Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El colapso telefónico afecta a 15 centros de salud urbanos, diagnostica el Sespa

El Principado contrata administrativos para comunicarse con el usuario e inicia un plan para realizar 8.300 operaciones más hasta fin de año

Pablo Fernández: "Nadie quiere polemizar, los pacientes que busquen una atención presencial deben tenerla" Amor Domínguez

Los problemas de acceso a la red de atención primaria se concentran en 15 centros de salud de Asturias. Éste es el diagnóstico que ayer dio a conocer la gerente del Servicio de Salud del Principado (Sespa), Conchita Saavedra, quien anunció la contratación de personal administrativo para resolver los déficits de comunicación por vía telefónica de estos centros.

La mayor parte de esa quincena de centros está ubicada en las principales áreas urbanas. Más en concreto, varios de ellos se emplazan en Gijón. En Oviedo, los centros que tradicionalmente han tenido más dificultades y han cosechado más quejas de los usuarios son los de Palmira Villa (Pumarín) y Paulino Prieto (calle Martínez Marina) y, en menor medida, La Lila y Naranco.

“Hasta ahora no hemos logrado que la accesibilidad sea completa; hay problemas en los que estamos trabajando”, declaró el consejero de Salud, Pablo Fernández Muñiz, en el marco de una rueda de prensa celebrada en Oviedo para explicar el plan de choque contra las listas de espera quirúrgica.

El titular de Salud negó que el presidente del Principado, Adrián Barbón, quisiera molestar a los médicos de primaria con su llamamiento de anteayer a dar atención presencial a los pacientes que la requieren: “Nadie quiere polemizar. Lo que dijo el Presidente va en una línea en la que todos estamos de acuerdo: los pacientes que busquen una atención presencial deben tenerla. Eso lo suscribe todo el mundo”.

El consejero y la gerente del Sespa pusieron cifras al esfuerzo de la Administración sanitaria para incorporar nuevos profesionales. Desde el pasado mes de enero y hasta el momento actual, se han sumado a las filas del Sespa 98 médicos especialistas (han pasado de 2.378 a 2.476) y 156 enfermeras (en enero eran 5.312 y ahora son 5.468). “Ha venido mucha gente de fuera”, enfatizaron, al tiempo que subrayaron el esfuerzo del Principado por ofrecer condiciones laborales más atractivas.

En cuanto al citado plan de choque, Fernández y Saavedra señalaron que se realizarán más intervenciones por las tardes en los hospitales públicos, y que se recurrirá en mayor medida a centros privados y concertados para derivar pacientes. Hasta finales de año, en el marco de este programa está previsto llevar a cabo 8.339 intervenciones con un coste aproximado de 8,2 millones de euros. De ese total de operaciones, 3.260 se harán por las tardes en los centros del Sespa y 5.079 en los hospitales concertados y privados.

Sólo en los últimos cinco meses, 2.700 personas han pasado a engrosar las listas de espera, una situación “de difícil abordaje”, tal y como reconoció la gerente del Sespa. La idea de las autoridades sanitarias consiste en intervenir hasta finales de año a un total de 8.339 personas mediante el citado programa extraordinario.

Aunque ya dio sus primeros pasos antes del pasado verano, el capítulo del plan referido a los hospitales del Sespa se había encontrado con un obstáculo severo: la falta de interés de los médicos por operar por las tardes. La razón principal era la remuneración de estos programas vespertinos. Tenían una retribución fija y otra variable, y esta última resultaba difícil de alcanzar porque estaba vinculada a objetivos colectivos que la actual situación sanitaria hacía difícil cumplir. En consecuencia, el Gobierno regional ha modificado la normativa, de manera que, durante los próximos seis meses, los profesionales sanitarios perciban tanto la cuantía fija como la variable en todo el trabajo que desarrollen. Esta nueva norma será publicada en el “Boletín Oficial del Principado” (BOPA) del próximo lunes.

“La estructura retributiva anterior era más gravosa para los profesionales”, señaló Conchita Saavedra. Y agregó: “Ahora hemos llegado a un acuerdo para que no se sientan perjudicados y así podamos aumentar los planes especiales en los hospitales públicos. Vamos a maximizarlos. Hasta ahora no ha habido tantos como hubiéramos esperado”.

En términos generales, el plan del Principado sigue tres líneas de acción. Por una parte, incrementar la actividad quirúrgica en los hospitales de la red pública a medida que se vayan liberando del covid. Gracias a que se han vuelto a centralizar los ingresos de coronavirus en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), el resto de hospitales de la región “pronto empezarán a tener a capacidad para operar más”. El segundo apartado consiste en aumentar las intervenciones por las tardes. Y el tercero se centrará en echar mano de los quirófanos de hospitales privados y concertados como Cruz Roja, Jove (Gijón), Fundación de Avilés, Centro Médico y Clínica Asturias.

Compartir el artículo

stats