Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Guerra sin cuartel entre regiones por fichar médicos de familia

Asturias «pesca» facultativos en Castilla y León, pero sufre las acometidas de Galicia, mientras Cantabria pierde a los profesionales que forma debido a las agresivas ofertas del País Vasco

Una paciente accede al centro de salud de Roces-Montevil (Gijón). | M. León

La guerra entre comunidades autónomas para “fichar” médicos de Atención Primaria está más activa que nunca en esta víspera del verano, cuando los facultativos MIR de la especialidad de familia acaban de terminar su ciclo formativo de cuatro años. Según los datos actuales, los centros de salud de Asturias registrarán este año entre 65 y 70 jubilaciones y unas 40 incorporaciones, lo que situará el déficit anual 25 y 30 profesionales.

Fichajes y prórrogas. Este déficit se ha visto mitigado, en parte, por la contratación de especialistas de otras regiones, principalmente Castilla y León. Un segundo factor a favor son los cerca de 40 médicos de Primaria que siguen en activo pese a haber cumplido la edad de jubilación, situada por lo general en 65 años.

El problema de Cantabria. La situación de carestía de médicos de familia afecta a toda España. En Cantabria, menos de la mitad de los que acaban de concluir la especialidad (15 de 36) han buscado su primer contrato senior en otras regiones. Nuestra comunidad vecina sufre la competencia feroz de su comunidad vecina oriental, País Vasco, capaz de ofrecer condiciones laborales más atractivas que cualquier otro territorio español.

Asturias mira a Castilla y se defiende de Galicia. Como se ha reseñado, Asturias tiene cierta capacidad de “pescar” médicos de familia en Castilla y León. Pero, a su vez, sufre las acometidas de Galicia, que en su zona oriental logra atraer a facultativos del occidente asturiano. El Servicio de Salud del Principado (Sespa) ha contraatacado ofertando contratos denominados “mixtos”, en virtud de los cuales los médicos de familia compaginan dos espacios de trabajo: urgencias hospitalarias –opción preferida por una amplia mayoría– y centros de salud.

Plazas MIR vacantes. La escasez de efectivos se ha visto agravada por lo sucedido en la reciente convocatoria de plazas MIR de familia: 200 plazas ofertadas quedaron vacantes. De ellas, 45 corresponden a Castilla y León, 10 a Asturias, 9 a Galicia y 7 a Cantabria. Estos puestos serán ofrecidos a graduados en Medicina de origen extracomunitario, básicamente latinoamericanos, para los que se había establecido en la convocatoria un cupo máximo que será ampliado.

El panorama castellanoleonés. Un total de 74 médicos residentes que han concluido este año su especialidad por vía MIR en Castilla y León firmaron ayer contratos de fidelización de tres años, en el marco del programa para retener el talento formado en la comunidad, lanzado en mayo con una oferta de 314 contratos para 365 residentes que terminaban su formación en centros de la región. O sea, se han cubierto el 23,5 por ciento de los puestos ofertados. Esa cifra global de contratos se desglosa en 57 para facultativos que han realizado especialidades hospitalarias, 16 para medicina de familia y una para pediatría de Atención Primaria. El programa de fidelización de profesionales incluía 176 plazas de especialidades hospitalarias, 128 de medicina de familia y 10 de pediatría en Atención Primaria.

Galicia mueve a los médicos internistas. En Galicia, el nuevo presidente autonómico, Alfonso Rueda, defendió ayer la postura de la Xunta relativa a las contrataciones para el área de medicina interna por la «necesidad de garantizar» la atención en todos los hospitales, incluidos los «comarcales». El Sergas pretende incluir en los contratos de larga duración una cláusula que supone que estos facultativos pueden ser desplazados del hospital de cabecera a otros de cualquier punto de Galicia. La reunión de los directivos de la Consejería de Sanidad con los gerentes de las áreas sanitarias de Galicia y jefes de servicio de medicina interna de los hospitales del Servicio Gallego de Salud (Sergas) concluyó con «cierto consenso» y el compromiso de «seguir hablando».

Extremadura pide un MIR sin cortes. En Extremadura, el vicepresidente segundo de la Junta y consejero de Sanidad y Servicios Sociales, José María Vergeles, compareció ante el pleno de la Asamblea de Extremadura, a petición del PP, para informar del déficit de personal sanitario en el Servicio Extremeño de Salud (SES). Vergeles anunció que Extremadura va a pedir que cada vez haya más egresados de facultades de Medicina públicas, en vez de lo que sucede ahora, que priman los formados en universidades privadas y «la privada elige privada». Asimismo, indicó que propondrá para la próxima orden de convocatoria que el MIR «solo sirva para elegir la plaza, sin cortes, y que se lleve al máximo el cupo de extracomunitarios, al 6 por ciento».

Compartir el artículo

stats