Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Barbón: “Cantabria y Asturias no son parques temáticos, sino territorios que quieren vivir con calidad de vida”

“No aceptamos lecciones de nadie, ni que otros presidentes o presidentas nos digan cómo tenemos que vivir; no tenemos una actitud frentista, pero vamos de frente”, subraya el presidente del Principado

Revilla y Barbón, ayer, en Argüeso (Cantabria), cantando el “Asturias, patria querida”. | Ramón Díaz

“Que nadie se confunda, Cantabria y Asturias no son parques temáticos. No se pueden diseñar políticas pensando que nuestras comunidades están dispuestas a transformarse en parques temáticos. Somos territorios que queremos vivir y garantizar calidad de vida”. El presidente del Principado, Adrián Barbón, se mostró ayer en Cantabria beligerante en favor de una nueva financiación autonómica que permita la supervivencia del mundo rural y que ayude a afrontar el reto demográfico.

Barbón insistió en su idea de que con el futuro reparto del dinero que corresponde a las comunidades autónomas está en juego el Estado del Bienestar: “Las escuelas con cuatro alumnos, la red de consultorios y centros de salud, la red de hospitales comarcales, la atención a los mayores… Todo esto está en juego con la financiación autonómica”. Defendió que su posición en este asunto se centra en la idea de que todos los ciudadanos, independientemente de donde residan, tengan acceso a los servicios públicos “con la misma calidad”. Esto es: “No pedimos privilegios ni ser más que los demás, pero tampoco estamos dispuestos a ser menos que otros territorios. Queremos consenso. Defendemos el interés general de todos los españoles”, subrayó.

Barbón contrapuso su posición a la de los dirigentes regionales que reclaman un reparto en función de la población. Les lanzó una advertencia: “No tenemos una actitud frentista, pero vamos de frente”. Pronunció palabras contundentes que, aunque no especificó a quién iban dirigidas, parecieron una contestación a Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid: “No aceptamos lecciones de nadie, ni que otros presidentes o presidentas nos digan cómo tenemos que vivir”. También pareció aludir a los dirigentes autonómicos nacionalistas cuando subrayó que ni asturianos ni cántabros están “continuamente con el ‘raca-raca’ de quejas y críticas contra el Gobierno de España. Nuestra identidad, histórica y plena de grandeza, es compatible con ser españoles y ciudadanos de la Unión Europea”.

“Europa se la juega con el reto demográfico. Debe decidir si avanza con la gente que vive en su territorio o de espaldas a ella”, señaló Barbón, quien volvió a incidir en su idea de que son “los paisanos” los que “moldean el territorio” y abogó por escuchar sus demandas.

El jefe del Ejecutivo asturiano asistió junto al de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, a la clausura del “Panel ciudadano interregional sobre disparidades territoriales u demográficas en la UE. Los retos de las regiones de montaña”, celebrado en el castillo de Argüeso, en plena Cordillera Cantábrica.

Revilla aseguró que comunidades como Asturias y Cantabria son “la España que produce”. Calificó de “despropósito” que España sea “un país de grandes ciudades y grandes desiertos; y subrayó que en materia de financiación autonómica “no hay ideología, lo que manda es la cartera”. Aseguró que el reparto de la financiación autonómica por habitante “va contra lo que pide Europa”, y volvió a reclamar una marcha atrás en la protección del lobo en toda España: “No queremos que el lobo desaparezca, pero queremos sobre todo que haya ganaderos, personas. Teníamos la cogestión perfecta y éramos felices, ahora (tras decidir el Ministerio para la Transición Ecológica proteger a la especie en toda España) estamos en pie de guerra”. Añadió: “La ganadería extensiva, pegada a la tierra, es ecología pura”.

Francisco Boya, secretario general para el reto demográfico, resaltó que hasta hace unos años “se hablaba poco de lo local y mucho de lo global, pero hemos conseguido que España empiece a reconocerse también en estos espacios pequeños, olvidados, orillados y al margen del progreso y del futuro. El Estado ya reconoce que lo rural es vital para su futuro”, resaltó.

Compartir el artículo

stats