Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un despiste o un desvanecimiento, en el origen del brutal accidente de Villaviciosa

Duelo en Oviedo por la muerte de la mujer con discapacidad que conducía el vehículo adaptado, de 60 años, y su cuidadora, guatemalteca de 22 años

12

Fallecen dos mujeres en un grave accidente múltiple en Villaviciosa Ángel González

Un despiste o incluso un desvanecimiento. Estas son las dos hipótesis a las que apunta la investigación del brutal accidente que costó la vida a dos mujeres en la noche de este domingo a la altura de la salida de Rodiles de la autovía del Cantábrico (A-8), en Villaviciosa. Se trataba de un Audi A-3 adaptado, conducido por una mujer con movilidad reducida, María Ángeles Álvarez García, ovetense de 60 años, que viajaba acompañada de la joven que la cuidaba, la guatemalteca Marleny de León Toj, de 22. Ambas regresaban a Oviedo desde el Oriente de la región. Marleny de León presumía en redes de la buena relación entre ambas, con imágenes de las salidas que realizaba con María Ángeles Álvarez por diversas localidades asturianas, como San Esteban o Salinas. Las dos estaban muy unidas, como se aprecia en algunas fotografías.

Una foto de Marleny de León cedida por la familia.

Una foto de Marleny de León cedida por la familia.

El Audi A-3 se salió de la calzada sin que interviniese ningún otro vehículo. El coche en el que viajaban las infortunadas se llevó por delante las balizas que separaban la los carriles de la autovía y el de la salida de Rodiles, a la altura del kilómetro 353 de la A-8. El coche luego se montó encima de los guardarraíles, se llevó por delante una farola y terminó volcando sobre la calzada. Dos vehículos que circulaban detrás golpearon violentamente el vehículo de las mujeres. De la violencia de estos impactos da cuenta el hecho de que uno de ellos, un Honda, quedase completamente destrozado en su parte delantera. Los dos ocupantes de estos turismos sufrieron lesiones de carácter leve.

Así fue el accidente de Villaviciosa en el que fallecieron dos mujeres Ángel González

Las dos mujeres resultaron muertas casi en el acto, una de ellas tras salir despedida del vehículo por las vueltas de campana. Cuando llegaron los equipos de emergencias, la escena era terrible. Tal era la devastación dejada por el accidente que los operarios buscaron en las medianas para descartar que hubiese habido más víctimas. La carretera tuvo que ser cortada en sentido a Gijón y Galicia con el fin de que los bomberos hiciesen su labor. La autopsia fue practicada en la mañana de este lunes.

El cadáver de María Ángeles Álvarez García –que deja madre y un hermano– será conducido en la mañana de este martes al tanatorio de Los Arenales, en Oviedo. Posteriormente, a las seis menos cuarto se oficiará la Celebración de la Palabra en la capilla del tanatorio y, a continuación, se procederá a su incineración.

La familia de Marleny de León: “Le iban a dar la tarjeta de residencia ahora en noviembre”


Los cuerpos de las dos mujeres permanecieron todo este lunes en el Instituto Anatómico Forense. La familia de Marleny de León está encontrando dificultades para repatriar el cadáver de este joven, que llevaba tres años en Asturias, siempre cuidando de María Ángeles Álvarez García, según indicó desde Guatemala una prima de la infortunada, Violeta Morán. Un primo que reside en Asturias llamó a las funerarias pidiendo presupuestos para repatriar el cadáver a su país de origen. En un mensaje en las redes sociales, Violeta Morán indicó: “Esperemos que la embajada de Guatemala nos ayude a repatriar a nuestra prima, es muy difícil, mi primo está tratando de buscar un abogado que nos ayude”. Violeta Morán describió a su familiar fallecida como una joven “positiva y responsable: estudió para perito contable aquí en Guatemala y ahí en Asturias también estudiaba”, aseguró esta mujer que residió once años en España. “Le iban a dar la tarjeta de residencia ahora en noviembre y en diciembre tenía pensado venirse a Guatemala para visitar a su madre, a la que no veía desde hace tanto tiempo”. Sobre María Ángeles Álvarez, todo son buenas palabras: “La trataba muy bien, estaba muy contenta con ella”.

Compartir el artículo

stats