Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Premios como el ‘Ana Casanueva’ son un estímulo”, celebran en Cocemfe

La presidenta de la confederación de colectivos de discapacidad, Mónica Oviedo, piensa en más proyectos con los 50.000 euros del galardón

Mónica Oviedo. | | LNE

Contentos, como no podía ser de otra forma, están en Cocemfe (Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica) del Principado de Asturias por llevarse este año el premio “Ana Casanueva”, que reconoce el trabajo realizado por ONG y personas que vuelcan sus esfuerzos en favor de la región.

Esta organización formada por 29 colectivos y fundada hace casi tres décadas se impuso sobre otras 14 candidaturas y logró el voto por unanimidad del jurado, que destacó su “obra social ejemplar, caracterizada por coordinar y representar al movimiento asociativo de personas con discapacidad física y orgánica, promoviendo y desarrollando actividades y servicios para la mejora de su calidad de vida y defendiendo sus derechos hasta conseguir su plena inclusión en la sociedad”.

La presidenta de Cocemfe Asturias, Mónica Oviedo, piensa ya en nuevos proyectos que llevar a cabo con los 50.000 euros de dotación económica que conlleva el galardón. Por lo pronto, aunque ya estaba previsto, la “gran familia” de Cocemfe crece este mismo lunes con una nueva sede en Ribadesella –en un local cedido por el Ayuntamiento–, donde se ofrecerá el servicio de rehabilitación, que también tienen Avilés, Gijón y Oviedo, además de en Jarrio, Mieres y La Felguera.

“Tanto el comité ejecutivo de Cocemfe como los trabajadores y las asociaciones estamos muy contentos de haber sido elegidos para el premio”, explica Mónica Oviedo. “Es un estímulo para seguir adelante con nuestra actividad y acometer más proyectos, ofertar más servicios y dar más atención a las personas con discapacidad”.

Cree la presidenta que galardones como el “Ana Casanueva” –impulsado por la Asociación Iberoamericana de la Comunicación (Asicom) junto al filántropo y empresario astur-mexicano Carlos Casanueva, de cuya esposa fallecida lleva el nombre, con la colaboración de la Universidad de Oviedo– es bueno que existan: “Sirven para dar a conocer y que se reconozca nuestro trabajo, que es luchar por los plenos derechos de las personas con discapacidad”.

Porque mientras exista una sola persona con necesidades de atención especiales, colectivos como Cocemfe y las muchas asociaciones que lo conforman son necesarios. “Desde nuestra fundación en 1994 hasta ahora se ha andado mucho, pero quedan cosas por hacer. Nuestro objetivo es la igualdad de oportunidades y esta no existe todavía”, apunta Oviedo. “No obstante, tenemos una sociedad más solidaria y la gente es más consciente de que hay una diversidad grande”.

Las puertas de Cocemfe y los colectivos que lo conforman están abiertas para cualquiera que necesite su ayuda, tanto personas con discapacidad física y orgánica como sus familiares. A través de la web o físicamente en las sedes se ofrece la información necesaria.

Uno de los pilares es el empleo. Son colaboradores del Servicio público de Empleo y tienen una bolsa propia, además de firmar convenios con empresas. “Nuestro objetivo es la inclusión total de las personas con discapacidad y en ese sentido ayudarlas a que tengan un empleo es fundamental, porque eso asegura independencia y autonomía”, apunta Mónica Oviedo.

Son unas 8. 500 personas a las que en la actualidad llegan la ayuda y el respaldo de Cocemfe, implicada también en la eliminación de barreras o la educación. “Es fundamental que un niño tenga acceso pleno a la formación sin ningún tipo de discriminación”, insiste la presidenta. La sanidad es otro escenario donde dar la batalla para mejorar la cobertura y prestaciones. “Una persona con discapacidad tiene un 40% más de gastos en su vida diaria. La administración debe compensarlo”, concluye Oviedo.

Compartir el artículo

stats