Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Y ahora viene lo de quitarnos la mascarilla por la calle”, celebran los vacunados

Liliana Sánchez, gijonesa: “Estando embarazada, vacunarte te da reparo, pero los especialistas que consulté me dijeron que no había problema”

La gijonesa Liliana Sánchez, tras vacunarse ayer en El Molinón (Gijón). | Ángel González

La gijonesa Liliana Sánchez, tras vacunarse ayer en El Molinón (Gijón). | Ángel González

Asturias llegó ayer a un millón de dosis de vacuna anticovid administradas desde el inicio de la campaña de inmunización el pasado 27 de diciembre. Cualquiera de los pinchados durante la mañana podía ser el que culminara una cifra tan redonda e histórica en la batalla contra la pandemia de coronavirus. Muchos, con buen humor, se atribuyen el título de forma unilateral.

En Gijón, en las inmediaciones del estadio de El Molinón, a eso de las 13.30 horas salía con una sonrisa de oreja a oreja Liliana Sánchez, una gijonesa nacida en 1983 que está a punto de dar a luz a Daniel. Embarazada de 35 semanas, celebró la vacuna un millón sin estridencias. “Está claro que, en estado de buena esperanza, vacunarte te da algo de reparo, pero consulté con especialistas y me dijeron que no había ningún problema”, explicó la mujer, a la que inocularon una dosis de Pfizer. Sánchez acudió acompañada por una amiga, Leticia González, también de 38 años. “La llegada de la vacuna se hizo de rogar, pero ahora la cosa va rápida y se agradece. Hace nada de tiempo vacunaron a mi marido, que nació en 1973”, señala.

Ismael García, pinchado en Mieres.

Ismael García, pinchado en Mieres. D. M.

María Jesús García, que es de Piedras Blancas “aunque” vive en Avilés “desde hace años”, sale del polideportivo de Los Canapés. “Hoy ha sido la segunda dosis. De Pfizer”, aclara al periodista que espera bajo la marquesina que se asoma al barrio de Versalles. “Casi he tardado más haciendo la cola que con el pinchazo”, bromea la castrillonense que, sin dudarlo, ha sido de las que siempre ha esperado la vacuna como agua de mayo. “Y ahora viene lo de poder quitarnos la mascarilla por la calle”, celebra. “Me llamó el robot. Estaba todo bien. Así que hace veintiún días me acerqué hasta aquí la primera vez”, cuenta. Ahora ya tiene la pauta completa. “Por razones de trabajo, me muevo mucho por Castilla-La Mancha. Como está organizado aquí en Asturias es inmejorable”, añade. “Atienden muy bien, con rapidez, son los mejores. Hay que felicitarles”, concluye.

La castrillonense María Jesús García, después de vacunarse en Los Canapés (Avilés). | Mara Villamuza

En Mieres, Ismael García, de 51 años, recibió ayer su segunda dosis de Pfizer. “Voy a dar por hecho que la vacuna un millón es la mía”, apuntaba con buen humor tras haber quedado, en principio, inmunizado. “La primera inyección me dejó un poco dolorido el brazo, pero por lo demás todo perfecto”. En su caso, la experiencia con el covid-19 ha sido un tanto contradictoria: “Mi madre tiene 96 años y lo pasó asintomática”. Sin embargo, uno de sus hermanos mayores sufrió los efectos más descarnados del virus: “Estuvo bastante fastidiado y al final tuvieron incluso que intubarlo, pero lo superó”.

Residente en Mieres pero natural del concejo de Aller, Ismael García valora positivamente el dispositivo de vacunación instalado en el recinto ferial de Santullano, activo cada día desde las ocho y media de la mañana hasta, más o menos, las dos de la tarde. De ser necesario, el centro logístico tiene capacidad para suministrar 1.500 vacunas.

Los inmunizados no tendrán que guardar cuarentena por contacto estrecho

Las personas que han recibido la pauta de vacunación completa y hayan tenido un contacto estrecho con un positivo por covid-19 no tendrán que guardar cuarentena, según acordaron ayer el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas. Asimismo, aprobaron la vacunación de mujeres embarazadas en cualquier momento de la gestación. Las dos novedades citadas han sido incluidas en la actualización de la “Estrategia de detección precoz, vigilancia y control de covid-19”, aprobada en la reunión de la Comisión de Salud Pública. En adelante, los inmunizados que hayan tenido un contacto estrecho con un positivo deberán hacerse una PCR al inicio y otra a los siete días del último contacto con el caso confirmado y deberán evitar relacionarse con personas vulnerables y no vacunadas. Además, a estos contactos estrechos se les recomienda el uso de mascarilla en sus interacciones sociales, no acudir a eventos multitudinarios y vigilar la posible aparición de síntomas compatibles.

Compartir el artículo

stats