ciudadanos y empresarios de estas comarcas del Suroccidente tengan que esperar cinco meses para que se habilite una vía alternativa”, afirman en un comunicado. En ese sentido, apuntan que estos concejos ya están “lo suficientemente castigados” por el cierre de las térmicas con motivo de la transición energética y por el cierre de las minas, así como registran un notable declive demográfico. Y, ahora, “ven cercenadas sus únicas posibilidades de recuperar la actividad económica por la desidia del Ministerio de Fomento y los largos plazos para solventar su situación de aislamiento, que está restando capacidad a las empresas y, en algunos casos, poniendo en riesgo la viabilidad de las mismas”, alertan desde la patronal asturiana. Además, la Federación Asturiana de Empresarios recuerda que hace diez años, en el argayo producido también en las obras de la autovía a la altura de Villazón, tardaron 22 días en ejecutar un paso alternativo. “Hoy por hoy no es comprensible (un plazo tan largo), más aún cuando las posibilidades técnicas son más asequibles y sencillas”, destacan.

Compartir el artículo

stats