Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vueling cierra su base en Asturias: ¿qué supone para el aeropuerto?

La decisión, que también afecta a Madrid-Barajas y La Coruña, supone el traslado a otras regiones de los 29 empleados que tiene en el Principado pero la compañía afirma que mantendrá todas sus rutas

Un avión de Vueling en el aeropuerto de Asturias.

La compañía aérea Vueling, con sede en Barcelona y filial del grupo anglo-español IAG (dueño de Iberia), clausurará el 1 de abril su base operativa en el aeropuerto de Asturias, así como otras dos, situadas en los aeródromos de Aveiro (La Coruña) y Barajas (Madrid).

El cierre de la base en el aeropuerto de Santiago del Monte (Castrillón) supondrá la retirada de la aeronave que tenía asignada de modo estable en Asturias y el traslado a otros emplazamientos cercanos de los 29 empleos que Vueling poseía hasta ahora en la región. La compañía aseguró que se seguirá prestando el servicio en las mismas rutas desde y hacia Asturias.

Vueling es la compañía que opera un mayor número de rutas desde la región (10), con destinos en Barcelona, Lanzarote, Málaga, Palma de Mallorca, París, Sevilla, Tenerife y Tenerife Norte, entre otros, por delante de la oferta de las compañías Volotea (5), Binter (2) e Iberia (1).

La empresa no precisó en qué medida la renuncia a disponer de una base estable puede condicionar algunos horarios y enlaces, y si ello conllevará que no concurra a la oferta de nuevas conexiones que pretende llevar a cabo el Principado. El Gobierno asturiano tampoco hizo valoraciones.

Con la reordenación de sus bases y el cierre de tres de ellas en España, la compañía pretende reducir sus costes operativos, concentrando las tripulaciones y el mantenimiento de los aviones.

En una carta dirigida a los trabajadores, la empresa señaló que “uno de los pilares fundamentales que estamos siguiendo para gestionar esta crisis es ajustar al máximo nuestros costes a nuestro nivel de actividad”. “Seguiremos volando a estos destinos, pero no tendremos pernocta de aviones, por lo que no es necesaria una base de tripulación”, explicó la empresa a la plantilla en la misiva, firmada por su director de Operaciones, Oliver Iffert.

A resultas de la crisis de la aviación causada por los confinamientos durante 2020 por la pandemia, la aerolínea hizo ajustes de estructura y, a causa de las restricciones de movilidad y la caída de la demanda, suspendió temporalmente las bases de Asturias, Madrid, Valencia, Alicante, La Coruña y Santiago de Compostela. Tras la recuperación gradual de la movilidad y los vuelos, la compañía sostiene que tres de esas bases (Asturias, Madrid-Barajas y La Coruña) no han recuperado las tasas de movimiento y ocupación esperados.

La reordenación de su estructura afecta al emplazamiento de cinco aviones (tres en Madrid, uno en Asturias y otro en La Coruña) y a 145 trabajadores entre pilotos y personal de cabina: 86 destinados en Barajas, 30 en Aveiro y 29 en Santiago del Monte. Aunque en Asturias no cancelará ninguna ruta, sí abandonará seis destinos desde los aeropuertos de Madrid y La Coruña.

La posible clausura de las bases ahora llamadas a desaparecer ya se planteó a fines de julio del año pasado. Entonces se rumoreó que los aeropuertos afectados podrían ser los tres a ahora anunciados (Asturias, Madrid y La Coruña), así como Santiago de Compostela, que finalmente se va a librar de la clausura. Vueling ha estado realizando estudios de viabilidad periódicos tras la grave afectación del coronavirus al negocio aéreo por la acusada contracción de la demanda de vuelos y plazas.

Vueling Airlines es una compañía de bajo coste que inició su actividad en julio de 2004 como aerolínea independiente. Cinco años después, y tras su fusión con Clickair en 2009, pasó a ser filial de Iberia. En 2013 Iberia se integró con British Airways, dando origen al grupo IAG (International Airlines Group). Vueling mantendrá sus bases en Barcelona (su principal centro de operaciones), Bilbao, Santiago de Compostela, Sevilla, Palma de Mallorca, Ibiza, Tenerife, Las Palmas, Valencia, Alicante, París-Orly, Roma, Florencia, Londres-Gatwick y Ámsterdam.

El grupo IAG perdió 2.622 millones de euros hasta el cierre del tercer trimestre de 2021, el 53% menos que los resultados negativos (5.576 millones) que cosechó en el mismo periodo de 2020. El resultado antes de partidas excepcionales fue de 2.775 millones, frente a los 3.185 millones de un año antes.

Compartir el artículo

stats