Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La demora en cirugías ortopédicas dispara la lista de espera y potencia la red privada

“Tardaremos unos dos años en recuperarnos”, prevén los sanitarios, que temen un nuevo “aluvión” de pacientes en los próximos meses

Una operación en un quirófano del HUCA. LNE

La red de hospitales públicos está acelerando estas semanas su actividad en quirófano para paliar unas listas de espera cuyos detalles, de momento, se siguen reservando con mimo por parte de las autoridades, que han prometido darlos a conocer antes de que finalice este mes. Según sindicatos y sanitarios, no obstante, los servicios que han quedado en peor forma serán, principalmente, Traumatología y Urología, dos áreas de gestión siempre compleja, y Oftalmología, una especialidad con cada vez más demanda por el envejecimiento de la población y el avance de la medicina. “Los números se han disparado. Conocemos pacientes que llevan un año o casi esperando por una cirugía de columna. Al nivel actual, no vamos a recuperar el pulso en cosa de dos años”, calculan sanitarios consultados por este diario.

En el pico de la pandemia y hasta hace escasas semanas, la prioridad fue liberar espacios de UCI, y para ello se habilitaron buena parte de las áreas de Reanimación, el paso intermedio para cualquier enfermo que se somete a una cirugía con anestesia general. Los anestesistas, por su parte, pasaron a trabajar como personal de UCI y buena parte de los cirujanos ayudaron a evitar el colapso de los internistas. Los hospitales, por tanto, blindaron los pocos quirófanos que podían mantener abiertos para intervenciones urgentes y casos oncológicos, provocando que los servicios que ya arrastraban más demora lastren ahora unas listas de espera desproporcionadas.

Los servicios de Traumatología asumen también la atención ortopédica, que es la que más está notando el retraso en sus citas. Los traumas urgentes –fracturas y accidentes de cualquier tipo– nunca dejaron de pasar por quirófano, pero la colocación de prótesis de cadera y rodilla, por ejemplo, sí se aplazó en gran parte. Los sanitarios calculan esperas de algo más de seis meses para estos enfermos y de casi un año para los que aguardan una cirugía ortopédica de columna, imposible de derivar a hospitales concertados por su complejidad. “Hay otros servicios, como Urología y en menor nivel Cirugía General, que tienen a los compañeros sin dormir por las noches por los posibles tumores que se hayan quedado a la cola en este tiempo”, comenta un cirujano gijonés. Se esperan también retrasos importantes en la rama oftalmológica porque, según los profesionales, el sector opera, por el avance de las técnicas, a enfermos de cada vez mayor edad, por lo que el servicio tiene cada vez más demanda de trabajo. La red privada también asegura estar notando un incremento de la demanda de cirugías de tipo traumatológico, urológico y ginecológico, aunque “sin aluviones”.

Los últimos datos referentes a listas de espera quirúrgicas se remontan al septiembre del año pasado. Por entonces, Traumatología acumulaba en Asturias una demora media de 137,6 días y tenía a 686 pacientes que llevaban aguardando más de seis meses para pasar por quirófano. Oftalmología tenía a 341 de estos enfermos y una demora media de 124 días, y Urología acumulaba 98 días de demora en cirugías con 230 pacientes a la cola desde hacía más de 180 días. El temor, ahora, es que a estos números haya que sumar un “aluvión” de nuevos pacientes. “Parte de todos los pacientes que hasta ahora no han acudido a su médico por miedo acabarán siendo enfermos quirúrgicos”, razona un traumatólogo asturiano.

Las claves del retraso de las cirugías


  • Sin camas. La necesidad de abrir nuevos espacios de UCI durante la pandemia obligó a reconvertir áreas de Reanimación y reubicar a anestesistas y cirujanos en otras áreas para atender a enfermos con coronavirus.
  • Más actividad privada. Los hospitales privados aseguran haber notado un incremento de la demanda de cirugías poco urgentes por problemas urológicos, traumatológicos y ginecológicos, aunque “sin aluviones”.
  • E La ortopedia, la más afectada. Los sanitarios estiman esperas de casi un año para operaciones ortopédicas de columna y de más de seis para cualquier otro tipo de prótesis. Creen que el sector de la ortopedia será la que más colapso presente en los próximos meses.
  • Urología y Oftalmología, también con retrasos. Los profesionales también prevén demoras acumuladas en las intervenciones oftalmológicas, porque su demanda crece año a año, y en las cirugías a manos de urólogos. Ambas áreas están registrando ahora un aumento de la actividad en hospitales de la red privada.

Compartir el artículo

stats