DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los ganaderos del Noroeste se plantan ante el ministerio de Ribera: “Nos arruina”

Alrededor de medio millar de manifestantes, muchos de Asturias, se concentran en Madrid para exigir que no aumente la protección al lobo

Varios de los manifestantes, algunos de Asturias, ante la sede del Ministerio de Transición Ecológica. | Europa Press

Varios de los manifestantes, algunos de Asturias, ante la sede del Ministerio de Transición Ecológica. | Europa Press

Alrededor de medio millar de ganaderos, la gran mayoría llegados de las regiones del Noroeste español, se plantaron hoy ante la sede del Ministerio de Transición Ecológica para exigir que no aumente la protección al lobo y pedir, a golpe de cencerros, la dimisión de Teresa Ribera. “Quiere proteger una especie que daña y nos lleva la ruina”, declaró Mercedes Fernández, portavoz de la plataforma Ganader@s Viv@s. En la concentración, había una amplia representación de los ganaderos asturianos y también estaba presente el diputado autonómico del PP, Javier Brea.

“El Ministerio no nos escucha, nos ningunea y se ríe de nosotros”, denunció Mercedes Fernández, quien afirmó que la única intención del Gobierno central es “contentar a los animalistas y a los ecologistas radicales de sofá”.

Uno de los ganaderos asturianos que participó en la concentración de protesta ante el Ministerio de Transición Ecológica, en la plaza San Juan de la Cruz, fue Fernando Marrón, coordinador regional de Usaga. “La sensación que hay entre los ganaderos del Noroeste es bastante coincidente. El despotismo animalista que practica este Gobierno, además de poner en peligro nuestra actividad, está provocando una sobrepoblación de animales salvajes y depredadores que ya empieza a pasar factura con hechos concretos, como el ataque osero a la vecina de Cangas del Narcea”, manifestó Marrón. Por su parte, Pedro Barato, presidente nacional de Asaja, lamentó que Ribera pretenda proteger al lobo a costa de los ganaderos y dio un dato: los 10.000 ataques del lobo entre 2019 y 2020 han provocado daños por 9,5 millones de euros.

El parlamentario regional Javier Brea quiso acompañar al colectivo que ayer volvió a reclamar en Madrid que no se incluya al lobo en el listado de especies protegidas (Lespre), que impediría su caza y supondría mayores trabas administrativas para planes de gestión y control como el que hay en Asturias. Ese rango de protección al lobo supone “un disparate” que “traerá muchos problemas a Asturias”.

Brea hizo un llamamiento a “frenar este atropello”. También exigió al Gobierno de Adrián Barbón que “llegue hasta el final”, aunque se mostró muy crítico con “el doble discurso de los socialistas asturianos, que dicen una cosa en Asturias pero hacen otra en Madrid”. El diputado del PP asturiano recordó que el secretario de Estado de Medio Ambiente, el lenense Hugo Morán, “defiende este aumento de la protección del lobo” y que los tres diputados de la FSA en el Congreso han votado a favor de la inclusión del lobo en el Lespre.

Alertan de la presencia de un oso ante una casa de Vega de Rengos

El ataque de un oso a una vecina en la zona de Cibea (Cangas del Narcea) ha activado las alarmas y disparado la preocupación en la zona por una presencia que se considera cada vez más habitual y potencialmente peligrosa “porque se trata de fieras”, afirmó hoy Fernando Marrón. El coordinador general de Usaga aseguró ayer a LA NUEVA ESPAÑA que los episodios de osos en zonas habitadas y dentro de los pueblos son cada vez más habituales. Y dio cuenta de uno de ellos, ocurrido el pasado lunes. Un oso entró en la huerta de una casa de Vega de Rengos y comió los cerezales. “¿Qué hubiera pasado si el dueño sale de casa y se encuentra con ese animal? Llevábamos avisando que una desgracia como la de Cibea podía pasar, pero las autoridades no hacen nada”, comentó Marrón, quien indicó que la prueba de la presencia del oso fue que “defecó allí mismo”. Y aseguró que ya se ha comunicado este hecho en Corias para que haya constancia porque, además, esa casa “está a apenas 20 metros del colegio”. “Las fieras son fieras. Cada vez hay más osos y más lobos y el aumento del número provoca que están también más agresivos”, afirmó Marrón. “La sobreprotección está generando un desequilibrio cada vez mayor y los depredadores bajan porque arriba ya no hay jabalíes ni nada”, añadió.

Compartir el artículo

stats