Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Barbón descarta la “reforma rápida” que ofrece el PP, al no renunciar a la oficialidad

El PSOE plantea adaptar a Asturias un artículo del Estatuto gallego sobre su lengua, pero no convence a los partidos de centro-derecha

La reunión del Gobierno para la reforma del Estatuto con el PP Prensa Principado

El presidente del Principado, Adrián Barbón, apostó ayer por incorporar al Estatuto de Asturias un artículo similar al que regula la oficialidad del gallego en la comunidad vecina pero la estrategia no surtió efecto. La “vía gallega” logró el apoyo de Podemos e IU pero no convenció a Foro, ni cambió el rechazo firme de PP y Ciudadanos a incorporar la oficialidad a la norma básica de la autonomía asturiana, tras la primera ronda de conversaciones que tuvo lugar ayer en la sede de la Presidencia del Principado. La presidenta de los populares asturianos, Teresa Mallada, trató de dejar su impronta y ofreció “una reforma rápida” del Estatuto a cambio de que “el PSOE renuncie a la oficialidad”, una oferta que tuvo una respuesta negativa de manera casi inmediata. Los contactos seguirán ahora en un formato “discreto” en la Junta General aunque sin el partido naranja por la posición inamovible de los socialistas con el asturiano.

La cooficialidad es el punto crucial y que despierta mayores fricciones de los once propuestos por el Ejecutivo como base de una reforma en la que también pretende dar cobertura autonómica al decreto ley, la capitalidad de Oviedo, la posibilidad de ampliar los supuestos de disolución anticipada de la Junta General o la asunción de nuevas competencias ahora en manos del Estado. Son asuntos sobre los que todos los partidos estarían dispuestos a negociar aunque ayer el PP fue rotundo: “Para nosotros el asturiano no puede ser oficial en nuestra comunidad autónoma”, expuso Teresa Mallada, quien trató de tomar la iniciativa ofreciendo a Barbón “un acuerdo rápido” sobre la reforma estatutaria, “si el Gobierno renuncia a incluir la cooficialidad”. Horas después llegó la respuesta negativa a la condición de los populares: “El PSOE no renuncia a la cooficialidad”, contestó Dolores Carcedo con una rotundidad que los socialistas mantuvieron en la reunión posterior con Ciudadanos. “Nos ha quedado claro que el PSOE no va renunciar a incluir en esta reforma la cooficialidad, que para nosotros supone una línea roja infranqueable”, constató el portavoz autonómico del partido naranja, Nacho Cuesta, quien dio por hecho que Ciudadanos se descuelga de próximas reuniones con el PSOE sobre la reforma. “Estamos en contra de todo lo que suponga imposiciones y obligatoriedad. La cooficialidad no nos parece ni necesaria ni conveniente”, esgrimió Cuesta quien, igual que hiciera la popular Teresa Mallada, puso el foco “en las obligaciones que conlleva la oficialidad por muchos circunloquios que se quieran hacer”.

La presidenta del PP asturiano también responsabilizó al Gobierno de Barbón de “ocultar” las repercusiones que tendría la oficialidad, con el impacto en la educación y en el acceso a las plazas de empleo público, creando una inseguridad jurídica”. Mallada subrayó que “esos costes hay que explicarlos a los asturianos”.

La portavoz socialista en la Junta, Dolores Carcedo, dejó claro que la cooficialidad es uno de los compromisos con los que la Federación Socialista Asturiana (FSA) concurrió a las elecciones autonómicas y despejó cualquier tipo de duda sobre su intención en la negociación que dio ayer sus primeros pasos.

“El Estatuto recogerá la oficialidad y la remisión a una ley sobre el uso oficial del asturiano, que tendrá que contar con mayoría parlamentaria para su aprobación”, afirmó la portavoz, que integró la delegación socialista, que encabeza el presidente Adrián Barbón y de la que también formaban parte el vicepresidente Juan Cofiño y la secretaria de Organización de la FSA, Gimena Llamedo.

La reunión del Gobierno para la reforma del Estatuto con Ciudadanos Irma Collín

Carcedo confirmó que la alusión al Estatuto de Galicia en el decálogo que el PSOE entregó a los otros cincos grupos parlamentarios (Vox no fue invitado a las conversaciones) tiene por objeto adaptar el texto que recoge la oficialidad de la lengua gallega. Pero la fórmula tampoco acabó por convencer a Foro. “Para nosotros la línea roja sobre la cooficialidad es la obligatoriedad”, aclaró Adrián Pumares, secretario general forista que dijo “salir como entré” sobre el contenido y alcance de la cooficialidad que pretende el PSOE. “No he logrado que me expliquen nada, necesitamos que nos traduzcan en qué consiste la ‘oficialidad amable’”, añadió el también portavoz parlamentario de Foro. El voto de esta formación, que se presume decisivo para que prospere la cooficialidad, no está más claro tras la reunión de ayer; más bien al contrario, porque Pumares incluso llegó a valorar como “una decepción” el contenido del encuentro.

En el otro lado de la balanza se situaron Podemos e IU. “Es un día histórico. Tenemos el convencimiento de que la reforma del Estatuto saldrá adelante, con la oficialidad del asturiano, mayor autogobierno y el blindaje de derechos sociales”, valoró Daniel Ripa, secretario general de Podemos Asturias y diputado autonómico.

Izquierda Unida también celebró que por fin arrancase el proceso para la reforma del Estatuto de Autonomía y vio con buenos ojos la “Vía gallega” propuesta por Adrián Barbón sobre la cooficialidad.

“El Presidente entiende que lo sirve para el Estatuto de Autonomía de Galicia referente a la lengua gallega puede servir también como punto de inicio para lo que tiene que ser el desarrollo del modelo de oficialidad en Asturias”, reveló Ovidio Zapico, diputado y coordinador de IU de Asturias. Y es que el Ejecutivo socialista abrió estas conversaciones con IU, una formación que siempre ha tenido entre sus reivindicaciones la oficialidad del asturiano, ya desde las negociaciones y discusión para la elaboración del Estatuto de Autonomía, en 1981.

La reunión del Gobierno para la reforma del Estatuto con Podemos. Luisma Murias

La fórmula elegida por el PSOE para encajar la oficialidad en el Estatuto de Autonomía de Asturias fue cuestionada y recibió el reproche de la asociación cultural Xeira. Este colectivo mostró su indignación por la “discriminación” e “injusticia” que se plantea para el gallego-asturiano, la lengua más occidental de Asturias, en la citada reforma. Xeira criticó que el borrador no solo obvie el nombre oficial de la lengua (en lugar de gallego-asturiano se le llama eo-naviego), sino que recoja solo la oficialidad de la segunda lengua de Asturias “en su exclusivo ámbito territorial”. “Es llamativo que la propuesta no diga nada del ámbito territorial de la oficialidad del asturiano y sí deje claro que la otra lengua propia de Asturias no va a estar reconocida al mismo nivel”, lamenta Xeira, que pide a los políticos un cambio de postura para que no se “minusvalore” al gallego-asturiano, informa Tania CASCUDO desde Navia.

Ovidio Zapico, apuntó que una de las prioridades de su partido es fijar un calendario ágil con el objetivo de que la reforma estatutaria sea aprobada en Asturias antes de que finalice el presente curso político, en junio de 2022, para su posterior tramitación en el Congreso de los Diputados y en el Senado. “No queremos ‘enguedeyos’ en torno a la reforma sino una negociación seria y leal”, advirtió Zapico, partidario de que los próximos contactos sean “en ámbitos discretos para poder trabajar y avanzar sin la exposición a los focos mediáticos”.

La reunión del Gobierno para la reforma del Estatuto con IU. Irma Collín

La necesidad de imprimir agilidad al calendario de la reforma también fue compartida por la portavoz socialista, Dolores Carcedo, porque tras el visto bueno en la Junta General deberá tener la doble validación en las Cámaras Alta y Baja.

El PP también hizo causa del tiempo que queda de legislatura pero con razones y argumentos bien distintos a los esgrimidos por el PSOE e IU. “No podemos estar distraídos el año y medio que queda de legislatura con la reforma del Estatuto cuando en estos momentos la prioridad es la recuperación económica”, argumentó Teresa Mallada.

La incorporación del decreto ley a la reforma genera “fricciones y recelos” en la oposición

decoration

Oficialidad al margen, el decálogo con el que el Gobierno de Barbón se sentó a la mesa de negociación fue objeto de un primer análisis al que seguirán esos “contactos discretos”, ya en el ámbito de la Junta General del Principado, que empezarán de inmediato. “El lunes si no este viernes mismo”, afirmaba ayer uno de los potenciales negociadores. El más critico fue Foro. Su secretario general, Adrián Pumares, calificó el contenido del documento como “una decepción después de cuatro años oyendo hablar al secretario general de la FSA y ahora presidente sobre la reforma del Estatuto de Autonomía. Creemos que debe ser mucho más ambicioso tras 40 años de su aprobación”, manifestó el portavoz de Foro en la Junta General.

La reunión del Gobierno para la reforma del Estatuto con Foro. Irma Collín

La incorporación de la figura de decreto ley, que refuerza el margen de maniobra del Ejecutivo ante el legislativo, en este caso la Junta General, generó “fricciones” y “recelos” en grupos de la oposición como el PP y Foro, que no la consideran necesaria. El presidente del Principado echó de menos durante la gestión de la pandemia contar con una herramienta de la que disponían otros ejecutivos autonómicos y ya entonces dejó caer que podría ser un asunto a abordar en la reforma del Estatuto. En el documento trasladado ayer, el PSOE limita el alcance del decreto ley, que deberá ser convalidado posteriormente en la Junta General, “a problemas que no puedan tratarse adecuadamente mediante decisiones administrativas o reglamentos y que requieran una intervención urgente”. Pumares no se anduvo con rodeos: “No somos partidarios del decreto ley, lo vemos con recelo”.

Teresa Mallada admitió que alguna de las propuestas, como reconocer de forma expresa en el Estatuto la capitalidad de Oviedo, “forma parte de las posiciones históricas del PP asturiano”, pero afirmó que ve al Gobierno “muy despistado”. El portavoz de Podemos en la Junta General, Daniel Ripa, también quiso salir al paso de las posiciones del PP sobre la idoneidad de la reforma del Estatuto: “Después de una pandemia y una crisis económica, el Estatuto es la mejor manera de iniciar la recuperación”, sostuvo el secretario general de la formación morada, quien concluyó que Asturias “no puede ser menos que ningún otro territorio” y se mostró de acuerdo en la ampliación del marco de competencias, “que deben venir acompañadas de la financiación necesaria”.

El artículo del Estatuto gallego que el PSOE propone aplicar en Asturias

Estatuto de Autonomía de Galicia.

Título Preliminar.

Artículo 5.

1. La lengua propia de Galicia es el gallego.

2. Los idiomas gallego y castellano son oficiales en Galicia y todos tienen el derecho de conocerlos y usarlos.

3. Los poderes públicos de Galicia garantizarán el uso normal y oficial de los dos idiomas y potenciarán la utilización del gallego en todos los órdenes de la vida pública, cultural e informativa, y dispondrán los medios necesarios para facilitar su conocimiento.

4. Nadie podrá ser discriminado por razón de la lengua.

El decálogo para la reforma del Estatuto


1 Oficialidad

Declaracion de oficialidad, con previsión de que una ley regule el uso oficial y la protección del asturiano y del eo-naviego. Se tomaría de base el artículo correspondiente del Estatuto de Galicia.


2 Decretos-leyes

Se introduce la posibilidad de que el Gobienro pueda aprobar disposiciones con rango de ley, supeditadas a la posterior convalidación parlamentaria.


3 Capitalidad

Reconocimiento expreso de la ciudad de Oviedo como capital de la comunidad autónoma y sede de la Junta General, la Presidencia del Principado de Asturias y el Consejo de Gobierno.


4 Disolución anticipada de la Junta General

Disolución anticipada de la Junta, no teniendo que coincidir las elecciones autonómicas en el mes de mayo cada cuatro años. Podrá disolverse la Cámara cuando haya un proceso electoral estatal.


5 Gobierno en funciones

Concreción de la entrada del gobierno en funciones, al tiempo de celebración de elecciones y no de constitución de Junta. Alusión a atribuciones.


6 Mociones de confianza y censura

Se regulará un capítulo independiente dedicado a las mociones de confianza, censura y en general a las relaciones entre el parlamento autonómico y el Gobierno del Principado. 


7 Nuevas competencias

Negociación con los grupos para la posible incorporación de nuevas competencias, tomando como referencia la nueva generación de Estatutos autonómicos y las competencias asumidas en ellos.


8 Un nuevo preámbulo

El actual Estatuto carece de Preámbulo. No se modificará la posición constitucional de la comunidad. Se justificarán los cambios en los que se concreta la reforma del Estatuto.


9 Declaración de derechos y deberes

Está destinada a establecer los grandes objetivos de las instituciones asturianas para mejorar las condiciones de vida de la ciudadanía. Refuerza el estatuto como norma institucional básica.


10 Revisión completa

Reordenación de todo el articulado para que el texto resultante de la reforma sea más armónico y coherente. Se suprimen algunas referencias carentes de sentido por el transcurso del tiempo.


11 Administración local

En el Estatuto de Autonomía se hará referencia expresa a la administración municipal y a una posible reforma que debería regularse mediante una ley, a posteriori.

Compartir el artículo

stats