Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alta participación en la oposición docente, que los sindicatos critican por insuficiente

El 71% de los 6.500 inscritos se presenta a los exámenes, que reparten 757 plazas | La interinidad “apenas bajará”, lamentan las centrales

20

Oposiciones a Secundaria y FP, las mayores desde la pandemia Ángel González

Información elaborada por M. C. (Gijón), T. CASCUDO (Luarca), O. PENA (Pola de Siero) y M. PALICIO (Oviedo)

La maquinaria de la macrooposición para seleccionar a 757 docentes de Secundaria empezó ayer a clausurar un curso anómalo, con las plantillas “exhaustas”, los interinos inquietos y enojados y, pese a todo, una participación considerable en los exámenes. El 71 por ciento de las 6.500 personas inscritas, más de 4.600, acudieron a un proceso selectivo que superó la afluencia del anterior y que se desarrolló en medio de un estricto protocolo contra el coronavirus. El director general de Personal Docente, José Manuel López Guerrero, expresó su satisfacción tras acudir a comprobar la puesta en marcha del operativo en a una de sus 33 sedes, el Instituto N.º 1 de Gijón.

Por la izquierda, Federico Fuente, Alejandro Obeso, Jorge Porriols y Anna Durán, a la salida del examen. | O. P.

López Guerrero destacó el despliegue para atender a los 119 tribunales repartidos en 33 localizaciones de distintos puntos de Asturias, con 1.200 docentes titulares y de apoyo supervisando la realización de las pruebas y el equipo de la Consejería de Educación que ha organizado el proceso en los últimos meses pendiente de cualquier incidencia. En cada tribunal estaba prevista inicialmente la participación de 55 opositores de media.

Tres personas a las puertas del Instituto de Luarca. | T. C.

En cuanto a la seguridad sanitaria, José Manuel López Guerrero destacó que “se diseñó un protocolo específico pensando en el peor de los escenarios, que no es en el que nos encontramos ahora”. Además de las consabidas entradas y salidas escalonadas, de la distancia, la ventilación y otras medidas de higiene y control, se reservó “un ‘aula covid’ para que si algún aspirante se encontraba mal pudiera seguir haciendo la prueba en esa sala”.

El número de plazas de la oferta y un examen intempestivo para los interinos, que por haber sido fijado para junio penaliza a los que trabajan y se ven obligados a presentarse al examen en la fase de más carga laboral del curso, atempera la satisfacción, sin embargo, cuando hablan los sindicatos docentes. Sin nada que objetar a la organización del operativo, Borja Llorente (CC OO) lamenta que la oferta se presente una vez más “lastrada por la tasa de reposición, que obliga a sacar únicamente plazas procedentes de jubilaciones” y evita “convocatorias grandes que permitan que una mayoría de los que lo hacen bien y se han esforzado reciban su premio”. La cita llegó además, resalta, en medio de un “ambiente enrarecido” por las noticias sobre los vaivenes y la inestabilidad del empleo de los docentes con contrato temporal, lo que le lleva a volver a reclamar un nuevo acuerdo de interinos que sea “más empático con el personal que está trabajando”.

Un aula del Instituto Número 1 de Gijón, durante los exámenes de ayer. | Ángel González

Tino Brugos (SUATEA) vuelve a lamentar que la Consejería de Educación haya desoído su petición de aplazamiento, o en su caso de que se eliminase la obligación de que los interinos se presentasen al examen, y en consecuencia que el personal temporal “se vea obligado una vez más a demostrar su valía ante un tribunal a pesar de los años de experiencia docente”. Acompaña la petición de un nuevo acuerdo de interinidad con la denuncia de que algunas escasas incidencias en el proceso de ayer. Fruto de la obligatoriedad anómala de la que alertan, “personas recientemente operadas tuvieron que presentarse pese a estar en pleno tratamiento” y hubo “un profesor que también debió acudir al examen pese a padecer un desprendimiento de retina”.

Cristóbal Puente (UGT) vaticina con pesar que esta convocatoria “no resolverá el problema de la interinidad docente en Asturias”, con su tasa disparadas que ahora “apenas bajará unos puntos y se situará en torno al 21 por ciento”. Su sindicato reitera la “apuesta por recuperar un sistema de acceso transitorio que valore al máximo la experiencia” de los docentes temporales. Desde CSIF, la oferta se ve igualmente “insuficiente” para reducir una tasa de interinidad “inasumible para un sistema” necesitado de ofertas “más generosas” y ANPE, que “apoya en solitario” este proceso selectivo, celebra su contribución a “afianzar las plantillas docentes en los centros educativos asturianos, con 754 nuevos funcionarios de carrera que podrán desarrollar proyectos didácticos duraderos y estables”. Desde el sindicato consideran además que la oposición “contribuirá a reducir la elevada tasa de interinidad docente en Asturias, en la línea de años precedentes: en menos de 3 años”, resaltan, “más de 2.000 interinos han conseguido un puesto fijo como funcionarios de carrera”.

Nervios, apuros, optimismo

A las puertas de las sedes del examen se vivieron ayer, mientras tanto, sensaciones encontradas. En los institutos sierenses Río Nora, de la Pola, y Astures de Lugones, que acogieron las pruebas en las modalidades de Educación Física y Geografía e Historia, el opositor Jorge Velasco salía del examen con buenos presagios. “Estoy muy contento, porque de cinco temas cayeron cuatro que me sabía muy bien”. Con menos optimismo comentaba Laura Fernández que “me salió un poco regular, no sé lo que podrá pasar”. A Patricia del Valle le pilló “un poco el toro, pues no nos dejaban llevar reloj y organicé mal el tiempo” y Anna Durán aseguraba ir con muchos nervios mientras comentaba con su compañero Federico Fuente la complejidad de los supuestos prácticos: “Fue la parte más complicada”.

El instituto Carmen y Severo Ochoa de Luarca se estrenó como sede de las oposiciones de Dibujo, que llevaban catorce años sin celebrarse en el Principado, un “reto que ha requerido “mucho esfuerzo”, señaló el director del centro y presidente del tribunal, José Ignacio Nieto. Estaban citadas 327 personas y, pese a lo alto de la cifra, la entrada “fue ágil”. El examen se puso a las once (una hora más tarde de la convocatoria de las pruebas celebradas en el centro de la región) para dar facilidades a los convocados para llegar a su destino, perfectamente señalizado por el consistorio valdesano. Los aspirantes, distribuidos en dieciséis aulas, pudieron elegir entre cinco temas y las primeras impresiones fueron buenas: “Va a haber gente con mucha suerte”, auguraba una opositora al salir. Con ella coincidió el ovetense Daniel Porteiro, que iba a probar suerte, sin demasiadas expectativas, “pues siempre he trabajado en la empresa privada y nunca me he dedicado a la enseñanza”.

Compartir el artículo

stats