DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Da alegría ver los campus llenos”, dicen los docentes en el primer día de exámenes

Los profesores universitarios afrontaron hoy con “ilusión” el inicio de la evaluación final, después de un curso de clases online “muy duro”

Alumnos de los grados de Matemáticas y Física., ayer durante un examen en el polideportivo del CAU.

Alumnos de los grados de Matemáticas y Física., ayer durante un examen en el polideportivo del CAU. Miki López

Después de meses de clases online y aulas vacías, los campus se volvieron a llenar hoy de universitarios. Había ganas por retomar la presencialidad, aunque fuese para hacer los exámenes finales. “Ver las facultades llenas otra vez nos dio alegría”, aseguraron profesores de la Universidad de Oviedo en el primer día de evaluación. Los docentes confesaron estar “agotados”, después de un curso desarrollado prácticamente a distancia, y agradecieron poder ver las caras –eso sí, con mascarilla– de sus estudiantes. Su respuesta, afirmaron, fue “excepcional” , con un escrupuloso cumplimiento de las medidas se seguridad frente al covid.

Isabel García Ovies, profesora de la Facultad de Derecho, examinó a unos 40 alumnos del doble grado de Derecho y ADE en su asignatura de Derecho Financiero y Tributario. “A la organización no pudieron responder mejor y los vi contentos”, opinó. Contentos de regresar a las aulas. “Verles en persona, ver la Facultad llena me dio alegría. Aunque yo me esforcé mucho por interactuar con ellos en las clases online”, expresó. García Ovies dice que la formación telemática fue “dura”, pero cree que “funcionó”, pese a “no ser la deseable”. “Aprovechamos para evolucionar en otros aspectos, para desarrollar otras competencias, para convertir, en definitiva, la adversidad en una oportunidad”, apuntó.

Para Mónica Ordiz Fuertes, de la Facultad de Economía y Empresa, el modelo online fue “agotador”. “Yo soy una persona que me muevo mucho durante las clases, que gesticulo mucho. Y aunque suene paradójico, el hecho de estar todo el tiempo sentada explicando fue más cansado para mí. A veces parecía que estaba hablando a la pared y me preguntaba: ¿Estarán al otro lado?”, contó. Razones que explican sus “ganas locas” de volver a la formación presencial el próximo curso. “No poder saludar a mis alumnos por el campus porque ni siquiera los conozco físicamente es uno de los aspectos más duros. El covid nos ha hecho perder ese contacto directo con ellos”, lamentó. Ordiz examinó precisamente hoy de forma presencial a medio centenar de estudiantes de la asignatura de Dirección de Recursos Humanos con el objetivo de que tuviesen “un poco de vida universitaria”.

La profesora Concha Masa, a la derecha, explica la prueba. Miki López

Alejandro Rodríguez Martín, responsable del departamento de Ciencias de la Educación de la Facultad de Formación del Profesorado y Educación, afrontó el primer día de exámenes finales con “ilusión de poder saludar” a sus alumnos. “A muchos no les pongo caras. Este curso ha sido durísimo para nosotros, aunque nada comparable con la situación que vivieron los universitarios. Nuestros horarios de clases son más flexibles”, comentó. Rodríguez piensa sobre todo en los alumnos de primer curso, que “llevan desde marzo sin pisar la Facultad” y de cuarto, que se irán de la Universidad también con el mínimo contacto presencial. El investigador confía en poder volver a las aulas en septiembre, “aunque sea con turnos rotatorios”. “Cualquier posibilidad que haya de estar en la Facultad será mejor que no estar”, subrayó.

La matemática Concha Masa Noceda se enfrentó hoy a uno de los exámenes más multitudinarios de la Universidad de Oviedo: más de cien alumnos de primer curso de Matemáticas y Física. Precisamente por el alto volumen de estudiantes, la prueba no se desarrolló en la Facultad de Ciencias, sino en el polideportivo del campus de Los Catalanes. “Recurrimos a la evaluación presencial, porque así lo hicimos en enero y resultó bien. Además, creo que los estudiantes están más tranquilos, porque están más acostumbrados, y que los exámenes son más equitativos. En online siempre tienen acceso a más recursos y, de esta forma, no tenemos que hacer una vigilancia tan extrema. En nuestra asignatura no utilizan ni siquiera calculadoras; tienen que resolver los ejercicios con la cabeza”, argumentó.

Masa arrastra, como el resto de profesores, un importante “cansancio” por las clases online, aunque sostiene que “este curso fue mejor que el pasado”, puesto que la enseñanza telemática no les pilló “tan desprevenidos”. “Estamos deseando volver a la presencialidad en septiembre, pero nos amoldaremos a los que haya”, precisó.

Francisco Javier González Fernández, profesor del departamento de Química Orgánica e Inorgánica de la Facultad de Química, tuvo la suerte de impartir este cuatrimestre clases presenciales de laboratorio y librarse así del modelo online. “Fue un éxito, vinieron todos y no hubo contagios. Yo creo que nuestros laboratorios son más seguros que los hospitales”, manifestó. El químico examinó a más de una veintena de alumnos de segundo curso de Ingeniería Química en tres aulas diferentes. “La separación entre ellos es muy amplia. En un aula con capacidad para 40 personas, metimos a 10. Además, tuvieron que esperar fuera de la Facultad a que los llamásemos uno a uno y accedieron por tres sitios diferentes. También tomamos nota de quién se sentaba al lado de quién para actuar en caso de contagio”, detalló. A su juicio, el protocolo de la Facultad de Química es “excepcional” y la respuesta del alumnado fue “inmejorable”.

El Rector: “Haremos un esfuerzo ímprobo por volver el próximo curso en presencial” 

El rector de la Universidad de Oviedo, Ignacio Villaverde, lanzó hoy un mensaje claro y directo a los centros educativos asturianos: “Estamos haciendo un esfuerzo ímprobo por volver a la presencialidad el próximo curso”. Lo hizo en la inauguración de las primeras jornadas de orientación celebradas de forma online, como consecuencia del covid, para mostrar a los estudiantes de Bachillerato la amplia oferta de títulos que tiene la institución académica. En concreto, 59 grados, con la novedad de los estudios de Ciencia e Ingeniería de Datos en Gijón, y 4.873 plazas de nuevo ingreso. 

Antes que el Rector, tomó la palabra el vicerrector de Estudiantes, Alfonso López Muñiz, quien hizo hincapié en que la Universidad de Oviedo es una institución de “prestigio, reconocida internacionalmente y con más de 400 años de historia”. “Os acogeremos con los brazos abiertos”, trasladó a los futuros universitarios. Algunos de ellos siguieron la primera jornada de ponencias de las cinco previstas –la actividad durará hasta el viernes, con participación de todas las facultades y escuelas– desde otros países. Fueron unos 120 alumnos extranjeros, futuros Erasmus, que estuvieron muy activos a través del chat de Microsoft Teams y pudieron escuchar las presentaciones gracias a estar subtituladas en inglés.

En su intervención, Ignacio Villaverde señaló que la de Oviedo “no es solo una universidad veterana, con mucha historia, sino también moderna, abierta al futuro”. El máximo representante de la institución, y utilizando un pasaje de Alicia en el País de las Maravillas, aconsejó a los estudiantes “no agobiarse sobre qué camino tomar”. “Os sugiero caminar el camino que elijáis, o simplemente caminar, pudiendo cambiar de camino. Y quisiera que encontraseis ese camino en la Universidad de Oviedo”, manifestó. Villaverde añadió que el camino universitario es “apasionante”, pero no es ajeno a las frustraciones. “Quiero que la Universidad no sea un tránsito para vosotros, sino que la Universidad os habite y participéis en la actividad académica”, sentenció. 

Compartir el artículo

stats