La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Las protestas no llevan a nada”, creen los alcaldes socialistas del Suroccidente

Los regidores de Tineo, Cangas y Allande ven “intereses políticos” de su homólogo de Salas en la manifestación de la que ellos se desvinculan

José Víctor Rodríguez, José Ramón Feito y José Antonio Mesa.

“Las soluciones llegan del trabajo en las instituciones, no de ponerse detrás de una pancarta. Y nosotros estamos trabajando de firme”. Los alcaldes socialistas de Tineo (José Ramón Feito), Cangas del Narcea (José Víctor Rodríguez) y Allande (José Antonio Mesa) salieron ayer al paso de las críticas recibidas por no respaldar la manifestación del próximo día 16 en Oviedo para reclamar rapidez en la reparación de los cortes de tráfico que padece la comarca. Los tres regidores aclararon que respetan el derecho a manifestarse y que comparten “el fondo” pero “no la forma”: creen que no es momento de protestas justo ahora que los cortes están “en vías de solución”. Sospechan que la convocatoria responde a los “intereses políticos” del alcalde de Salas, Sergio Hidalgo, de Foro.

José Víctor Rodríguez sostuvo que no es momento de celebrar una manifestación cuando están a punto de llegar a La Barrosa (Salas) las máquinas que reconstruirán el puente demolido por problemas en la estructura, lo que obliga a los conductores a utilizar la carretera del puerto de La Espina, estrecha, pendiente y sinuosa. También está a solo unos días una solución provisional para la AS-15, cortada tras un argayo por el riesgo de que se registren más desprendimientos. “Estoy tan preocupado como mis vecinos, porque soy usuario de estas carreteras, pero el trabajo se demuestra andando”, añadió.

“Las reivindicaciones no se pueden quedar en protestas, tienen que transformarse en propuestas, y eso es lo que no hacen otros alcaldes y otra formaciones políticas. Las protestas no llevan a nada”, manifestó el alcalde cangués. Pero fue más allá al señalar que, en su opinión, la convocatoria de la manifestación del día 16 responde a “un interés político muy claro”; en concreto persigue “que el alcalde de Salas pueda ser diputado en la próxima legislatura”.

José Ramón Feito también exige “celeridad” en el arreglo del puente de La Barrosa y del corte en la AS-15, pero matizó que los alcaldes tienen que “trabajar, exigir y presionar desde las instituciones, no detrás de pancartas”. Recordó que este año ya asistió a tres manifestaciones, una de las cuales se desarrolló en su concejo, “cuando las cosas no se agilizaban”, pero cree que este no es momento para organizar una nueva movilización porque “ahora hay avances y los problemas están en vías de solución”.

“Resulta fácil quedar bien desde el populismo”, apuntó Feito. Reconoció que la comarca tiene “necesidades”, pero llamó a los vecinos a apartarse del pesimismo. “Es verdad que las obras no avanzan tan rápido como desearíamos, pero conviene mirar atrás para comprobar lo mucho que han mejorado las comunicaciones en los últimos años”, indicó. Admitió que la demolición del puente de La Barrosa ha provocado que la comarca haya retrocedido “diez años” y que entiende “a los empresarios que apostaron por esta zona creyendo que habría autovía, pero deben tener en cuenta que vivimos en una región con una orografía muy complicada. Un buen ejemplo es la obra del AVE”, añadió.

José Antonio Mesa subrayó que los intereses del Suroccidente no se defienden “ni desde el teclado del móvil ni detrás de una pancarta”, sino “en los despachos, trabajando coordinadamente las diferentes administraciones”. “No estamos en contra de la manifestación. De hecho, lo mismo habrá que manifestarse más veces, pero los responsables públicos tenemos que dar el callo en otros sitios”, añadió.

Pidió, en primer lugar, “luto y respeto” por los familiares de la mujer fallecida a causa del argayo de la AS-15. Y resaltó que si esa carretera sigue cerrada es para “evitar que vuelva a ocurrir lo mismo”. Destacó las enormes dificultades que entraña reparar el argayo y reconstruir el puente de La Barrosa, asentado sobre un terreno “inestable”.

El alcalde de Allande indicó que en la calle el ambiente es “sensato” y que nadie traslada la “crispación” expuesta por algunos empresarios de la comarca. Manifestó su confianza en que en una semana abra de nuevo el corredor del Narcea y recordó que en su momento costó “veinte años” construirlo. También pidió echar la vista atrás para comprobar “la mejora registrada en la comarca en los últimos años. Antes ir a Oviedo llevaba tres horas, ahora una hora y media. El olvido (del Suroccidente) no viene de ahora, es secular: aquí nunca hubo una carretera nacional, ni ferrocarril…”

Compartir el artículo

stats