Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hablan los testigos del desmadre en Luanco: "Había tanta gente que no cabía nadie más"

El “no Carnaval” de Luanco se salda con un apuñalado y dos arrestos | Miles de jóvenes desalojados en Llanes, Ribadesella, Caravia y Candás

Multitudinario botellón en el Carnaval de Luanco

Multitudinario botellón en el Carnaval de Luanco Lne

Para ver este vídeo suscríbete a La Nueva España o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Multitudinario botellón en el Carnaval de Luanco Marián Martínez

Asturias vivió una madrugada de absoluto desmadre entre el sábado y el domingo, pese a la pandemia por coronavirus y las advertencias de Salud para que se respetasen las normas sanitarias. Miles de personas participantes en al menos 19 macrobotellones fueron desalojadas por las fuerzas del orden en Luanco y en distintas localidades del Oriente; hubo dos heridos –uno de ellos grave con dos cortes y una puñalada– en el ya conocido como “no Carnaval” de Luanco; y tres detenidos, que se correspondieron con los dos heridos en la capital del municipio gozoniego y otro en Llanes. Hubo más de 350 denuncias.

Las peores previsiones de la Delegación del Gobierno, las policías locales, la Guardia Civil y la Policía Nacional se cumplieron y cientos de personas participaron en macrobotellones. Y de nada sirvieron los refuerzos de las fuerzas de seguridad en el Principado ni los llamamientos a la prudencia de las autoridades sanitarias.

Jóvenes concentrados en Luanco. | LNE

La noche del 14 al 15 de agosto se celebra el ya tradicional Carnaval de Luanco, que todos los años congrega a miles de personas. La pandemia obligó a suspenderlo por segundo año consecutivo, y si bien no había nadie disfrazado y los bares mayoritariamente cumplieron con la normativa de cierre, un año más miles de personas acudieron a la cita. Como un grupo de jóvenes vecinas de Candás (Carreño) que se trasladó a la capital gozoniega para “disfrutar” del “no Carnaval” veraniego. Llegaron con la idea de cenar y tomar algo tranquilamente. “Cenamos y nos acabamos marchando, porque había tanta gente que no cabía nadie más. Todo el mundo amontonado, la mayoría sin mascarillas... Era horrible”, indicaron.

“Había tanta gente en Luanco que no cabía nadie más: nos fuimos”, indican unas jóvenes

decoration

El momento de mayor tensión fue a las 04.30 horas, cuando estalló una pelea entre dos hombres en la plaza de La Ribera. Uno es vecino de Luanco y el otro de Madrid, aunque con residencia actual en Gijón. En el intercambio de golpes llevó la peor parte el luanquín, que en un momento determinado cogió una navaja pequeña tipo multiusos, de unos cinco centímetros de hoja, y propinó dos cortes al madrileño en un muslo y un costado, así como una puñalada en el hombro. Como respuesta este volvió a agredir al de Luanco en la cabeza y rostro. 

Agentes en plena actuación en Llanes. | Guardia Civil

Alertada la Guardia Civil, acudieron varias patrullas, que procedieron a la detención de los dos y a su traslado al San Agustín. El herido de arma blanca fue dado de alta tras serle curadas las heridas, mientras que el de Luanco fue trasladado al HUCA y dado de alta en la tarde de ayer. Tras practicar las correspondientes diligencias por la Guardia Civil, ambos fueron puestos en libertad.

No fue esta la única intervención del Instituto Armado en Luanco en la misma madrugada. Sobre las 00.30 horas unas 200 personas fueron desalojadas en la calle Ramón Pérez de Ayala; media hora después, se hizo lo propio con otras 300 personas en las inmediaciones del bar Xeliquín. Sobre las 02.30 unas 1.000 personas fueron desalojadas de la céntrica plaza de Cristal, y una hora después, entre 1.300 y 1.500 del paseo de la playa. Tras la pelea con los heridos, sobre las 06.30 horas, se procedió a desalojar a unas 2.000 personas del paseo de la playa y calles aledañas: no cabía un alfiler.

En el paseo de San Pedro de Llanes se desalojó a 600 personas en pleno botellón

decoration

El Oriente también registró, por segundo día consecutivo, nuevas concentraciones de jóvenes sin guardar la distancia de seguridad y consumiendo alcohol en la calle. Uno de los puntos de mayor concentración fue Ribadesella. Allí se evitó un botellón de unas 400 personas. Posteriormente, en el área de Ardines, se previno otro de otros 400 jóvenes. En la playa de Vega, se disolvió a un grupo de 50 personas haciendo botellón con música amplificada. Finalmente, en la zona de las cuevas de Tito Bustillo, se evitó otro botellón con 80 personas. Además, en Caravia, se desalojó un botellón de 150 personas en la zona de Moracey, en la playa de La Espasa.

Miembros de la USECIC, con escudos, en la villa llanisca. | Guardia Civil

Llanes volvió a ser objeto de nuevos desalojos. En el paseo de San Pedro, volvió a actuar la USECIC de la Guardia Civil de Gijón para desalojar, junto con la Policía Local, una aglomeración de 600 personas. Algunos de los asistentes trataron de organizarse para hacer frente a los agentes. Se interpusieron denuncias por asistencia a botellón y no hacer uso de mascarillas sin guardar la distancia de seguridad. En la playa de Cue se evitó un botellón con 35 personas. Luego, se previno otro de unas 20 personas en la misma zona. Los agentes locales se vieron obligados a detener a un joven madrileño que se les enfrentó violentamente. Se le investiga por desobediencia y resistencia a la autoridad. Terminó en el cuartel de la Guardia Civil. Sin salir de Llanes, en Pancar, se disolvió un botellón de 300 personas, y en Celoriu, otro de unas 20 que tenían la música a todo volumen. Además, en Panes se desalojó otra reunión etílica de unas 40 personas.

Por lo que se refiere a las localidades costeras adscritas a la Comandancia de la Guardia Civil de Oviedo, en la parte occidental de la región, también hubo varias actuaciones de las patrullas de Seguridad Ciudadana, apoyadas por la USECIC, con intervención de las policías locales, en las localidades de Navia y Tapia de Casariego. En la playa de Navia se procedió a disolver un botellón de 10 personas que se encontraban consumiendo bebidas alcohólicas y omitiendo las medidas de seguridad. En el paseo marítimo de Navia, se desalojó otro de 60 personas, también consumiendo alcohol.

Además, se actuó en la playa de los Campos de Tapia, donde había 40 personas bebiendo, que emprendieron la huida ante la llegada de los agentes. Y también hubo un botellón en la plaza del Marqués de Casariego, también en Tapia, donde se desalojó a unas 30 personas. En total, los agentes de la Comandancia de Oviedo presentaron 48 denuncias, frente a las 290 de la Comandancia de Gijón.

Las cifras del fin de semana 


3 detenidos. Tres personas fueron detenidas durante el fin de semana por lesiones, desobediencia y resistencia a la autoridad. Dos de ellas fueron arrestadas tras participar en una pelea en la plaza de la Ribera de Luanco, y un tercero por resistirse en Llanes.

518 denunciados. El viernes y el sábado fueron denunciados por la Guardia Civil y las distintas policías locales 581 personas por no llevar mascarilla, no guardar la distancia de seguridad y consumir alcohol en la calle, infracciones con multas de 100 a 300 euros.

8.755 desalojados. Durante el fin de semana casi 9.000 personas fueron desalojadas por las fuerzas del orden en, al menos, 38 botellones y grandes concentraciones de personas que no guardaban guardar las obligatorias medidas de seguridad.

Compartir el artículo

stats